LA COLUMNA DEL AUTOR: Lejos están aquellos días de esclavitud negra


Los afroperuanos tuvieron la condición de esclavos hasta el 3 de diciembre de 1854, en el que la esclavitud fue abolida por el entonces presidente Ramón Castilla.

Por Félix Rodri
Lejos están aquellos días en que el pastor  Martin Lutherking  fue asesinado en 1968 por el simple hecho de hacer un reclamo justo por la igualdad de derechos, años después, al parecer la cultura norteamericana no ha cambiado mucho. Aún más lejos están aquellos tiempos en que, gentes, políticos y organizaciones religiosas, de poca conciencia humana, decían que los negros no eran seres humanos, tal mediocridad menciona el historiador Frederick Bowser: “el esclavo africano no tenía más dignidad que un caballo”.
En la Historia del Perú la población africana figura desde los albores de la invasión europea.
Los primeros negros africanos en pisar tierra en la zona de Tumbes, fueron traídos por Francisco Pizarro, antes de firmarse la Capitulación de Toledo. Desde la exploración de la costa del pacífico sur fue un primer episodio donde el negro Africano estuvo de lado del Ibérico conquistador, cabe recordar que cuando Alonso de Molina descendió en TUMBES, durante el segundo viaje de Francisco Pizarro, lo hizo con un negro que causó una fuerte impresión en los indígenas.
Mucho se ha escrito sobre la hostilidad existente entre negros e indígenas, y es un hecho que no se puede negar, sin embargo, historiadores y cronistas aseguran que muchas de estas desavenencias fueron fomentadas y sostenidas por los blancos de manera voluntaria y artificial, pues entre los españoles y portugueses existió el temor de un levantamiento contra ellos por parte de ambos grupos étnicos unidos entre sí.
Como hemos dicho anteriormente los primeros negros fueron esclavos, pero al pasar el tiempo encontramos negros libertos y cimarrones, además de una serie de nombres que recibían por su condición u ocupación; a continuación haremos un recuento de las principales denominaciones que tenían los negros en la colonia:
a) Piezas de ébano: eran los negros esclavos, tratados como mercancía, es decir se compraban y vendían. La posesión de gran cantidad de esclavos era motivo de admiración entre la nobleza y el populacho. Los negros esclavos trabajaban principalmente en las casas o haciendas de los españoles.
b) Los libertos u horros: estos negros habían comprado su libertad o se la habían concedido por gracias (voluntad de su amo), los que compraban su libertad lo hacían a través del ahorro que conseguían cuando sus amos los alquilaban (el negro obtenía un porcentaje para su alimentación y de allí ahorraba para comprarse). Los horros luego se dedicaban a trabajar para liberar a su mujer y sus hijos.
c) Los Cimarrones: eran los esclavos fugitivos, estos habían huido de las haciendas u otros centros de explotación; los cimarrones para autosostenerse se dedicaron al robo, ellos se concentraban en palenques (ranchos) donde formaban una comunidad que se brindaba protección.
d) Los Mogollones: estos personajes eran negros especializados en la persecución de sus hermanos de color, es decir se dedicaban a perseguir a los cimarrones.
e) Los Bambos: aquí encontramos a los negros infantes, los niños.
e) Los Muleques: en este grupo se encontraban los negros adolescentes.
f) Los Ladinos: eran los negros que habían aprendido el castellano.
Luego de la breve mención de las diversas denominaciones de negros en el Perú colonial pasaremos a ver que la comunidad negra no fue cerrada sino que se entremezclo con la sangre indígena y la blanca, de la unión de un negro y un nativo emergía el zambo y cuando un blanco se reproducía con una negra salía el mulato (moreno o sacalagua).
Finalmente los negros fusionaron sus costumbres con las andinas y españolas de esa forma nació la cultura afroperuana, como dijo Ricardo Palma "en Perú quien no tiene de inga, tiene de mandinga".
Lejos están aquellos días. Ahora tenemos la oportunidad de ser parte de un mismo sueño, el sueño arguediano de tener un Perú de todas las sangres, un ejemplo de ello es Bolivia, ahí está emergiendo una nueva nación pluricultural, cuyo presidente llama a todos hermanos, sea del color que sea, y es esa precisamente la sorprendente filosofía de nuestros antepasados, en donde no existían las diferencias raciales.
Esa esclavitud negra fue abolida el 3 de Diciembre de 1854 con la declaración del Presidente Castilla. Sin embargo, aún después de esa abolición, en el Perú se mantienen formas esclavistas informales casi hasta nuestros días; y la condición servil ha sido aplicada ya no al negro sino al asiático con las llamadas contratas chineras y al indio con los contratos de enganche.
Desde entonces la lucha por la igualdad de derechos ha sido constante y en nuestro país, la Cultura Afro Peruana, ganó pilares importantes como Don Nicomedes Santa Cruz y su valiosa descendencia, a Doña Victoria Santa Cruz, y como olvidar a Don Amador Ballumbrosio,  a Don Caitro Soto, a Doña Teresa Izquierdo, a nuestro gran Arturo “Zambo” Cavero, entre otros.
Es menester rendirle  hoy un homenaje a nuestra gente morena, lunarcito de nuestro variopinta peruanidad, nuestra gratitud por su valiosa contribución cultural y vuestra admiración por estar siempre en pie de lucha.
¡FELIZ DÍA HERMANO AFRO PERUANO!

Anuncios:

-------------------------------------------
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :