TRADICIONALES. Amanda Portales: la Novia del Perú y la primera dama de la música andina


Amanda es heredera del amor incólume por lo nuestro, ese mismo amor que pregonaron grandes leyendas de nuestro folklore.

Amanda Portales Sotelo, es una de las más importantes figuras del folclore peruano y una de más dignas y respetadas intérpretes del huayno. Folclorista e incansable luchadora por mantener viva nuestros legados culturales, Más conocida como “La Novia del Perú”.
Amanda Portales cada vez que sube al escenario  siente la misma emoción y entrega que la primera vez, cuando muy niña todavía, apenas de siete añitos de edad, algo sonrojada y tímida, ingresó al Coliseo Nacional de la mano de su madre Irene Sotelo (Irene del Centro).  Tuvo que contar con autorización de un juez de menores para subirse a un escenario. Era el segundo domingo de mayo de 1965, Amanda Portales, ahora La Novia del Perú, llevaba el nombre de Cápac Tika y cantó feliz la melodía cusqueña Vizcachita.
Amanda en el Coliseo Nacional
Hoy, en cada presentación suya nos entrega un recorrido por el espíritu musical de los pueblos del Perú. Entre huaynos, mulizas, yaravíes, santiagos, toriles, sayas, y su público no solo goza de su bien educada voz, si no también de su hermoso porte de mujer viajando por todos los horizontes con nuestra Música de siempre.
Amanda adolescente
Amanda había nacido y crecido escuchando música andina. En su casa había guitarras, violines y vestuarios de artistas. Sucede que su madre es una reconocida artista: la gran Irene del Centro, y su padre, Lucio Portales, un popular músico, director de banda y orquesta.
La pequeña, como sus hermanos, continuó con la tradición de interpretar canciones del Perú profundo.
Pero aquí un detalle. Amanda Portales, quien hace bailar al Perú con los populares Pío pío y Vaso de cristal, no es de Jauja ni de Tarma ni de otro pueblo de la sierra. Ella es limeña.
Amanda de bebé
“Nací en Lima –comenta la artista, pero fuimos criados con las costumbres de la sierra. En mi casa no solo se escuchaba y bailaba huainos, sino también se comía platos típicos. Yo siempre he dicho, soy limeña mazomorrera, pero más serrana que la papa”. Comenta la artista.
Amanda en el Teatro Segura
Su destino de artista ya estaba marcado. Dejó atrás los estudios de secretariado y el sueño de ser un agente de la Policía de Investigaciones del Perú.
Narra que no era fácil ser cantante. Ella tuvo que someterse a los rigores de un jurado de la Casa de la Cultura, hoy Instituto Nacional de Cultura. Uno de sus jurados fue el gran maestro charanguista Jaime Guardia.
“Así, a los seis años, obtuve mi carnet 057 en la Casa de la Cultura”, refiere Amanda Portales.
Amanda es heredera del amor incólume por lo nuestro, ese mismo amor que pregonaron grandes leyendas de nuestro folklore como: Jacinto Palacios, Pastorita Huaracina, Alejandro Vivanco, Agripina Castro, Margaracha, Luis Pizarro Cerrón, Picaflor de los Andes, Flor Pucarina, Juan Bolívar, Jilguero del Huascarán, para mencionar a algunos de los más representativos en la historia de nuestro huayno.
Si bien es cierto que Amanda Portales canta por igual los huaynos de todo el Perú, está más identificada con la Música del centro del país, de ahí su predilección por estos grandes compositores e intérpretes del valle del Mantaro.
Amanda Portales ha adquirido varias denominaciones que han identificado su canto de mujer peruana, así por ejemplo: “Cápac Tika cantando del Cusco, a Flor Collarina cantando música de Puno, a Flor Amanda, Amanda del Mantaro o Amanda de los Andes cantando el folklore del Centro del Perú y finalmente a Amanda Portales que es mi nombre artístico y mi nombre de pila”, expresa la Novia del Perú, apelativo con que la bautizó Antonio Muñoz Monje en 1984.
Lo tradicional y “moderno”
“Lo tradicional no puede desaparecer, es la fuente, el manantial inagotable de nuestra cultura popular”, nos dice Amanda. Lastimosamente muchos intérpretes jóvenes no saben diferenciar un huayno de una muliza o de un toril. El fenómeno “cultural” que representan no es folclore y la “Música” que difunden es una mezcolanza de chicha, huayno, cumbia decadente y “nada”, nada de qué. Sólo una bulla salvaje de sus gigantescos equipos de “Música”. Los hijos de los emigrantes andinos no quieren aceptar lo suyo, hay un complejo traumático contra el quechua y la sierra. Es necesario decirlo. Si mis palabras son fuertes, lo lamento, yo me debo a mi público y a los años y años de trabajo buscando lo nuestro, aprendiendo y enseñando.
En nuestro país existe un Perú oficial y otro Perú u otros Perú es (si cabe el término) que viven abandonados. Esos millones de emigrantes que llegaron y llegan a Lima, donde son tratados con el menosprecio de cholos, indios, serranos, buscan cómo sobrevivir escondiendo muchos de ellos sus costumbres, mimetizándose los más, adquiriendo las costumbres de los “valores” que nos imponen, imitando la “moda”, negando sus orígenes, cayendo en la trampa del consumismo. 
Amanda y sus hijas
Distinciones
“Primero lo nuestro después el resto”. Hermosas palabras que la identifican como defensora de nuestra cultura popular. Su solidaria labor artística que es todo un ejemplo, su hermosa voz, sus maneras, su agradable talante, su atenta presencia en el acontecer del universo del folclore, la han convertido en una indiscutible líder con un gran afán de desprendimiento y entrega para su público y sus colegas. Estas cualidades que las ha ido cultivando día a día, en el arduo y difícil camino de una intérprete de nuestra Música andina, le han valido, entre muchas otras distinciones: las Palmas Artísticas Magisteriales en el Grado de Gran Maestro por el Ministerio de Educación en 1990, reconocimiento en el grado máximo por la Municipalidad de Lima, como Insigne Cultura del Folclore en julio del 2001, reconocimiento como la Excelencia Artística 2004 del folclore Andino por la UNMSM en su 453º aniversario, gestora del Día de la Canción Andina, solicitando personalmente al Presidente Toledo el 30 de enero del 2006, para su promulgación el 15 de junio del 2006, condecorada por el estado peruano con la Orden al Mérito y Servicios Distinguidos Grado de Comendador, en Palacio de Gobierno enero del 2006.


VÍDEOS (Pio Pio) 

SAYA AMOR
   
Anuncios:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :