VIAJES Y TURISMO: Callahuanca, el paraíso de las chirimoyas


Zona pionera en el programa “De mi tierra, un producto”, iniciativa del Mincetur.


Plaza principal de Callahuanca
Rosario Seminario Abanto
Solo 46 kilómetros separan a Lima del distrito de Callahuanca en la provincia de Huarochirí. Callahuanca es la capital del distrito del mismo nombre, pero para ubicarse debemos saber que está a solo diez minutos de Santa Eulalia.


Interior de la iglesia de Callahuanca
Entre sus anexos están Barbablanca, donde se encuentra la central hidroeléctrica que abastece de energía a Lima, y San Pedro de Chauca.

Danzas típicas cada fin de semana

La singular belleza de Challahuanca y su cercanía a la capital invitan a sus visitantes a pasar un buen fin de semana o un "full day" dominical. Los turistas recorren sus pintorescas calles, realizan caminatas en los bosques vecinos, participan en actividades agrícolas y disfrutan de su deliciosa gastronomía.


 Calles de Callahuanca

 Centro ecológico turístico Piedra Huaca.

“Acá puedes gritar, saltar y correr. La naturaleza te permite todo. Lo único, que le respetes”, comenta José Antonio Villanueva, poblador de Callahuanca y uno de los encargados del centro ecológico turístico Piedra Huaca.

Desde su plaza salen nuevas rutas para caminatas y bicicletas de montaña

La comunidad de Callahuanca se encuentra sobre los 1.802 msnm y produce más de cien variedades de chirimoyas entre nativas e injertas.



En quechua chiri significa "frío” y moya, "semillas". Los árboles de chirimoya crecen en climas fríos y se cultivan en el Perú desde la época preincaica. Por eso, Callahuanca es un lugar propicio para la producción de este fruto.

En abril empieza la temporada de las chirimoyas

Las chirimoyas están por todas partes. Las calles del pueblo están señalizadas con pinturas de chirimoyas, 16 en total, cuyo autor es el pintor Santos Medina. Los pobladores son especialistas en elaborar exquisitos productos a base de chirimoya, como pan, pizza, helados, salsas, yogures, mermeladas, una gran variedad de postres y el chirimpisco, cóctel emblemático de la zona.

Pero no solo de chirimoya vive Callahuanca, sus fértiles tierras producen una variedad de frutos como  lúcumas, paltas y manzanas. Y entre su diversidad gastronómica están platos como la huatia, la pachamanca, la trucha frita y la carapulcra.

Turistas y vecinos de Callahuanca celebran el festival de la chirimoya

Callahuanca además ofrece otros atractivos turísticos como parcelas demostrativas en las que se puede observar el proceso de la chirimoya.

Sitios arqueológicos como Mayt’Umay o Campanilla, donde se hallan petroglifos y construcciones preincaicas como Cascashoko, Achinsune y Huariquián.


 Sitios arqueológicos de Mayt’Umay o Campanilla

Challahuanca es propicia para el ciclismo de montaña y el downhill. Incluso para disfrutar de caminatas hacia el cerro Characán, desde donde se puede observar el valle de Santa Eulalia, y hacia Piedra Huaca, donde existen piscigranjas de truchas en medio de un bosque de piedras con figuras caprichosas.


La ficha
Acceso. Desde Lima, se puede ir por la Carretera Central o la carretera Ramiro Prialé hasta llegar a Chosica. Luego se toma el desvío a Santa Eulalia con dirección hacia la Central Hidroeléctrica de Barbablanca. También existe un servicio de colectivos desde la plaza principal de Chosica.
Fuente: http://www.larepublica.pe
Fotos: Juan Puelles

VÍDEO
Patrocinado por:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :