NOTICIAS. Nelly Munguía: la voz del Sara Sara ha fallecido


Fue venerada en vida por sus fieles seguidores, y ahora que no está entre nosotros, su canto se mantendrá, férreo, en nuestros corazones. La gran Nelly Munguía ha partido en el silencio de la noche con su huérfano pajarillo.

Nelly Munguía San Miguel era considerada como la más alta exponente peruana de la música andina y conocida en el mundo del folclor como el “Alma del Sara Sara”. Falleció el lunes en la ciudad de San Francisco, Estados Unidos, donde residía en los últimos años.
El canto lo llevó dentro de sí toda su vida. Se inició muy niña, en el coro infantil de la iglesia de Desamparados, en el distrito de Breña, en Lima. Ella, nacida en el distrito de Corculla, antes provincia de Parinacochas (hoy Paucar del Sara Sara) había emigrado cuando tenía dos años de edad hacia la gran capital, con sus padres y hermanos.
Poco a poco su oído infantil empezó a conocer la música que los ayacuchanos tocaban y cantaban en el local institucional de los hijos de Parinacochas y por las ondas radiales. De adolescente integró un grupo de danza, mas el canto la ganó y empezó a interpretar huaynos de Huancayo y las incomparables mulizas.
Su voz dio renombre a temas ayacuchanos como Huérfano pajarillo y el yaraví Al silencio de la noche, así como el mítico Adiós pueblo de Ayacucho. Y cuando decidió interpretar canciones en quechua, le agregó a su arte una especial particularidad que la hizo más entrañable.
Realizó múltiples conciertos en escenarios nacionales e internacionales. Grabó junto a notables artistas como Manuelcha Prado, Víctor Angulo, Javier Echecopar, Oscar Figueroa y otros. En 1993 ofreció un concierto acompañada por la Orquesta Sinfónica Nacional, que dirigió el maestro Armando Guevara Ochoa.
Supo asociar su talento interpretativo musical con sus actividades en defensa del ecosistema andino. Fundó la asociación ecológica Canto Vivo. Con esa nueva visión organizó en Pilcomayo, Huancayo, el primer Plantamonte: un recurso que utilizó para persuadir a sus paisanos a cambiar la costumbre de las populares yunsas o cortamontes. Su lema fue: “Si talas un árbol para tu diversión, planta muchos para la vida”.
Sus restos, apenas lleguen al Perú,  serán velados en el Ministerio de Cultura.
Fuente: Ministerio de Cultura.
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :