¡ALICIA, POR SIEMPRE ALICIA!

Alicia en el país de las maravillas, pero también de las injusticias…





Ya se cumplió un año de la brusca partida de nuestra “Princesa del folklore” y aún esperamos justicia todos los que somos sus seguidores y la llevamos presente musicalmente en nuestra vida diaria.

Érase una vez una niña llamada Alicia, allá en su tierra natal Taucur- Oyon, que soñaba con cantar como las grandes e imaginaba serlo y cantaba a viva voz detrás de las ovejas que pastoreaba. Se enfrentó a las viejas costumbres paternales de obligar a los hijos que hacer con su futuro, así, emigró a la capital en donde trabajó muy duro para hacer realidad todos sus sueños. A diferencia de toda niña que los domingos los dedica a jugar, ella prefería ir al Coliseo Cerrado que funcionaba frente al Puente del Ejército, a donde acudía con Mercedes Salinas Campos (su cuñada QED) donde observaba cómo interpretaban las canciones Flor Pucarina, El Jilguero del Huascarán Pastorita Huaracina, Totita Cruz, Pelayo Vallejo y Mario Mendoza, entre otros. Los padres de ella que al inicio no estaban de acuerdo con su decisión luego aplaudieron apoyaron y sintieron el orgullo de tener a una de sus hijas incomparable y como un símbolo de su pueblo.

En el año de 1975, a los 16 años de edad, graba su primer disco de la mano del artista y productor Ángel Dámaso, y rápidamente se escuchan sus canciones en casi todas las radios del Perú, temas como: “un fracaso en la vida”, “Mi diccionario”, “Piedra resbalosa”, entre otras que calaron profundamente en el gusto musical de los jóvenes y no tan jóvenes de entonces. La dulce Alicia empezó a cosechar éxitos gracias a su carisma, juventud, su virtuosa voz y calidad interpretativa los medios de prensa la denominaron “La Princesa del Folklore Peruano”. Ya que la Pastorita Huaracina fue denominada como la Reina del Folklore Peruano, pero mientras los medios de comunicación, escritos y hablados, nos presentaban a una estrella del folklore en todo su esplendor, por dentro Alicia vivía un infierno, como ella misma cuenta en una entrevista: “fui salvajemente golpeada, trabajaba y no me pagaban, fueron seis años de mi vida que conviví con ese hombre”. Como tantas jovencitas que vienen a nuestra capital con la ilusión de un futuro mejor, Alicia fue victima de uno de esos seres deshumanizados por la codicia, pero gracias a Dios, aunque tarde, decide terminar con esa relación quedándose ella absolutamente sin nada.

Pero no pasaría mucho tiempo para que nuestra “Princesa del Folklore” vuelva a cosechar éxitos con una nueva grabación discográfica, pero en el amor la suerte le fue esquiva, aunque se caso con Rubén Retuerto el padre de su único hijo, deciden separarse después de un accidente automovilístico que ella sufrió. Después de esto, Alicia muy dolida decide dejar el país e irse a radicar a EE:UU, pero años después retornaría para cosechar a manos llenas lo que sembró; el cariño de su público. Hasta que un jueves 25 de junio del 2009, una mala noticia estremeció a todos los peruanos, nuestra Alicia Delgado, nuestra “Princesa del Folklore” había sido encontrada sin vida en una de las habitaciones de su departamento; había sido cruelmente asesinada.

Todos estamos consientes que ella no merecía una muerte así, pero son esas cosas de la vida o las circunstancias que dibuja el destino que necesitan explicación, y a nosotros que aun quedamos en este mundo nos queda recordarla a través de sus canciones.

¡Alicia; por siempre Alicia…! Por esa misma razón desde aquí exigimos a todas las autoridades que llevan el caso, el pronto esclarecimiento y la pronta justicia para nuestra “Princesa del Folklore” que no se duerman en sus laureles, el pueblo reclama ¡justicia para Alicia!

Último concierto de Alica delgado

Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :