LA ENTREVISTA. Demetrio Túpac Yupanqui: “Nuestra lengua aborigen es más rica cuando se habla, pues expresa más que cualquier otra”


Maestro incansable, se apresta a publicar Diccionario Enciclopédico del Quechua pero falta apoyo.

Por Javier Medina Changra
Más de medio siglo enseñando nuestra lengua madre es un mérito que pocos o nadie ostenta en el país. Demetrio Túpac Yupanqui es de aquellos que no se amilanan ante la adversidad, y con su sonrisa a flor de labios siempre está presto a darnos unos cuantos minutos de lección de cómo el quechua ha ido evolucionando, como toda lengua, y hoy se constituya en una de las más difíciles por su contenido gramatical, pero a la vez en el más rico de todos.

En su hogar de La Perla, en Lima, el maestro nos recibe ansioso por entregarnos parte de sí y de sus experiencias de tantos años en la docencia, esa que hasta el día de hoy, a su entender, no es reconocida en su propia tierra.

“En mis 52 años practicando la enseñanza del quechua puedo decir que el poco interés de que nuestros alumnos conozcan más de su lengua madre es responsabilidad del Estado. Hay un descuido de tipo estatal por emprender una campaña de enseñanza de nuestro idioma, aunque eso viene, no del Gobierno actual, sino desde la independencia. Y eso que en la Colonia había más interés de aprenderlo”, indicó al inicio del diálogo.

Idioma enriquecedor
El considerado sabio por el Rey Juan Carlos de España no puede dejar de lado la comparación que existe entre la lengua quechua y la castellana, pues si bien la practicada en nuestro país en su mayoría de habitantes es la segunda, nuestra lengua aborigen es más rica cuando se habla, pues expresa más que cualquier otra. “La diferencia entre ambas lenguas es que el quechua funciona muy bien hablado. El uso del verbo y sus auxiliares enriquecen el idioma y dicen más en una sola palabra. Además, la característica de nuestro quechua es que es más sentimental, en un solo afijo se agrega eso que en otros idiomas hay que emplear adjetivos”, señala orgulloso.

Clases ininterrumpidas
Túpac Yupanqui es un ser entregado a su trabajo. A pesar de su avanzada edad y la deficiencia en el órgano auditivo, aún dicta clases en la única academia de enseñanza del quechua en nuestro país. “Actualmente cuento con 30 alumnos en mi academia Yachay Huasi. El curso dura un año y se dicta siete horas semanales: lunes, miércoles y viernes de 6 a 8 de la noche; sábados y domingos de 9 a 12 del día, y los domingos de 3 a 5 de la tarde”. Las clases se imparten en su local del  pasaje Mar del Caribe 232, La Perla, Callao.

El dato
Demetrio Túpac Yupanqui ha recibido, por su intensa y vasta obra, condecoraciones en España, Suiza, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), universidades de Italia, México (Instituto Cervantista), además de las de Bolivia, Argentina y de su natal Cusco (la única otorgada en nuestro país). Las autoridades peruanas deberían tener en cuenta tamaña obra para entregarle algún reconocimiento.
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :