22 mar. 2016

ARQUEOLOGÍA: La papa, un alimento milenario que nos legaron nuestros ancestros


Luego de descubrir cuatro momias en una cueva en Tres Ventanas (Huarochirí), los investigadores encontraron restos de papas de más de 10 000 años de antigüedad.

Un nuevo estudio realizado sobre cuatro antiguas momias de entre hace 8.000 y 10.000 años procedentes de las cuevas naturales de Tres Ventanas, en Perú, puede ayudar a los investigadores a conocer mejor a estas gentes, que cultivaban papa y maíz y domesticaban animales en torno a la misma época que los agricultores de Egipto y Mesopotamia.

Los tubérculos fueron el principal sustento de los antiguos habitantes americanos, principalmente de América del Sur. En esta parte del mundo crecen alrededor de 200 alimentos que son los más comunes del mundo como el tomate, los frejoles, el cacao, el arroz, el maíz, entre otros.
Estos tubérculos fueron domesticados por el hombre hace más de 10 000 años
Todos los alimentos mencionados fueron domesticados por el hombre hace más de 10 000 años, algo que sorprende a los científicos por el hecho de que no tenían suficientes conocimientos en cuenta al tratamiento de plantas.
Lo que los científicos han aprendido sobre las momias de Tres Ventanas está detallado en un nuevo estudio dirigido por expertos médicos y arqueólogos. Los autores, encabezados por L. Samuel Wann de la Fundación para la Paleocardiología perteneciente al Servicio de Atención Médica de Columbia St. Mary  en la ciudad estadounidense de Milwaukee, han escrito:
“Pensamos que las momias de Tres Ventanas, en Perú, se encuentran entre las más antiguas cuya existencia conocemos… Se ha realizado una evaluación preliminar del potencial de estas momias para su uso en futuras investigaciones de otros restos momificados. Aunque la cueva de Tres Ventanas y sus cuatro momias fueron exploradas y más tarde excavadas por Frederic Engel en 1966-67… la importancia de tanto los restos físicos hallados como el contexto en el que fueron descubiertos sólo ha salido a la luz hace unos pocos años. Lo más importante es el examen paleopatológico de estos restos ya que estas momias se encontraban en una región de alta montaña de Perú en la que la adaptación a la reducida presión parcial de oxígeno es un componente clave a la hora de ampliar nuestra comprensión de la diversidad humana en las poblaciones del pasado.”
La Cueva de las Tres Ventanas, Huarochirì.
En 1966 Bernardino Ojeda se había perdido durante una expedición arqueológica en una zona montañosa cercana a la costa en la region de Chilca, en Perú, cuando se encontró con la cueva. El valle fértil del río Chilca, cuyas aguas se originan en los glaciares de la región y desemboca en el Pacífico, lleva siendo habitado desde hace unos 10.000 años. Ojeda y Engel exploraron la cueva de Tres Ventanas y hallaron pruebas de la presencia humana de un clan de cazadores-recolectores cuya antigüedad se calculó en unos 10.000 años. Estas momias, por tanto, se remontan quizás a las épocas más tempranas de los primeros pobladores del Perú.
Hace 20 000 años atrás, el hombre era nómade y solo cazaba, pescaba y recolectaba vegetales para sobrevivir. Ellos no vivían solos, ya que también habitaban mamuts y dientes de sables.
Algunas evidencias destacan que hace 13 000 años los antiguos aldeanos utilizaban el fuego y lo usaban para cocinar. Con esta evidencia se cree que el pueblo de Tres Ventanas fue el primer agricultor de América.
Cabe resaltar que nuestro país alberga a más de 2 500 tipos de papas, entre las que se encuentran la papa amarilla, peruanita, Yungay, canchán, entre  otras. Algunas investigaciones señalan que este tubérculo proviene de las orillas del lago Titicaca en Puno.
Las momias de Tres Ventanas se encuentran en el Museo Nacional de Antropología, Biodiversidad, Agricultura y Alimentación de Lima. El museo alberga una extraordinaria colección con “una rica y extensa exposición sobre los orígenes de la ocupación humana del Perú prehistórico, que incluye pruebas de domesticación animal y agricultura coetáneas a su desarrollo en otras civilizaciones como las de Mesopotamia y Egipto.” Las cuatro momias se conservan en una cápsula al vacío que las protege de un posible deterioro.
Fuente: www.ancient-origins.es – www.larepublica.pe
Anuncios: