23 mar. 2015

LA COLUMNA DEL AUTOR: El Tawantinsuyo, he aquí nuestra madre patria


El hombre es como una planta; es del suelo de donde nació, y su ser se forma del agua, del aire, de la tierra y de los sonidos de ese suelo. Entonces pues; somos de esta tierra que antaño tuvo por nombre TAWANTINSUYO.

Por Félix Rodri
Hace siglos atrás, valientes y sabios guerreros de esta parte del mundo unificaron a las pequeñas naciones y crearon una sola, una como nunca jamás se ha visto. Lo llamaron TAWANTINSUYO (nación conformada por cuatro grupos). Aunque más tarde llegaron hombres extraños sin moral ni conciencia, llenos de enfermedades,  codicia  y ambiciones desmedidas, quienes en nombre de una religión falaz la menguaron y la destruyeron hasta casi desaparecerla. Esa madre patria agonizó muchas décadas mientras muchos de sus hijos,  dignos herederos de sus tierras y su cultura, lucharon incansablemente por tratar de recuperarla. Pero quizás los designios de su destino ya estaban escritos y así pereció al filo de las espadas, la pólvora y la cruz.
Hermosas jóvenes tawantinsuyanas
Pero ¿Qué hacemos cuando una madre fallece? ¿Acaso no la tenemos presente a cada instante de nuestras vidas? ¿Acaso no la rememoramos en esas ocasiones especiales? Aun de muerta ¿Acaso no está presente en algún recodo de nuestro ser, en alguna particularidad de nuestra piel, de nuestro hablar o nuestra forma de pensar y ver el mundo? Entonces ¿por qué hay quienes insisten neciamente en que esa madre patria ya murió, que ya no existe y que por tanto ya no se le debe mencionar en nuestro hablar cotidiano? Quienes refutan afirman con orgullo que nuestra madre patria es España ¿España? Pregunto yo ¿Esa que sació su sed con sangre, sudor y lágrimas de nuestros abuelos? ¿Esa que mancilló, humilló, destruyó a sus anchas a nuestra gente, a su espíritu  y a su cultura? ¡Me niego rotundamente!


El hombre es como una planta; es del suelo de donde nació, y su ser se forma del agua, del aire, de la tierra y de los sonidos de ese suelo. Entonces pues; somos de esta tierra que antaño tuvo por nombre TAWANTINSUYO.
A todos ellos le digo: que el TAWANTINSUYO, nuestra madre patria, está viva, hoy más que nunca,  en cada corazón, en cada mente de un quechuahablante, en cada piedra de sus santuarios, en cada centímetro de sus caminos, en cada mano que alza su bandera, en cada boca que grita ¡Soy tawantinsuyano!
El Tawantinsuyo está vivo en cada mano que alza su wifala
A todos ellos les digo que es más posible que el TAWANTINSUYO renazca como nación en un futuro próximo, a que quede en el olvido, pues los limites de las naciones, y de esto es testigo la historia misma, no son perennes ni estáticos, van cambiando con los siglos de acuerdo a las circunstancias que tejen la voluntad de sus pueblos.

En estos tiempos vivimos ya la era del PACHAKUTY (el regreso del tiempo) ¿Pero qué tiempo regresara? El tiempo de nuestra madre patria, el TAWANTINSUYO; quien no ha notado eso realmente esta enceguecido por el lodazal infesto de mentiras, que han creado los medios que engañan para salvaguardar sus intereses particulares de dominio y de esclavitud. Quien no ha notado eso, tristemente,  está viviendo una quimera.
¡Abran los ojos  hijos del TAWANTINSUYO, hijos de la PACHA MAMA!  Que nuestro tiempo ha llegado ya.  Se avizoran esplendorosos nuevos amaneceres. Alcemos nuestras wifalas (banderas) y gritemos a viva voz ¡KAWSACHUN TAWANTINSUYO! Y que no haya nada ni nadie que calle esa voz telúrica, porque es la misma voz de la madre patria nuestro TAWANTINSUYO, porque es la misma voz de la pacha mama, porque es la misma voz de los apus. 

Chayllam (eso es todo).

Puedes seguir al autor en facebook aquí.

Anuncios:

1 comentario :

Andres Bellido dijo...

Es cierto que el pasado de nuestra nación- no solo el Tahuantisuyo- si no las culturas mas antiguas tuvieron una etapa gloriosa, grandiosa y admirable progreso y nos dejaron un inmenso e incomparable legado; pero de ahi a que vuelva a surgir o resurgir el Tahuantisuyo, es una verdadera quimera o utopia. Que debemos honrar,rescatar lo rescatable de nuestro pasado historico y conservarlo para las futuras generaciones, pero el futuro Tahuantisuyo jamas seria ya el Tahuantisuyo de hace mas de medio siglo.Hoy ya no existen esos grandes hombres que construyeron el Machupikchu, Sacsayhuaman y otros Esta generacion nuestra y la que vendra esta cada vez mas corrupta y vacia de valores que guiaban el destino de las grandes culturas del antiguo Peru. Y si hicieran grandes y fabulosas obras como nuestros antepasados, ya no aplicarian la misma tecnica que utilizaron ellos. Ya no habria el Ayni ni la Minka porque sencillamente como ya no contamos con valores humanos de aquellos tiempos, no funcionaria. Si tu le hicieras el ayni a un vecino actual, es posible que no te lo devuelva y ya dejaria de ser ayni. Lo pasado ya no vuelve. Podemos emular en algo d elo que fue antes , pero ya no será igual jamas