LA ENTREVISTA. Pelo D’Ambrosio: “No necesité venir a Lima para que el Perú me escuche”

Es cantante y compositor  del tema “Lejos de ti” el cual es uno de los que más recaudan en Apdayc.

– ¿Qué creciste escuchando?
– Me criaron escuchando música académica, clásica. Mi madre era una profesora de piano muy reconocida en Huánuco. Me enseñó a tocar piano con temas como “La polonesa”, de Chopin…
– Tu música tiene raíces folklóricas, pero no es folklore. ¿Cómo la defines?
– La música que hago podría definirla como fusión latina andina. Porque si tengo el charango, la quena y la zampoña, siempre va a ser andina, pero hago boleros con instrumentos andinos y eso es una fusión. ¿Sabes qué me dijo Cucho Peñaloza? Que cuando uno no define en que género está es posible que haya nacido un género.
– Suena halagador…
– Suena bonito.
– Hay zonas del Perú donde eres un ídolo.
– Sí, pero dejé para el último Lima y ya he empezado a tener efecto. Créeme que para mí esto de que guste tanto mi música en Perú es un paso, una de las gradas que quería subir.
– ¿Cuál fue el momento que te diste cuenta de tu éxito, en el que dijiste “¡la hice!”?
– Hace cuatro años, cuando se empezaron a llenar los locales en el centro del Perú. O cuando dije: bueno, el precio de mi show es tanto, y pasé de una cifra moderada a una grande, y me pagaron. Ahora están pagando porque valgo. Y cuando llegué a Lima, fue mucho, mucho más. Y veo que se llenan y llenan todos los locales.
– La fama te está llegando a los 46 años…¿Es diferente llegar a famoso de mayor?
– Sí, es otra experiencia. Lo malo es que cuando tú llegas a la popularidad joven, cuando eres maduro la gente tiene un formato físico tuyo de juventud. Si yo hubiera sido rockero, la gente que me reconoce diría: mira, cómo ha envejecido, mira qué gordo. En cambio la gente que recién te conoce te ve como algo nuevo, y, bueno, que yo no soy una persona que se abandone mucho. Además, a esta edad ya sé lo que quiero en la vida y ya sé que tampoco puedo derrochar, y ya sé que tampoco esto es para siempre.
– Pero hay otro elemento que llega con la fama y son las fans…
– Cierto, y si uno quiere les abre el camino. Pero yo tengo 23 años de casado. Soy muy cuidadoso con eso. Te llaman jovencitas menores de edad y cuando pasa de tres llamadas en un mes, la cosa es preocupante. Entonces se les explica que ese teléfono es para trabajar, no para conversar, que soy casado, que tengo familia. Tienes que cuidar el lado que el periodismo de escándalo está esperando: que hagas el mínimo error. Y ser ordenado te libra del escándalo
– ¿Y tú eres una persona ordenada?
– No, no soy ordenado, porque me gusta tomarme mis chelitas, reunirme con los patas, reírme mucho. No me gusta bailar, no me gustan las juergas de discoteca. Soy desordenado porque no programo mucho cuando no voy a trabajar.
– ¿Hasta qué edad viviste en Huánuco?
– Hasta hace tres años. O sea, el Perú nos conoció cuando estábamos en Huánuco. Ahora me he venido a Lima, primero porque mis hijos están en la universidad y, segundo, porque mis temas han empezado a oírse en Argentina, Bolivia, Chile y las colonias peruanas. Creo que el trabajo internacional sí se debe hacer desde acá. Pero no fue necesario venir a Lima para que el Perú me escuche.
– ¿La pinta de cantante bailanta argentino es parte de tu márketing internacional?
– Yo tengo el look argentino porque mi abuelo es italiano por parte de padre y todos los argentinos son nietos de italianos. El look no es que yo quiera parecer, sino que es así. Claro que el ser un poco más blanco que todos los peruanos no me quita ser peruano, o no me hace menos peruano que alguien que tenga los rasgos recontraperuanos. Pero lo étnico no me queda, no soy de ponerme un chullo y zapatillas de huaino. No lo puedo hacer, no me gusta, no puedo bailar.
– ¿No has usado el chullo nunca?
– Cuando me he ido a Cusco y me lo he puesto por el frío, pero para hacerme el muy peruano y pegarme al género andino no. Un poncho, un llanque, no, y no me los pongo porque, en serio, a nadie le haría creer que me estoy haciendo el muy cholito.
– ¿El rubio de tu pelo es natural?
– De niño tenía el pelo casi blanco de rubio, pero como todo los peruanos rubios, mientras tenemos más edad se nos va oscureciendo el cabello y lo que hago es aclarármelo. Y aparte tengo muchísimas canas.
– ¿Y la ropa sí es parte del márketing?
– No, yo me he vestido así siempre. He tenido un look muy de montañero, de mochilero, así muy rockero. He hecho 15 años rock. He hecho trova, música country en español, he compuesto para grupos latinoamericanos.
– ¿Y cómo ves el futuro de tu carrera a los 46 años? ¿Internacionalizándote?
– He perseguido mi sueño veinte años de mi vida. ¡Más: veintinco! Y siempre he soñado con eso.
– ¿O sea que llegaste a tu sueño?
– No, mi sueño es más. Mi sueño es poder traer un Grammy al Perú. Se lo he prometido a mi madre.

LA FICHA
Mi nombre es Sergio D’Ambrosio Robles. Nací en Huánuco hace 46 años. A los seis sabía que iba a ser músico. Soy casado, con tres hijos. Hace siete que tengo mi banda Pata amarilla. Soy cantautor, hago letra, música, arreglos, canto y toco mi guitarra y mi piano. Mi disco Lejos de Ti tiene 60 versiones en internet y está entre los más pirateados.
Fuente: http://www.raicesmilenarias.com/
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :