25 ago. 2015

PERUANOS ILUSTRES: 25 de agosto de 1887, se recuerda el fallecimiento de Pedro Pablo Atusparia


Legendario líder de la rebelión indígena que tuvo lugar en Huaraz en el año 1885, en el contexto de la guerra civil entre caceristas e iglesistas. Fue hecho prisionero y rehabilitado luego por el gobierno de Cáceres, poco después tuvo una extraña muerte.

Pedro Pablo Atusparia fue un campesino analfabeto, como lo era todo campesino en el Huaraz de mediados del siglo XIX. Nació en Huaraz un 29 de junio de 1840 y falleció en Huaraz el 25 de agosto de 1887 a los 47 años. Sobre su infancia y juventud se sabe muy poco. El historiador Augusto Alba Herrera señala que probablemente la pasó "entre los campos de Marián y Huaraz". Aprendió a firmar cuando estaba convaleciente luego de la revolución.
La rebelión
La rebelión de Atusparia, cuyo centro estuvo en Huaráz (Callejón de Huaylas), redactó un memorial contra los desmanes del prefecto Francisco Noriega quien, manejando arbitrariamente las rentas de la localidad, varió los documentos de los impuestos locales con afán de lucro personal. Asimismo, hizo a los indios trabajar arbitraria y rudamente reimplantando un servicio personal. Finalmente, lo que hizo estallar la sublevación, fue el intento del prefecto en restablecer el tributo indígena.

Todos los alcaldes e indios protestaron, sin embargo, Atusparia fue apresado y torturado para que declarara quién había escrito el memorial. De este modo, 40 alcaldes de indios se negaron a recaudar las contribuciones y fueron a reclamar por la libertad de Atusparia. En este incidente, el prefecto ordenó que se les humillara cortándoles los cabellos, su señal de autoridad y dignidad.
Irritados los alcaldes, ordenaron a sus indios atacar a las autoridades abusivas y lograr la libertad de Atusparia. Armados con piedras, machetes, picas y alrededor de 300 fusiles que habían robado al ejército chileno durante la guerra, los indios tomaron Huaraz el 1 de marzo de 1885. Asaltaron diversos establecimientos comerciales, principalmente de asiáticos, y en la noche aparecieron fogatas en los cerros. La rebelión se extendió a los pueblos aledaños. La situación duró dos meses hasta que desde Lima se mandó la expedición del coronel José Iraola.
Monumento a Atusparia en la plaza mayor de Huaraz.
LLa expedición fue en un principio derrotada por un indio al que llamaban "Ushcu Pedro", presunto minero y lugarteniente de Atusparia. Sin embargo, reorganizada avanzó nuevamente desconcertando a los rebeldes e Iraola capturó Yungay. Luego las tropas de Iraola fueron dominando a los rebeldes hasta tomar Huaráz. En uno de los enfrentamientos murió el escritor Montescruque quien redactó un periódico llamado "El Sol de los Incas", donde se habrían propalado ideas caceristas, socialistas y neoincas.

El 2 de marzo, al conocerse el ultraje a sus alcaldes, los campesinos de Unchus y Marián reaccionaron violentamente. Se dirigieron a la prefectura para reclamar pero fueron recibidos a tiros por los gendarmes y los soldados del Batallón “Artesanos de Huarás”.
El 3 de marzo de 1885, los campesinos de los caseríos de Huarás invadieron la ciudad a sangre y fuego, asesinaron a 180 gendarmes y soldados del Batallón “Artesanos” y se apoderaron de la ciudad.
El mando supremo, quedó en manos de Pedro Pablo Atusparia, Alcalde Pedáneo de los caseríos del Distrito de Independencia. Atusparia demostró rápidamente que tenía cualidades de líder. No dejó que la soberbia se le suba a la cabeza y planificó una alianza con los opositores al gobierno de Iglesias, mientras se contactaba con más dirigentes campesinos a lo largo y ancho del Callejón de Huaylas. Fruto de esa idea fue el nombramiento del abogado cacerista Manuel Mosquera como nuevo Prefecto el día 5 de marzo. Atusparia se reservó el título de “Delegado de la Prefectura”, pero la autoridad la imponía él.
Atusparia fue reconocido como líder hasta que fue herido y apresado. No obstante, de regreso a Huaraz la leyenda dice que fue envenenado durante un agasajo que le ofrecieron los mismos alcaldes de indios, pero historiadores serios y probos como Manuel Reina Loli y Augusto Alba Herrera señalan que la causa de su muerte fue el tifus, pues una epidemia de este mal asoló Unchus y Marián en ese año.
Fuente: Blog de Juan Luis Orrego Penagos – www.es.wikipedia.org

Anuncios: