6 ene. 2015

CULTURA; ¿Por qué tus hijos deberían aprender a bailar marinera?


Si estás pensando en inscribir a tus pequeños en clases de danza, conoce algunos aspectos que esta práctica les ayudará a desarrollar.

En Trujillo, en cada nueva edición del Concurso Nacional de Marinera en el que cientos de niños, jóvenes y adultos participan para convertirse en los mejores del país, los que se llevan las palmas son sin duda los niños, que desde los cinco años engalanan el concurso con su talento y demuestran que para la bailar no hay edad.
BENEFICIOS A CORTA EDAD
Un primer beneficio es que la danza mantiene a tus hijos sanos pues les permite realizar actividad física de forma divertida. Además, los ayudará a incrementar su flexibilidad, a coordinar mejor sus movimientos, incrementar su equilibrio y a corregir la postura.
Junto al desarrollo físico, el baile también proporciona a los niños la capacidad de superar la timidez y establecer nuevas relaciones con otros niños. Ellos podrán aprender a trabajar en equipo al bailar en pareja o en grupo y los ayudará a vencer el miedo a desenvolverse frente a un público.
Al aprender una nueva habilidad como la danza, los pequeños mejoran su autoestima. Cuando se ajustan a las nuevas posturas que el baile requiere, el niño empieza a conectarse más con su cuerpo y a sentirse cómodo con él incrementando. Del mismo modo, se sienten más capaces de aceptar más retos pues, al hacer aprendido pasos nuevos, se sienten orgullosos de su talento y de sí mismos.
La danza no solo se relaciona con el desarrollo artístico sino también con el académico. Al aprender rutinas completas de baile, los pequeños trabajan el hemisferio del cerebro encargado de la memoria y la creatividad. Lo mismo ocurre con su capacidad musical pues mejoran su sentido del ritmo y el oído.
Finalmente, si tus niños practican alguna danza típica de nuestro país, esto les ayudará a sentirse más conectados con su cultura y podría llevarlos a interesarse en otros bailes similares.
El baile se convierte así en una herramienta para crear en ellos una conciencia cultural.
Fuente: Revista Viú
Patrocinado por.