26 abr. 2016

ARQUEOLOGÍA: Civilización Caral estaba adelantada 6 siglos a Europa y el resto de América de su época


Estudiosos se preguntan ¿cómo esta misteriosa civilización poseía tanto conocimiento hace 5,000 años? Y lo más sorprendente es que algunos de esos conocimientos perduraron hasta nuestros días.

La comunidad científica mundial no deja de sorprenderse con los avanzados conocimientos en agronomía, climatología, ingeniería, medicina y otras ciencias que poseían hace 5,000 años los antiguos peruanos que poblaron Caral, destacó la investigadora Ruth Shady.

Sostuvo que para elaborar calendarios agrícolas y pronosticar eventos climáticos se instalaron laboratorios que les permitieron determinar el inicio y término de las campañas de siembra y cosecha, así como los cambios que la naturaleza presenta a fin de adaptarse a ellos.
"En el campo del aprovechamiento de la energía y de la mecánica de fluidos, en Caral se aprovechó la fuerza del viento, conocido ahora como Principio de Venturi, canalizándolo a través de conductos subterráneos para tener temperaturas en fogones muy altos", remarcó.
Shady refirió que cuando este conocimiento fue analizado por físicos de Estados Unidos, estos se preguntaron cómo esta civilización sabía esto hace 5,000 años, cuando en Europa recién fue descubierto en 1740.
"En el ámbito de la farmacología, en Caral hemos encontrado que para dolencias, como los dolores de cabeza se aplicaba paquetes de sauce que contienen el principio activo de la aspirina. Ese conocimiento ancestral subsiste hasta hoy", anotó.
La investigadora de la civilización Caral resaltó que otro conocimiento que sigue sorprendiendo tiene que ver con la ingeniería civil, dado que se aplicó la sismo resistencia a las construcciones de hace 5,000 años.
"Todavía nos preguntamos cómo esos monumentos se mantienen estables después de 5,000 años. Ello responde a que al darse cuenta que vivían en un país sísmico, las edificaciones de Caral se diseñaron con tecnología sismo resistente. Ingenieros de Japón que han conocido este método constructivo lo han puesto a prueba y tras comprobar su eficacia, han dicho que lo van a utilizar en sus construcciones", manifestó.
Shady subrayó que en ingeniería hidráulica la civilización Caral creó la "amuna" o río subterráneo que lleva el agua a través de canales hasta lugares permeables geológicamente.
Explicó que con este método de irrigación, se "siembra el agua" y evita que se evapore. De esta forma, el agua se almacena naturalmente y puede ser aprovechada en puquios o manantiales a lo largo de una cuenca para asegurar la campaña agrícola y la supervivencia de la población.
"Un ingeniero belga que vio todo ese conocimiento dijo que los antiguos peruanos estaban adelantados en, por lo menos, seis siglos a Europa y el resto de América en conocimientos de ingeniería hidráulica, civil, estructural y agrícola", enfatizó.
Fuente: Andina
Anuncios:

4 comentarios :

OSCAR SIMON Ortiz dijo...

Debemos enorgullecernos de ser peruanos, mejorar nuestra formación, fijarnos objetivos y metas claras, organizarnos económica, social y políticamente y recuperar nuestra autoestima...

Omar Vega dijo...

Notable. Se trata de la primera civilización avanzada en Sudamérica.

Santiago Vásquez Díaz dijo...

Además de sentirse orgullosos deberiamos asumir que estos aportes CULTURALES construyen una base para recuperar nuestra dignidad como nación proyectada hacia el futuro. Hace unos días España celebraba el día de la "hispanidad" a costa de tantas humillaciones de ese entonces y consideró que desde ese entonces no hemos recuperado el sitial como cultura y nación. Tenemos un gran caudal oír el bien de nuestros hijos.

Isbel Gómez dijo...

Increible, estábamos adelantados seis siglos a Europa, y ahora somos un país subdesarrollado, que penita, esto es consecuencia de los traidores gobernantes que siempre hemos tenido, la historia de nuestro Perú no las han enseñado con mentiras la verdad es muy diferente. De nada sirve sentirnos orgullosos si no aprovechamos esos conocimientos y lo ponemos en práctica en nuestro país y no dejar que otros profesionales extranjeros se lleven toda esa sabiduría de nuestros ancestros.