TRADICIÓN: Mario Valencia. La vía crucis del Cristo del pueblo

Vía Crucis. Miles aplaudieron tradicional recorrido En el Rímac. Mario Valencia y su grupo Emmanuel, llevaron a cabo apasionante calvario. El ‘Cristo cholo’ está en la fe popular.

Jorge Cerda, Carlos Contreras y Luis Neyra O.
Y es precisamente ese compromiso el que Mario Valencia, más conocido como el “Cristo Cholo”, usa como motor y motivo en su vida para seguir escenificando a Jesús de Nazaret, en cumplimiento de una vieja promesa que le hizo al Todopoderoso cuando, de joven, era parte de un grupo de vagabundos que dormían en la ribera del río: Voy a cargar la cruz que cargó tu hijo.
Por eso el jueves 22 de abril, y como lo viene haciendo desde hace 31 años, este personaje de barba crecida y cabellos desordenados volvió a ser bautizado por “Juan” en las oscuras y rugientes aguas del río Rímac, en el Cercado de Lima, como una antesala al día de la crucifixión, que también suele representar en el cerro San Cristóbal.
La vía crucis
Viernes 23 de abril
“Por qué son tan malos... él solo pide paz para nosotros”, repetía casi llorando una viejecita al ver cómo “Jesús” se retorcía de dolor por los azotes de un “soldado romano”. Cerca de ella un muchacho la calmó y le explicó que todo es una actuación, que quien  viste de Cristo se llama en realidad Mario Valencia y está representando la Vida, Pasión y Muerte de Jesús.
Él, conocido como el “Cristo Cholo”, llegó a las 3.00 pm al Convento de Santa Rosa, donde los “romanos” decidieron crucificarlo y liberar a Barrabás, pese a que la multitud se oponía.
Sin embargo, este camionero de 54 años, protagonista de esta obra teatral, pidió calma e inició su trayectoria llevando una pesada cruz de más de 70 kilos.
Conforme avanzaba más gente se sumaba para acompañarlo. Al  llegar a la cima del Cerro San Cristóbal, miles de fieles aplaudieron el valor de Valencia. Pero se apenaron de verlo magullado y yendo casi a rastras. “¡La paz sea con todos ustedes, el Perú entero tiene mi bendición!”, dijo a la multitud cerca de la cruz. Luego muchos le abrazaron, le dieron besos y se despidieron de él, antes de ser crucificado y de que todo quede en silencio.
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :