17 mar. 2015

LA ENTREVISTA: Alicia Maguiña, gran intérprete y extraordinaria cantautora de fina sensibilidad


Veinte años después, Alicia Maguiña rememora los entretelones del disco concebido en 1995 junto a Óscar Avilés y anuncia sus nuevos proyectos.

Por Omar Huamán
Desde que inició su carrera artística, Alicia Maguiña se preocupó por rescatar las expresiones más genuinas del Perú, tanto de la costa como de la sierra. Sus composiciones fueron llevadas al disco por intérpretes nacionales de la talla de Edith Barr, Los Embajadores Criollos y Eva Ayllón, mientras que en el extranjero se rindieron ante su talento Olga Guillot, Daniel Santos y Mercedes Sosa. Aquí, Maguiña ahonda acerca de su legendaria dupla creativa junto a Óscar Avilés, el “fracaso” de la fusión, y sus próximos proyectos.
–Esta producción le permitió volver al mundo del disco tras 14 años de ausencia en una sala de grabación, ¿a qué se debió ese silencio musical?
–Se debió a una fuerte depresión ansiosa que sufrí a raíz de vivencias, pero que no me impidieron hacer conciertos. Por otro lado, las disqueras quebraron y si quería realizar alguna producción, debía contar con recursos para poder llevarla a cabo.
–¿De quién surgió la idea de llevar a cabo el CD Juntos?
–Fue iniciativa mía. A mediados de 1994 busqué a Óscar, le propuse la idea y al poco tiempo nos volcamos a la realización del CD. Se trató de un sueño hecho realidad, pues siempre seguí su trabajo musical y soy consciente de su importancia para nuestra cultura.
–¿Qué diferenció a esta producción de otros trabajos musicales realizados anteriormente?
–En trabajos anteriores interpretaba mis temas en tonalidades altas, pero Óscar conocía mi verdadero registro y me sugirió que bajara mis tonos. Gracias a sus recomendaciones se obtuvo como resultado un canto dulce, libre y sincero. Mis canciones ganaron mucho en expresividad.
–De las 19 interpretaciones que realizaron para este CD, ¿con cuál se queda?
–Me quedo con todas, pues son diferentes géneros y no puedo comparar un vals con un tondero o una marinera limeña. Es una síntesis de mi carrera, en donde incluí valses clásicos como “Viva el Perú y sereno”, “Indio” y “Recordando a mi padre”. Por el lado de la marinera limeña le canto a Bartola y Valentina. En las marineras y en los tonderos nos acompañó “Canano” Barrenechea, uno de los mejores cajoneadores que he escuchado.

–¿Cómo definiría a don Óscar Avilés?
–Es un iluminado. A mi entender, Óscar es la guitarra del Perú.
–Una faceta poco conocida de su trabajo es el haber incluido canciones de otros compositores en su repertorio.
–Efectivamente, lo hice desde mi primer disco. Siempre he pensado en los otros compositores que valen y no tienen el espacio para difundir su trabajo. He puesto en valor páginas de Felipe Pinglo, Alberto Condemarín, Luis Abelardo Núñez, Lorenzo Humberto Sotomayor, entre otros.
–Una de sus composiciones emblemáticas es “Viva el Perú y sereno”, ¿en qué se inspiró para componer este tema?
–Es uno de mis primeros valses y lo compuse a partir de la lectura de las Tradiciones Peruanas de Ricardo Palma y en él evoco a los pregoneros de la Lima antigua. Le tengo mucho cariño, pues me ha brindado satisfacciones y se ha convertido en un clásico de la música criolla. Este tema dio la vuelta al mundo en las voces de Los Panchos y Nati Mistral.
–En los últimos tiempos ha surgido un grupo de jóvenes que unen la música criolla con ritmos extranjeros, generando la fusión, ¿cuál es su opinión sobre este movimiento musical?
–Personalmente no me encuentro de acuerdo y la fusión no ha funcionado porque tratan de que la canción peruana suene gringa, quitándole su sabor y esencia. Ellos no han conocido la evolución de nuestro vals, razón por la cual no pueden transformar aquello que no conocen. El mejor ejemplo del fracaso de esta tendencia lo puede observar cuando viaja en taxi al mediodía, casi siempre escuchará a los criollos tradicionales y difícilmente encontrará algo relacionado a la fusión.
–¿Cuál sería su definición ideal de fusión?
–Como se da hasta ahora, es como comer cebiche combinado con manjar blanco en vez de limón.
–¿En qué proyectos se encuentra actualmente?
–He terminado el libro que me encomendó la Universidad de San Martín de Porres, el cual llevará por título La vida entre cantos y estoy produciendo un CD en el que rescato marineras limeñas antiguas, así como tonderos que no se han escuchado. Todos los sábados y domingos me pueden escuchar a través de “La Hora de Alicia Maguiña” en Radio Nacional, donde difundo las expresiones de nuestra música costeña y andina. Eso me hace feliz.
Maguiña se ha dedicado al estudio de la música peruana, revalorizando géneros como el tondero y la marinera limeña.
Foto: Oscar Medrano
Fuente: http://www.caretas.com.pe/

Anuncios: