OPINIÓN: La mezquindad de Alan García contra el genio de J. M. Argüedas

Este 2011 –más exactamente el 16 de enero- se conmemora el centenario del nacimiento de José María Argüedas, una oportunidad inmejorable para poner estos temas en debate. La mezquindad de Alan García ha impedido que el estado consagre –como debió ser- este año a su memoria. Homenajear a Argüedas no le iba a ganar  a garcía la atención que anhela, mientras que poner los reflectores sobre la recuperación de las piezas arqueológicas de Machu Picchu, que retenía la U. de Yale, puede convertirlo en el muerto del velorio; prepárense para ver las primeras planas que le brindará la prensa ayayera.
No hay nada nuevo bajo el sol: hasta aquí García fanfarroneaba afirmando que, aunque no pueda lograr que sea presidente quién él quiere, si puede impedir que lo sea quien él no quiere. Ahora podrá añadir que puede impedir que se homenajee a quien él no quiere. Por suerte el genio de Argüedas está por encima de semejante cicatearía.
Aunque nos contamos entre los medios que hicieron campaña para que el 2011 fuese declarado como  Año  del Centenario del Natalicio de José María Arguedas, la decisión presidencial nos tomó desprevenidos al declararlo como Año del Centenario de macho Picchu para el Mundo, claro que la ciudadela inca es la joya más preciada de nuestro patrimonio arqueológico y es uno de los símbolos que identifican al Perú en el mundo, y es verdad también que este año se cumple el centenario del redescubrimiento de Machu Picchu, y cuya celebración estará marcada por el retorno de las piezas del invalorable patrimonio arqueológico que Bingham obtuvo como préstamo del estado peruano.
Pero hay que preguntarse si la celebración por todo lo alto y el cual traerá más turismo es conveniente, cuando lo que seria aconsejable es la ampliación de otros circuitos turísticos, de modo de no hacer depender  todos de Machu Picchu.
Pues hay que tener en cuenta que no podemos seguir multiplicando la afluencia de visitantes al santuario Inca, este requiere de excepcionales cuidados, sin los cuales podría desaparecer o deteriorarse sin remedio. Al respecto, cabe recordar que hace tres años la revista Newsweek constató que la ciudadela rozaba ya el límite de visitas que podía recibir cada día, estableció 2, 200 personas por día.
De no respetar este tope, el santuario se verá afectado de modo irreversible por la presencia humana.
Corresponde al estado organizar rápidamente otros circuitos turísticos en un país que lo tiene en abundancia. Hay mostrar al mundo a Kuelap, Chavin de Huantar, como se ha hecho con Sipan y Sican, y acelerar la recuperación de las escasas huacas limeñas que quedan, así los viajeros no tendrán un único destino. No esperemos ocasionar lo que los siglos no han podido, inferir un daño irreparable a Machu Picchu.
Que este año de su centenario nos sirva también para reflexionar al respecto.
Fuente: La República
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :