HISTORIA: Origen del Charango


El Charango nace por la curiosidad y el interés del pueblo nativo Inca de contar con un instrumento de cuerda diferente a los instrumentos europeos. 

El charango es un instrumento de cuerda usado en las regiones altiplanas de la Cordillera de los Andes. Posee cinco pares de cuerdas dobles aunque hay variaciones con menos o más cuerdas pero (casi) siempre en cinco órdenes o juegos.


Del estudio de investigación “Origen del Charango en el Perú Virreinal”, como primer resultado, se deduce que el charango nació en la ciudad de Juli en 1590, en las aulas del Colegio de Artes fundado por la Misión Andina de los Jesuitas en 1577. Las primeras evidencias están plasmadas en los retablos de Challapampa y de Acora en el departamento de Puno, que contiene ángeles tocando charangos; obra del Jesuita Italiano Bernardo Bitti, quien llega al Perú 1575, se dedica a obras de arte en Lima hasta 1583; luego fue destacado al Cusco en 1584, e inmediatamente es transferido a Juli permaneciendo hasta 1591; en este primer periodo de su estancia en Juli, los primeros charangos son incluidos en sus obras de arte
COLEGIO DE ARTES PARA LOS LUPAKAS, MISION JESUITA ANDINA DE JULI, PUNO 1577. SEDE DEL ORIGEN DEL CHARANGO
La Creación de colegios para hijos de caciques, en las principales sedes de las misiones jesuitas : Lima o Ciudad de los Reyes, Cusco, Quito, Sucre, Ayacucho. Huancavelica y otros; que han permitido el estudio, su aplicación y Difusión de la experiencia del Colegio de Artes de Juli .
Los estudiantes del colegio de Juli, luego de aprender con rigor académica: música, canto, interpretan instrumentos de Música, aprenden a fabricar dichos instrumentos para abastecer a los templos, conventos, capillas y doctrinas de la Cuenca del Lago Titicaca.
Los instrumentos de cuerda europeos, según las directivas del Virrey Toledo, son accesibles solamente para los conventos, monasterios y para la música profana de los españoles y criollos; quedando prohibido su acceso a la población nativa inca.
Esta discriminación del acceso a los instrumentos de cuerda europeos a la población andina Inca, durante el proceso de evangelización, fue debido a que se asumía que estos instrumentos les inducían al pecado e impedían su cristianización.
Sin embargo en la población Lupaka e Inca había primero la curiosidad y luego el interés de contar con un instrumento de cuerda diferente a los instrumentos europeos de cuerda. Frente a esta demanda, los instrumentistas de la misión andina de Juli, diseñan y proponen el charango como un instrumento académico andino para esta población.
El charango es diseñado en Juli, después de una vasta experiencia en teoría musical y canto, de música renacentista y barroca aplicada a la liturgia católica. Además del pleno conocimiento en la interpretación y construcción de los siguientes cordofonos europeos: la guitarra renacentista, guitarra barroca, el requinto de la guitarra barroca; luego de contar con referencias del chitarrino de Italia por los jesuitas italianos surge el charango.
El charango fue validado en la Misión Andina de Juli, con la interpretación de la música sacra renacentista y barroca, como instrumentos melódico, armónico y solista. Posteriormente tuvo oportunidad de interpretarse música de los himnos sagrados virreinales en quechua, aymara, pukina y otros idiomas nativos. Finalmente este instrumento mostró su versatilidad para interpretar música andina de acuerdo con la idiosincrasia de estos pueblos.

Luego de su validación, el Charango es transferido a la población nativa para su uso, que fue bien recibido para interpretar melodías andinas; adoptándolos como instrumento andino, para este proceso fue difundido por los arrieros a los diferentes ámbitos donde las misiones jesuitas lo permitían su uso en forma restringida o clandestina y posteriormente a las grandes urbes mineras, comerciales y administrativas del virreinato del Perú, donde habían concentración de las mitas mineras y obrajes.
Para el diseño del charango los estudiantes lupakas de la Misión Andina de Juli, han considerado a los instrumentos de cuerda disponibles en el Colegio de Artes, tomando algunos de sus elementos: de la vihuela su apariencia general, por ser el primer instrumento que llego al virreinato que ha motivado curiosidad a la población nativa inca. De la guitarra renacentista su menor tamaño y el número de órdenes de sus cuerdas (4 órdenes: La – Mi – Do – Sol). De la guitarra barroca su sonido brillante, su capacidad de ejecutar música melódica, armónica. Del Requinto de la Guitarra Barroca, el tamaño pequeño; y las primeras 4 ordenes (La – Mi – Do – Sol).A esa estructura, fue añadido un orden adicional de cuerdas en tono Mi aguda; consagrándose de este modo la estructura actual del charango (de 5 ordenes: Mi – La – Mi – Do – Sol). Del Chitarrino su tamaño diminuto, sus cuerdas en tonalidades agudas (de 4 ordenes: Mi – Si – Sol – Re); en similitud a la estructura del Charango, fue diseñada el Chillador de 5 ordenes ( Si – Mi – Si – Sol – Re) constituyéndose otro instrumento de la familia del Charango. Por su tamaño reducido facilitó su transporte a los centros de trabajo (minas, obrajes), pastoreo, los arrieros y su uso clandestino como instrumento solista.
El desarrollo de la música asociado a las danzas, canto y poesía andinas fue muy fructífera a pesar de las prohibiciones impartidas en el virreinato en contra de la práctica musical con instrumentos de cuerda por la población inca; sin embargo se ha mantenido la fortaleza de cuidar y cultivar sus tradiciones que se han traducido en danzas autóctonas o virreinales al compás del charango. Es necesario indagar las diversas danzas que todavía persisten y se bailan con las tonalidades del Charango.
A partir del año 1950 Jaime Guardia empieza a difundir la música de charango de Ayacucho en el Perú con mucho éxito.1
En los años cincuenta y sesenta se empieza a popularizar el charango en Argentina, Chile y, por migrantes también en Francia y otros países europeos.
(*) Ing. MSc. En Economía Agrícola; Presidente de Charangos del Perú
 Elementos
Caja acústica, mástil, clavijero, cuerdas de nylon y/o de metal.
Caja acústica
Hay varios tipos de cajas como la de armadillo, de madera ahuecada, de madera laminada. Tradicionalmente estaba hecha con el caparazón de un quirquincho (especie de armadillo típica de la zona altiplánica de Oruro y Potosi, Bolivia hasta Puno y Cuzco, Perú), pero exploraciones acústicas y consideraciones acerca del cuidado del armadillo que está en peligro de extinguirse han dado auge a la madera.
   Armadillo: El caparazón del armadillo (quechua: quirquincho) sirve de caja de resonancia para charangos de diferentes regiones andinas, hoy día se encuentra este tipo de charango sobre todo en la región Norte Potosí y Oruro (Bolivia) pero también existe en el Perú. El armadillo es una especie en proceso de extinguirse y la exportación de productos de armadillo está prohibido.
   Madera ahuecada: caja redonda como la del quirquincho pero hecha de madera dura o semidura. A veces los artesanos adornan la caja con tallados preciosos. Se fabrican charangos de madera ahuecada de una sola pieza, o sea caja, mástil yclavijero ya no son partes separadas.
   Madera laminada: charango creado en Perú consiste en una caja construida de manera idéntica a de la guitarra.
Para la construcción del charango se emplea diferentes maderas, algunas son: alerce, algarrobo, caoba, carejeira, cedro, mara, naranjillo, nogal, palosanto, petereby, raulí.
Mástil
Está hecho de madera. Muchos Luthieres de charango, para el mástil prefieren la madera «mara» por ser liviana y muy resistente a cambios climáticos.
Clavijero
Está hecho de madera. Según el modelo el clavijero está hecho para clavijas verticales (de madera o de metal) u horizontales (de metal).
Clavijas
Existen charangos con clavijas de metal (mecánicas) y también de madera. Sobre todo en áreas rurales, por razones económicas se ve mucho los charangos con clavijas de madera. Pero también en estas regiones, quien puede se compra clavijas de metal que por lo general facilitan la afinación precisa del charango. Para fabricar clavijas de madera de calidad equivalente a esta de las de metal se necesita herramientas muy caras (varios cientos de dólares en el año 2007). Casi no se encuentran charangos con clavijas de madera de esta calidad superior.
Cuerdas
Tradicionalmente las cuerdas del charango eran de tripa. Por razones económicas se empezaba a usar cuerdas de metal, a partir de los años cincuenta también cuerdas de nylon. Existen tipos de charango con cuerdas de metal y cuerdas de nylon mixtos.
Afinación
Las afinaciones de los diferentes charangos no son algo fijo, según la región y el ejecutante pueden variar.
      La afinación más difundida es el «temple natural»: mi, la, mi, do, sol. Las cuerdas del tercer orden están octavadas entre sí.
      Sobre todo para walaychos y chilladores se emplea el «temple diablo»: si, mi, si, sol, re, con ninguna cuerda octavada.
      El ronroco se afina de diferentes maneras. Una es mi, la, mi, do, sol con los pares de cuerda do y sol octavados cadauno, mientras la cuerda grave de cada uno de estos dos pares puede ser la primera o la segunda.
Fuente: http://es.wikipedia.org -  http://www.raicesmilenarias.com
Afiches: Chalena Vasquez
VÍDEO: Sonidos del charango (Cerquita del Corazón)
   




Anuncios:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :