LA ENTREVISTA. Magaly Solier: “Huanta es mi casa"


Actriz, cantante y activista, Magaly Solier hace un alto para hablar de los dos intensos años que la transformaron en la mujer de temple que es hoy. Aquí en una entrevista para la revista Ellos & Ellas.

Poco antes de poner en papel esta entrevista, un chiquillo de nombre Danielo Zandoval R., que se identifica como estudiante de la Universidad de Lima, colgó en su Facebook el siguiente mensaje: “Me aburre ver a la p… de Magaly Solier en todas las fotos de Facebook. ¿Qué? ¿Después van a poner a Paulina Arpasi como imagen? No jodan peees.” (Sic) Poco después, Solier misma le respondía: “Retira lo dicho y escrito. Mi abogado está al tanto de tu comentario. No es broma”. ¡Repudiable la actitud racista de algunos descerebrados!

Fuerza y Naturaleza
Han pasado dos años desde ‘La Teta Asustada’ y Magaly Solier, 26, no es más la actriz novata y cantante amateur que unió a los peruanos con sus lágrimas y canto quechua cuando Claudia Llosa levantara el Oso de Oro en el Festival Internacional de Cine de Berlín. Diversos roces con los medios de prensa causaron gran recelo en ella y decidió guardar un perfil bajo que solo ha levantado en las redes sociales para protestar contra las campañas conservadoras en temas reproductivos del cardenal Cipriani y más recientemente, como voz opositora al Proyecto Conga.

Poco antes de viajar a Berlín, Solier era un manojo de nervios. Conocer Europa, rozar con un nivel de artistas internacionales que nunca hubiera soñado. Solo dos años después, tiene una agenda repleta de compromisos de los que descansa refugiada en su natal Huanta, revisando libretos y contestando apenas correos y llamadas. Pese a las críticas por su vestido en la entrega del Oscar, solo usa creaciones de la diseñadora de los mismos, su buena amiga Lucía Cuba; y su ex enamorado, Raúl Lino, sigue fungiendo de manager personal. La agenda de este año de Solier incluye una película nacional, ‘Extirpador de Idolatrías’, una obra de teatro en Lima a cargo de un director francés (no quiso revelar más), un segundo disco –continuación de su carrera como cantante, iniciada el 2009 con ‘Warmi’–, una publicitada producción en Marruecos que le requiere aprender árabe y cuatro películas para el 2013. Hace unos días, se ha copado su agenda 2014 y acaba de abrir la de compromisos para el 2015.
Leer más...

Pero con toda la seguridad y aplomo ganados, solo hay un elemento que desarma a la actriz: El lente de un fotógrafo.
“En una película nunca te piden que mires a la cámara”, dice. “Casi nunca, muy raras veces los directores te piden eso”.


Con el carácter que muestras y tu experiencia, ¿aún no te sientes cómoda haciendo fotos?
–No sé, eso he sentido ahora, un miedo de posar frente a un fotógrafo, porque no quiero posar tampoco porque me da miedo la revista. Eso es. En las fotografías de la revista se muestra a artistas que nada tienen que ver conmigo. Que muestran un poco más de carne, un vestido un poco más sensual, más sexy, cosa que yo no voy por ese lado; sino yo quiero mostrar lo que yo quiero, esa preocupación por lo que está pasando en el resto del mundo actual, sobre todo en el Perú. Y no puedo mostrar una cara bonita mientras que en el fondo, en el contenido de la escritura se está hablando de algo serio. No puedes mostrar una cara sonriente cuando hablas de Conga, por ejemplo.

Poco a poco estás eligiendo un camino como el de Tania Libertad o Susana Baca, nombres familiares pero no masivos, que marcan cierta distancia.
–Es que cuando empecé a acercarme a la prensa un poco más, creo que han empezado a confundirme un poco con una actriz que quiere pertenecer a la farándula. No es eso. No me gusta meterme o escabullirme en ese mundo, porque ese mundo solo distrae y da un mensaje que no tiene nada que ver con el artista que busca defender el arte, defender su carrera, su pasión. Ese es mi objetivo, no estar haciendo tontería y media en la tele. Las cosas que muestran, ¿qué tienen de bueno? Yo prefiero trabajar lejos, seguir los buenos ejemplos, como dices está Tania Libertad, está Susana Baca, está Gianmarco. No los ves en la tele todos los días. Yo quiero tener una imagen fuerte, estable, con el objetivo que quizás mis hijos podrán sacar provecho de eso.

LIBERTAD. Solier se siente más cómoda en Huanta que en Lima. Allá estudia libretos y evita las distracciones. Huanta es su hogar.
¿Qué es Huanta para ti?
–Siempre lo he dicho y siempre lo diré. Huanta es mi casa y a quien vaya a molestarme a mi casa, a quien vaya a fregar la naturaleza, voy a salir, pero voy a salir con todas las armas que tengo… aunque no tengo ni una. (Risas.)

La gente sigue pensando que te quedaste en ‘La Teta Asustada’.
–La gente se quedó en ‘La Teta Asustada’ porque no he salido a publicitar…

Por ahí publicaste algo sobre ‘Amador’.
–Por ‘Amador’ gané tres o cuatro premios como Mejor Actriz. En Guadalajara, gané como Mejor Actriz. En Rusia ganamos como Mejor Película. Y luego hice ‘Ñusta Huillac, La Tirana’ en Chile (junio de 2011); eso tampoco lo he hablado con nadie porque… no sé qué me pasa. Prefiero trabajar en el silencio, es lo mejor. Y hablar una sola vez, no hablar todo el tiempo.

¿Qué más has hecho?
–‘Los Sonidos Profundos’, con Javier Corcuera de director; música por primera vez.

¿Cómo que “música por primera vez”?
–Es un documental de música, canté para él. También actué en ‘Alfonsina y el Mar’, junto a la mamá de Miguel Bosé (Lucía Bosé); es la película de un director italiano (David Sordella). Íbamos a ir al Festival de Cannes, pero no terminaron la película y ahora iremos al Festival de Cine en Italia.

¿Cómo piensas continuar ‘Warmi’, tu primer disco?
–El segundo disco. Mira, he trabajado tres años en este disco. Recién pensé que lo había terminado pero cuando me senté a la mesa sentía que faltaban muchas cosas. He investigado, yendo así, de pueblito en pueblito, viendo el agua, tipos de agua, porque el agua no es sólo un tipo de agua, “el agua” es solo el nombre. Hay aguas contaminadas, aguas bebibles, no bebibles, uf, un montón de cosas. Pueblos que han perdido… nadie sabe que existen porque no salen de acá.

¿Cuál es el nombre del disco?
–Estoy pensando en el nombre de ‘Amor Agrio’.


Hay muchas interpretaciones. La primera es la del amor de pareja.
–Puedes amar a una cosa, el amor te hace defenderla. El amor que tengo por la naturaleza me hace hablar, porque la única cosa perfecta en el mundo es la naturaleza. El ser humano lo que hace es malograr esa perfección del medio ambiente. En el disco muestro la realidad, eso es lo “agrio”, y luego muestro cómo podría solucionarlo. Porque el amor es muy inteligente, te hace hablar cosas desde acá, desde el vientre, desde la boca del estómago. Como el dolor que sientes cuando alguien te deja.

¿Cuál es tu estado actual, tienes pareja?
–Don’t remember (Risas.) Es algo de lo que no me gusta hablar, es algo que no tiene que ver con mis objetivos de lucha; es algo privado, que se cierra en cuatro paredes. No pertenezco a la farándula, no vivo de mi vida personal.

Entiendes la curiosidad de la gente.
–Sí, pero yo no voy preguntándole a otro: “oye y ¿cómo está tu pareja?” Aunque me lo quieras sacar, no vas a poder. El día que yo quiera hablar, yo te voy a llamar y te voy a decir “quiero hablar de mi vida personal”.

Hubo problemas con tu disco ‘Warmi’ (‘Mujer’, 2009). ¿Qué pasó?
–‘Warmi’ es una historia pasada, que a veces trae ese saborcito ácido. Yo simplemente voy a decir que no he sacado ese disco para ver dinero, lo he sacado para hablar. Y si no he visto económicamente casi nada, simplemente no siento… no siento que me hayan traicionado.

¿No?
–No. Lo veo (al disco) como a una persona que me ayudó a sacar todo lo que tenía adentro, todo lo que había visto. Cosa que lo saqué, quedó en el pasado, pero no hay que olvidar.

Tú no ganas ni un centavo por ‘Warmi’.
–Hasta ahora no lo he visto. No lo he visto y quisiera ver algún día de aquí a diez años qué es de la vida de ‘Warmi’, dónde está, cómo está…

Qué se cuenta…
–(Risas.) Qué se cuenta, qué es de su vida… Estoy comenzando una nueva etapa.

En este nuevo disco vuelves a trabajar con tu arreglista, Cali Flores.
–Sí, y tengo un padrino español que me va ayudar en el disco, al menos eso me dijo: Joaquín Sabina. Y no sé si me lo dijo en serio, porque estaba medio alegre, y me lo tomé en serio. Y si no pasa, pues tengo un bonito recuerdo.

Tú metiste la pata con Penélope Cruz y Javier Bardem, anunciando el embarazo de ella vía Twitter.
–Yo no metí la pata, fue El Comercio el que me hizo pelear, por eso yo no le doy entrevista a El Comercio hasta que aprendan a respetar así como Ellos&Ellas, así igualito.

¿Cómo fue que te hicieron pelear?
–Yo puse “felicidades, mamá, papá” (en Twitter). Nada más. Y luego estos pusieron mil cosas. Uy… tantas cosas. Yo fui a hablar con ellos mismos a decirles (a Cruz y Bardem) que eso no es así. Hablé con Fernando León, que es amigo de ellos, cosa que quedamos en paz, todo. Pero en Internet me hicieron pelear. Y hasta que no me pidan disculpas por haberme hecho pelear por cosas que no he dicho…

Pero diste a entender que Penélope Cruz estaba embarazada, pues. Cosa que resultó cierta.
–Eso es lo que tú piensas. Quizás en el futuro…

Magaly…
–Ellos han tergiversado, han puesto cosas que yo no he dicho. Hay que tener mucho cuidado con lo que se dice. ¿Quieres revisarlo? Está en Internet.

Tus pleitos en Internet son tremendos. Causaste que botaran a un practicante de Canal N porque dijo que habías muerto, vía Twitter, y había hecho sufrir a tu mamá.
–No me gusta que se metan con mi madre. Si me quieres ver agresiva, fuerte, me tienes que ofender o a mi madre, a las cosas que yo quiero, sale una cosa dentro de mí que no puedo evitar.

Con todo lo que cuentas, ¿crees que ha nacido un hombre para ti? ¿Capaz de manejar tantas sensibilidades?
–Tendrían que despertar a aquella Magaly que un día quiso amar, quizás. Aquella Magaly que no sé, (tendrían que) despertar, regar ese amor que está ahí como un diamante en bruto. Pero yo, si me tratan bien, si me quieren y me respetan, que no intenten cambiar cosas que yo no quiero, yo soy una persona recontra angelita, recontra tranquila. 
(Entrevista: Sandro Mairata / Fotos: Oscar Medrano)

Dirección de arte, styling y vestuario: Lucía Cuba. / Maquillaje y peinado: Nora Trujillo para Você Salón & Spa, Av. Ayacucho 1355, Surco. / Locación: Casa Taller Víctor Delfín.

VÍDEO
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :