TEATRO. Dos décadas cumple obra que recrea los últimos momentos de Micaela Bastidas


La Obra de teatro Micaela, del grupo Maguey, cumple dos décadas en escena, recreando oníricamente los momentos en los que la esposa de Túpac Amaru II permaneció en prisión esperando la muerte. 


Es un momento límite y los planos del sueño, delirio y recuerdo se mezclan con lo histórico, biográfico, mítico y onírico. Particularmente, el plano onírico es el que enhebra toda la obra", comenta Willi Pinto, el director y creador de la dramaturgia de Micaela.

Pinto explica que estamos ante "una exploración libre sobre los sueños de Micaela Bastidas; entendidos tanto como ideales como de momentos oníricos". Y el personaje- heroína aprovecha para hablar de los conflictos internos de ser madre, amante y luchadora a la vez.

La carga actoral del unipersonal de 45 minutos corre por cuenta de la actriz María Luisa de Zela, quien gracias a esta obra ha recorrido todo el Perú, además de festivales en Latinoamérica y Europa.

"Micaela es un personaje muy especial, que me permite nutrirme con las mujeres del público. Es un personaje que me remite a la mujer peruana, a la de escasos recursos económicos que tiene el ingenio para salir adelante con la creatividad", comenta la actriz.

Hacer la obra les permitió a los Maguey, entre otras cosas, trabajar muy de cerca con las mujeres de un pueblo joven en el distrito de Comas. "Muchas de ellas, aparte de sus carencias económicas, tienen la segregación étnica, las cholean, algo que ya parece normal", dice.

Sin embargo, para María Luisa el espectador termina de ver Micaela y se va con un mensaje positivo. "Ella deja un mensaje de paz, alegría y esperanza. Deja no un miedo a la muerte sino un sueño para las mujeres que vienen", comenta la actriz, quien también usa pequeños fragmentos de canto quechua en su interpretación.

Obra contemporánea 
Para Willi Pinto el hecho que la obra haya sido invitada muchas veces al extranjero se debe a que "Micaela se ha vuelto más vigente porque hace referencia a los problemas de la mujer contemporánea en el proceso de las luchas étnicas que no ha resuelto la modernidad. Y lo que le pasa es totalmente actual en Medio Oriente, África o Los Balcanes", comenta.

Sin embargo, subraya que el público que encuentra otras niveles de sensibilidad son las mujeres del Ande, quienes entienden las simbologías que encierran actos tan sencillos de Micaela, como el peinarse los cabellos, que es más que una cuestión estética.

"Así como el teatro universal tiene sus personajes clásicos, también hay personajes que tienen su carga trágica, cultural, histórica que nos pertenecen en el Perú.

Como podemos representar una Electra o una Antígona también hay una Micaela que nos conmueve", culmina. 

Piezas de una dramaturgia
Willi Pinto escribió la dramaturgia de la obra basándose en Habla Micaela, libro de Alfonsina Barrionuevo, los poemas quechuas traducidos por José María Arguedas, algunos textos de Eduardo Galeano sobre Micaela y Túpac Amaru II, y archivos históricos coloniales.

Sobre Micaela
Las funciones de Micaela serán hoy, mañana y los días  25 y 26 de febrero en el teatro Maguey (jirón San Martín, San Miguel). Sábados a las 20:00 horas y los domingos a las 19:00 horas.  El unipersonal incluye un trabajo de música "en vivo" a cargo de Liz Espinoza.

La versión actual, es la que logró forma definitiva en el año 2000, luego de sumarle modificaciones y desarrollos desde su estreno en 1992.
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :