LA ENTREVISTA A:

Manuelcha Prado, Hijo de Puquio y del Perú, quien ayer ofreció un recital en el Colegio Santa Ursula, en donde también estuvieron: Jaime guardia y los campesinos.

“A los 12 años tome una guitarra por primera vez…no la dejé más. Escuché su magia en los dedos del maestro Arturo Prado, quien no era de mi familia, pero nos tratábamos de tío a sobrino, Era un excelente guitarrista que tocaba más con el corazón que con los dedos. Al escuchar como podía “hablar” una guitarra, me enamoré del instrumento”. ‘Manuelcha’ Prado, el gran guitarrista ayacuchano nos habla de su maestro.
¿También toca con el corazón?
Intento hacerlo. Yo busco un equilibrio entre razón y corazón, pero me gana más la emoción, el sentimiento.

El señor Prado fue tu maestro, pero él nunca le enseñó a tocar, ¿no?
Así es, El tocaba solo en las afueras del pueblo, pero nunca me enseñó una nota. Eso si, monologaba sobre la música y sobre la vida. Mi placer estaba en escucharlo. He allí mi escuela.
¿Cuándo empezó su ‘latir’ musical?
La sonoridad de la música de Puquio, de la fiesta del agua, de la fiesta de las tijeras; el sonido de las campanas, de los insectos, ya bullía en mi interior. Solo necesitaba un instrumento para expresarme, y escogí la guitarra pues me servia para evocar todo mi mundo.
La guitarra, siendo occidental, ¿Cómo es capaz de manifestar todo el sentimiento andino?
En la guitarra duermen todos los sonidos de la tierra, es un instrumento noble que reproduce lo que el artista le dicta. Por eso es capaz de ser ayacuchana y ancashina, criolla y andaluza, clásica y andina. El hombre de nuestra tierra le ha dado su toque, su esencia, algunos rasgueos, otra afinación.
¿Hay una escuela de lutieres ayacuchanos?
Falcón, el gran constructor de guitarras, es ayacuchano. Mi guitarra la hizo él. También tengo otras guitarras que se avienen a mi espíritu: una cusqueña, hecha por Jonás Gutiérrez, y una Orozco, hecha en España. Esta guitarra llora ayacuchano.
Siempre aparece el llanto cuando se habla del hombre andino…
Pero también ríe ayacuchano, se carcajea ayacuchano, se vacila ayacuchano. Sucede que, en quechua, el verbo ‘waqay’ es llorar. Pero, cuando uno habla de tocar un instrumento, también se dice ‘waqay’. Cuando canta el gallo es ‘waqay’. Por eso, ‘llorar’ se convierte en algo genérico, es decir, varia: puede haber un ‘waqay’ triste y otro alegre.
Saqra, el disco que hizo con una banda de rock, me parece magnifico…
Gracias. Fue una necesidad, una locura hermosa. Para hacer Síndrome colonial (una de las canciones del disco) necesitaba una batería. Le dije a Chano (Díaz Limaco), mi charanguista cosmopolita -pues vive en caballo entre la cultura andina y occidental-, que consiguiera un baterista. Me presentó a Mino Mele, y este trajo al bajista Pancho muller, y así nació Cavilando, una gran banda, no diría fundacional, pero que rescata las sonoridades andinas desde lo urbano. Sucede que nosotros no solo somos hijos del campo florido, si no también del cemento y la mole.
Me gusta Síndrome colonial…
Refleja un estado psicológico, físico y espiritual de no sentirnos nosotros mismos. Es un estado de negación. Con toda nuestra herencia, los peruanos debemos reconstruirnos y reinventarnos. Yo invoco, a través del arte, un encuentro intercultural. Nosotros somos hijos de las culturas andinas y occidentales que, al encontrarse, originaron una gran tragedia histórica –no podemos negar sus muertos- , pero que hoy, pasado el tiempo, debemos reconocernos en este mestizaje, nuestra gran riqueza: necesitamos a la Atenas griega y al Cusco andino.
¿Es un hombre de izquierda?
Soy un hombre progresista, pero los calificativos ‘izquierda’ y ‘derecha’ me parecen muy escolares. No todo es o blanco o negro o rojo.
¿La sensibilidad tiene color político?
No, va más allá. Yo no escojo a mis amigos por sus ideas políticas si no por su amor al arte y a la cultura, por su amor a nuestra historia y a la peruanidad.
¿Qué ha pasado en nuestro país para que Manuelcha Prado sea estudiado y, enseñe en la escuela de música de la PUCP?
Es el resultado de la lucha permanente del mundo andino por ganarse un espacio en nuestro propio país. Pero todavía queda mucho por hacer.


Por:
Gonzalo Pajares C.
gpajares@peri21.com
Comparte en Google Plus

Autor Perúfolklórico

Este espacio en un tributo a todos aquellos que fueron, que son y que seran difusores del folklore peruano.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :