LO NUESTRO: La Llama, símbolo del poder soberano Inca


La Llama fue creado por los pueblos andinos nativos hace aproximadamente diez mil años atrás mediante selección artificial a partir de guanacos salvajes que fueron domesticados.

La llama (Lama glama) (en aimara qawra) es un mamífero artiodáctilo doméstico de la familia Camelidae, abundante en la Puna o Altiplano de los Andes de Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador y Perú. Fue creado por los pueblos andinos nativos mediante selección artificial a partir de guanacos salvajes que fueron domesticados, del cual, por lo tanto, la llama deriva. Según recientes estudios de ADN, esto ocurrió, en principio de manera independiente en tiempo y espacio, en sectores del sur del Perú, norte de Chile, noroeste de Argentina, y el oeste de Bolivia. Fue aprovechado al máximo por el imperio Inca: era utilizado como animal para sacrificios, se obtenía carne y lana de él, y era aprovechado como animal de carga (el único antes de la llegada de los españoles a América.


Llamas del camino Inca a Machupicchu
La domesticación de la llama por el hombre andino del antiguo Perú de hace diez mil años, es un legado trascendental a la humanidad. La asistencia de la llama, sin duda alguna fue un factor decisivo para la supervivencia del hombre de esta parte de América precolombina, ligado estrechamente a la economía de la sociedad de ese entonces, creando condiciones favorables para su bienestar y desarrollo. 
Llamita puneña
La llama, camélido sudamericano cuyo nombre científico es Lama glama, es el único animal multipropósito del que se utiliza su carne como alimento, su cuero para la confección de ojotas, huaracas y cuerdas. Con su lana se confeccionaban textiles burdos para vestimenta y mantas para abrigarse. Su excremento, como fertilizante y combustible para la cocina. También es considerado como bestia de carga, puede cargas hasta 50 k. Por lo que se podría considerar como el animal más fiel y servicial del hombre andino hasta la actualidad.
La Llama aún es usada hoy como animal de carga.
La llama es un animal inteligente, reconoce a su amo, obedece mediante una variedad de silbidos. Cuando se sienten amenazados, dañados ó atacados, se defienden con la patas, dientes y saliva. Escupe una sustancia nauseabunda y ácida, irritante para las mucosas, especialmente de los ojos de personas ó animales,
Sus pezuñas tienen una especial forma anatómica, que al pasar por campos de cultivo y pastos naturales, no dañan tallo ni raíz. Realizan largas caminatas para conseguir pasto limpio exento de contaminantes y al alimentarse lo hacen de forma muy delicada que permiten la multiplicación de los pastos. Por su natural fisiología, orinan y depositan sus excretas en lugares establecidos por ellos, ninguno viola esta norma.


Las culturas, Tiahuanaco y Wari, muestran en sus textiles a la llama. Los Incas, la representaban como un símbolo ó tocapu. La llama es un animal adaptado a las inclemencias del piso ecológico puna, un ecosistema muy duro. Realmente un animal del que debemos aprender algunas normas de higiene y conservación de los recursos naturales. 
La Llama en las artes fotográficas
La llama y los seres humanos
Los europeos del siglo XVI la encontraron, ya domesticada, como medio de transporte de los nativos para llevar los lingotes de plata de Potosí, donde se usaban hasta 300.000 animales. La utilización de las llamas como bestia de carga también hicieron posibles las transacciones comerciales, la expansión militar, la construcción de templos y la explotación de minas de oro y de plata.
Representación de una Llama de la cultura Moche.
La llama era también el símbolo del poder soberano. El Inca recibía como regalo la napa, una llama blanca recubierta de una prenda escarlata, y adornada con zarcillos de oro y un collar de conchas rojas. Con motivo de las cuatro grandes fiestas incaicas, que se celebraban en los solsticios y los equinoccios, miles de llamas blancas eran sacrificadas al dios Sol. Una característica significativa de la importancia de la llama para esta civilización consiste en que los límites del imperio coincidían con los límites de la extensión de las llamas.
La Llama como figura exótica en el Cine de animación.
Progresivamente, el desarrollo de las infraestructuras viarias y ferroviarias destituyó a la llama de sus funciones. Aún así, las dos especies domésticas (la alpaca y la llama) siguen desempeñando un papel importante en la economía de subsistencia de los pueblos remotos de los Andes. En estas zonas, se crían por la lana, la carne y la piel.
Una Llama de paseo en New York
EL DATO
La Llama es el símbolo patrio boliviano que representa al reino animal o fauna autóctona de Bolivia y se encuentra representada en el Escudo de Bolivia. También aparecía en el primer escudo del Perú de 1820, si bien luego se cambió por una vicuña. Cabe destacar que la llama también está presente en el escudo comunal de la ciudad chilena de Calama.
Se han descrito dos razas de llama: la chaku, la más corriente, con la lana bastante larga y la ccara, de pelaje muy corto.
Las famosas llamitas del Machu Picchu
Los cruces entre llama y vicuña efectuados en el sur de Perú han producido híbridos con el tamaño de la llama o de la alpaca y el color rojizo de la vicuña. También se puede cruzar con el guanaco y producir híbridos fértiles llamados guacollamas.
Las Llamas pueden soportar entre 23 y 34 kilogramos y recorrer con ese peso hasta 32 kilómetros en un solo día.
¡No olvidemos que la llama es nuestra!
VÍDEO (Graciosos comercial argentino con Llamas)
    


Anuncios:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :