HISTORIA: Relanzan museo con mayor colección de cerámica erótica del antiguo Perú

El Museo Larco, que posee la mayor colección de cerámica erótica precolombina de Perú, reabrió este miércoles en Lima con una nueva imagen que permite mostrar 3.000 años de desarrollo de culturas pre incas.
Lima, AFP 
El museo cuenta con una colección de 45.000 objetos -cerámicas, objetos de oro, plata, textiles y litografías- que muestran 30 siglos de desarrollo de culturas como los mochicas-cupisnique, nascas, paracas y huari, entre otras, que florecieron antes del imperio de los Incas y de la llegada de los españoles a Perú.

De todas esas piezas, 400 son huacos (objetos de cerámica) eróticos que constituyen uno de los mayores atractivos del Museo Larco y que fueron obra de la cultura Mochica, asentada en la costa norte de Perú entre los siglos I y VIII.

En el lugar destaca nítidamente la “sala erótica” que sorprende a los turistas por sus cerámicas, que representan de manera explícita y sin tapujos el acto sexual en sus diversas posiciones, relaciones heterosexuales y homosexuales, masturbaciones, escenas de sexo oral, así como personajes con falos exagerados otorgando un aura de poder y dominación.

También hay representaciones que simbolizan la fertilidad y el origen de la vida, en las que hombres y mujeres participan en actos sexuales, incluso con seres de diferentes mundos, como las divinidades y los muertos.

“Una mirada occidentalizada y con prejuicios tiende a clasificar estos objetos como pornográficos”, dijo a la AFP Yvonne Casabonne, experta en museología y promotora del Museo Larco durante un recorrido por el lugar.

No obstante, subrayó que los principales estudiosos consideran que las piezas eróticas se relacionan con la fertilidad dentro de un contexto ritual.

“La cosmovisión mochica era distinta a la nuestra, para ellos la sexualidad era parte de su vida cotidiana, ella les permitía entrar en contacto con la naturaleza creadora de vida”, explicó.

La visión superficial basada en prejuicios prevaleció durante décadas, al punto que hasta los años 60 del siglo pasado los huacos eróticos apenas eran vistos por científicos y estudiosos locales de élite y uno que otro académico extranjero que llegaba a Perú a realizar estudios sobre la materia.

Los historiadores reseñan que muchas de estas cerámicas fueron destruidas tras la llegada de los españoles a Perú en 1532 por influencia directa de la Iglesia católica y sobre todo por la Santa Inquisición, que consideraba a estos objetos como aberraciones que había que extirpar de raíz.

El nuevo rostro del museo, fundado en 1926 por el estudioso Rafael Larco Hoyle, busca aclarar estos conceptos mediante un recorrido en el que “se trata de ofrecer al visitante un cuento que resume la historia del Perú precolombino, de manera ágil, divertida, al margen de la idea generaliza de que visitar un museo es algo aburrido”, dijo Casabonne.

Toda la gama de objetos, incluyendo las piezas eróticas, podrá ser apreciada por mil operarios del turismo mundial que se reunirán en los amplios jardines del museo, construido en una mansión virreinal única en su género y que data del siglo XVIII, la cual fue a su vez levantada sobre una pirámide precolombina del siglo VII.

Fuente: www.elcomercio.com
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :