29 ene. 2016

ARQUEOLOGÍA: Un antiguo misterio inca a punto de revelarse


Un nuevo lote de quipus  hallados en Incahuasi ilumina su posible significado. Los cordeles anudados, usados como sistemas de contabilidad por nuestros antepasados, al fin podrían ser descifrados.

Entre las ruinas de una ciudad desaparecida hace siglos, los arqueólogos han efectuado un descubrimiento que podría develar uno de los misterios más tenaces del antiguo Perú: cómo interpretar los registros de cordeles con nudos, conocidos como quipus, llevados por los incas.
En el sitio llamado Incahuasi, ubicado unos 160 kilómetros al sur de Lima, los investigadores encontraron por primera vez varios quipus en el lugar donde se los utilizaba: un depósito de productos agrícolas en el que aparentemente se los usaba como libros de contabilidad para registrar la cantidad de maní, pimientos, porotos (frijoles), maíz.
Anteriormente los arqueólogos sólo habían encontrado quipus en las tumbas, enterrados junto con quienes los creaban y usaban.
Los quipus están hechos de una serie de cordeles de algodón o lana que cuelgan de un cordón principal. Cada cordel puede tener varios nudos cuyo tipo y ubicación tiene un significado. El color de las hebras que conforman el cordel y la forma en que aquellas se entrelazan también pueden ser parte del sistema de almacenamiento y transmisión de información de los quipus.
Los nudos representan números y la relación entre los nudos y los cordeles puede representar operaciones matemáticas como sumas o restas. Pero los investigadores no han podido descifrar los posibles significantes no numéricos de los quipus y, en consecuencia, no pueden leer las palabras o frases no matemáticas.
Ahora, al compararlos con otros en una gran base de datos, los investigadores de Incahuasi esperan poder descubrir si los quipus hallados con los maníes contienen un color, un nudo u otro significante de “maní”.
Por ahora, los 29 quipus de Incahuasi, que tienen unos 500 años de antigüedad, se guardan en una modesta casa de un barrio residencial de Lima, junto con una serie de objetos encontrados en otras excavaciones, entre los que se cuentan dos momias (de un niño y un perro), bolsas de huesos humanos, docenas de frágiles textiles enrollados entre capas de papel y numerosos potes reconstruidos a partir de fragmentos.
Los quipus de Incahuasi al parecer servían para contar porotos (frijoles). Pero documentos de la era colonial indican que, tanto en el período prehispánico como en el colonial, los quipus tenían muchos otros usos además de la contabilidad, como el de llevar información sobre el calendario y relatar narraciones históricas. En casos de disputas por tierras, los usaban para justificar el derecho a la propiedad.
Fuente: www.clarin.com

Anuncios:
--------------------------------------------