LA ENTREVISTA: Juan Ossio. “La cultura no es algo decorativo ni meramente académico, sino un factor importante del desarrollo económico del país”

Juan Ossio es un antropólogo que estudió en las universidades Católica (Perú) y Oxford (Inglaterra). Especialista en Guaman Poma y amigo íntimo de Mario Vargas Llosa es, desde hace un mes, ministro de Cultura, el primero de nuestra historia. Acá nos habla de las tareas que le esperan.

Autor: Gonzalo Pajares Cruzado
En 1986 escribí un prólogo para el libro Balance del Patrimonio Cultural. Allí yo sostuve que la cultura era ‘creación’ y, por lo tanto, la mejor expresión de la libertad de los hombres; pero que a la vez también era ‘comunicación’, es decir, el medio que permite la integración entre todos los que componen un mismo territorio. Curiosamente esta definición calza perfectamente con la ley que crea el Ministerio de Cultura, porque allí se considera la formación de dos viceministerios: el de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales, que aborda el área de la ‘creatividad’, y el de Interculturalidad, que debe fomentar la ‘comunicación’, el diálogo entre las distintas culturas. Es por eso que acepté ser ministro, porque corresponde a lo que yo siempre pensé sobre qué es la cultura”, nos dice Juan Ossio, un ministro que afirma que el rock es cultura.

Entonces, ¿está satisfecho con la estructura actual del ministerio?

Sí, a pesar de que tiene instituciones preexistentes y disímiles. Los dos pilares son el INC y el Indepa, pero también están el Archivo de la Nación, la Biblioteca Nacional, la Escuela de Bellas Artes, la Escuela de Folclore José María Arguedas, la Escuela de Ballet. Todas estas instituciones se han adherido para darle consistencia al ministerio y para promoverlas, pues un elemento esencial del Ministerio de Cultura es la ‘promoción’.

¿Qué ha encontrando en estas instituciones?

Que ha habido mucha dejadez. 

¿Tiene una política cultural?

Nuestro reto es ensamblar un ministerio coherente. Alrededor de nuestros dos pilares, patrimonio e interculturalidad, planteamos lo siguiente: 1) La cultura es un factor de identidad. 2) Debemos estimular la explosión creativa en todas las áreas en las que vive nuestra población. 3) Debemos entender a la cultura como una fuente de riqueza. La cultura no es algo decorativo ni meramente académico, sino un factor importante del desarrollo económico del país. Es decir, debemos internalizar en nosotros –y en nuestras autoridades– la noción de ‘industria cultural’, que la cultura trae beneficios para todos y no solo para unos cuantos, pues nos pertenece a todos. 
¿Cambiará la ineficaz estructura de las instituciones a su cargo?

Aspiro a lograrlo y que esta tarea permanezca en el tiempo. Esa es precisamente una de mis ambiciones. ¿Que si haré una revolución administrativa? Yo espero que el personal que ya trabaja acá pueda cumplir con las metas trazadas y que no divague, que pueda ser funcional a la política que nos hemos trazado.

Pero si no tiene dinero y recursos, ¿cómo podrá cumplir con sus objetivos?

En eso consiste, pues, el otro reto. Es cierto que el Estado no cuenta con los recursos para que yo pueda desarrollar todo lo que me he propuesto. Y es por eso que se me ha dejado una vía libre: ha permitido que este ministerio sea el único que pueda captar donaciones y, junto con esto, viene una Ley de Mecenazgo que estimula a las empresas a colaborar con nosotros. En segundo lugar también está la consideración de que muchas regiones cuentan con recursos que ni siquiera pueden gastar. Entonces me reuniré con los presidentes regionales para destinar parte de sus recursos –ya sea a través del canon o de otras fuentes– en el campo de la cultura, y así evitar que los devuelvan por falta de proyectos. 

Este gobierno tiene un antecedente de censura: el retiro exigido por el INC de unos dibujos de Piero Quijano que no le gustaron al Ejército y a Alan García. ¿Será el Ministerio de Cultura un ente censor de los artistas?

Para no caer en eso, cuando convoquemos a concursos o exposiciones se nombrará a jurados, curadores y evaluadores independientes. No habrá dirigismo, pues si yo digo que la cultura es creatividad, ¿cómo me voy a poner en plan de censor cultural? Ahora, tampoco se puede permitir el insulto gratuito: hay un límite, y existen normas y códigos éticos que se deben respetar. 
¿Qué piensa de esta frase: “La mejor política cultural es la que no existe, porque no hay nada mejor para crear que la libertad”?

Es magnífica si viviésemos en un país sin Estado. Pero si tenemos una organización política que puede ayudar a desarrollar la creatividad, entonces implementamos un sistema institucional que la apoye. Nosotros no queremos trabar, sino potenciar la creatividad.

Usted promueve que Yale nos devuelva ya las piezas de Machu Picchu.

Así es. Siempre expresé mi desacuerdo con Yale. También creo que, como estrategia, uno no debe asumir posiciones confrontacionales sino fórmulas amigables de entendimiento. Sin embargo, como estamos siguiendo una acción legal, hay que dejar trabajar a quienes la llevan a cabo. Mi lucha es en el lado académico. Con esas piezas se debe crear en el Perú un museo y un laboratorio: el museo para mostrar todo lo ‘exhibible’, y el laboratorio para que los científicos peruanos y extranjeros las estudien.

El Estado peruano reclama cosas que después abandona o destruye por falta de recursos o por incapacidad. ¿Qué hacer para evitar que se siga comportando como un padre pederasta que reclama a sus hijos pero luego abusa de ellos?

Desgraciadamente no hemos sido cuidadosos con la conservación de nuestro patrimonio. Nosotros pondremos nuestro granito de arena y sentaremos las bases para salvaguardar nuestro patrimonio, para que no sean las instituciones creadas para cuidarlo las que lo destruyan. En esta tarea pediremos la colaboración de la comunidad internacional. Lo sucedido con Yale puede ser un antecedente valioso para convocarla.

Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

2 comentarios :

Anónimo dijo...

m.......

Anónimo dijo...

okey me parecen muy buenas sus respuestas, pero me pregunto que pasará con la escuela de folclor si una de sus labores es formar docentes en arte y cultura, que pasará con los alumnos quienes esperan un título de nivel académico que pasará con la escuela en este sentido??, será una simple institución responsable de transmitir cultura, o mejorará y en que aspectos-?