27 feb. 2015

NOTICIAS: Mujeres cusqueñas presentaron una acción de amparo contra "La Paisana Jacinta"


Las mujeres del Cusco dijeron "¡Basta!" a la paisana Jacinta. Exigen también que se retiren de Youtube los videos

Por Clotilde Florez Vásquez, APORVIDHA
El día 05 de noviembre en horas de la mañana se presentó en mesa de partes de la Corte Superior de Justicia del Cusco la demanda de amparo contra el canal Frecuencia Latina, por la emisión del programa “La Paisana Jacinta”. Esta acción fue realizada por mujeres representantes de distintas organizaciones de mujeres campesinas del Cusco, como La Asociación por la Dignidad y Derechos de las Mujeres- Canchis, la Escuela de mujeres Micaela Bastidas- Espinar, la red de Mujeres Canchis, con la asesoría de la Asociación por la Vida y la Dignidad Humana “APORVIDHA” y elInstituto de Defensa Legal - IDL, además del respaldo de las instituciones que conforman la Coordinadora Interinstitucional Post CVR del Cusco.
Esta demanda fue presentada en atención a la omisión que hace el canal demandado, de los constantes reclamos que se ha hecho ante el mismo para que dejase de emitir el programa; debido a que éste ha ridiculizado y estigmatizado a la mujer del ande peruano; generando un estereotipo equivocado que ha fomentado la discriminación hacia mujeres del sector andino, en especial a quienes pertenecen a comunidades campesinas de la sierra peruana.
“Que el cómico venga y me muestre qué mujer andina camina con las piernas chuecas y la falda mal puesta”, manifestó Cecilia Paniura, una de las demandantes y presidenta de la Asociación por la Dignidad y Derechos de las Mujeres de Canchis, ante los medios de comunicación locales, en referencia a la caracterización “humorística” que hace el actor Jorge Benavides. Lo dicho por Cecilia Paniura es muestra de la indignación que se tiene ante el programa, y que ha llegado al punto en que se ha tenido que acudir ante el órgano jurisdiccional.
El pasado mes de agosto, Frecuencia Latina retiró a la “Paisana Jacinta” de su programación regular. Esto, a raíz de la calificación de “ofensivo por reforzar estereotipos negativos y racistas” que recibió de parte del Comité para la eliminación de discriminación racial de la ONU. Sin embargo, que el programa haya sido sacado del itinerario oficial y publicitado no significó que se dejara de transmitir por completo, ya que el canal continuó emitiendo los capítulos de la “Paisana Jacinta” en horarios dispersos e irregulares que solían difundirse, y posiblemente siguen coincidiendo con los espacios libres que quedan luego de la transmisión de algún evento deportivo o programa especial. De esta manera, se entiende que en realidad no hay una intención sincera de parte del canal en atender a los reclamos de las mujeres del ande peruano quienes, a través de varias organizaciones e instancias, han intentado detener la vulneración de sus derechos tanto a nivel individual como a nivel colectivo poblacional.
Así, por medio de esta demanda, las mujeres campesinas del Cusco buscan que el Poder Judicial se pronuncie a favor de la protección de los derechos afectados de las mujeres del ande peruano; y con ello que Frecuencia Latina pida disculpas públicas por haber mostrado una imagen tergiversada y vulgar de la mujer del ande.

Contrario a lo que una parte de la población podría pensar, esta demanda no agravia en ningún momento el derecho a la libertad de expresión en la que se fundamente todo el trabajo de los medios de comunicación y los programas que estos producen. Por el contrario, se busca que el ejercicio del mencionado derecho no sea abusivo ni atente contra terceros, como debe ser en un Estado de Derecho.
La demanda tampoco busca censurar prima facie el programa “La Paisana Jacinta”, sino, que éste cumpla con los objetivos y principios establecidos en la ley de radio y televisión y así no lesionar el derecho de las mujeres y fomentar la cultura y la educación mediante los medios de comunicación, cosa que lamentablemente en nuestro país ha ocurrido de forma contraria.
Un programa, que amparado en el humor denigra a un sector de la población, solo perjudica al desarrollo social que tienen las personas que lo conforman, crea segregación entre ellos mismos y también genera muchos conflictos. Se puede hacer humor sin llegar a los extremos que ha llegado “La Paisana” y su anterior compañero “El negro mama”. Para esto, el canal y su producción tienen diversas alternativas sin la necesidad de abusar el  uso del doble sentido sexual, altamente recurrente en el programa de “La Paisana”, ni extralimitarse en la transmisión de contenidos y diálogos poco adecuados para el horario de protección al menor; el que por cierto se ha transformado en un mero recuerdo de que alguna vez se intentó cautelar la integridad sicológica de los niños y adolescentes. Por ello, de no lograrse que el canal cambie o reformule el programa, se pide como último recurso la cancelación definitiva del programa así como la eliminación de los videos contenidos en la plataforma de videos Youtube donde el programa cuestionado crea los mismos efectos socialmente nocivos (pero a escala superior).
Es en ese sentido que los argumentos de la demanda presentada están fundados en el derecho a la dignidad humana, la igualdad y el derecho a la no discriminación, el derecho al honor, la buena reputación; y el derecho de los niños y adolescentes a desarrollarse adecuadamente.
Una warmi andina es así, puede mover montañas en una carretilla.
Ante esta acción era de esperarse una reacción mediática en la región del Cusco, lo que se tradujo en un respaldo a la demanda por gran parte de la población. No solo hubo apoyo de las distintas organizaciones de mujeres quienes aplaudieron el accionar de las demandantes, sino también por los medios de comunicación locales quienes consideran también que el programa de la “Paisana Jacinta” ha creado un estereotipo en desmedro de la imagen de la mujer andina y que, además, el accionar del canal que lo transmite va en contra de los principios y objetivos de los medios de comunicación en nuestro país.
No estamos, pues, ante un grupo reducido de personas que exageran una reacción ante un programa “cómico”. Estamos frente a un grupo extenso y diverso que se ha visto afectado de muchas formas, y que cansado de ser agredido en sus derechos (además de no ser atendidos en sus reclamos), ha decidido acudir al órgano jurisdiccional a fin de que el Estado cumpla con lo establecido en la Constitución, y salvaguarde así el derecho que les corresponde.

Anuncios: