7 may. 2016

ARQUEOLOGÍA: El enigma Chavín


Aun no todo está dicho sobre Chavín; el doctor John Rick, actual director del Proyecto Arqueológico Chavín de Huántar, realiza nuevas investigaciones.

Desde hace más de dos décadas, el doctor John Rick, actual director del Proyecto Arqueológico Chavín de Huántar, sigue investigando el mítico sitio. Uno de sus grandes aportes es haber develado la compleja estructura de los canales subterráneos de agua que cruzan, suben y bajan entre los laberintos de Chavín de Huántar.

La complejidad de los canales es impresionante. Tello sí advirtió esto y, luego, Lumbreras también pudo observar la existencia de estas galerías y canales. Ahora, con toda seguridad, podemos asegurar que en Chavín había un culto o varios cultos al agua. "Usaron el agua en diferentes formas”, afirma.
Rick realizó el levantamiento tridimensional del templo. En el 2012 encontraron un par de cabezas clavas, uno de los emblemas de la cultura Chavín. “En Chavín comenzamos en 1994. Vine la primera vez acompañando a Luis Lumbreras como invitado para las grabaciones de un programa especial de Discovery Channel sobre Chavín. Me quedé atrapado por el sitio y decidí ayudar a investigarlo”, señala. Desde entonces, Rick vive gran parte del año en Chavín y su trabajo ha aportado al conocimiento de este centro ceremonial prehispánico. nces, se le asignó el rol de “madre de la cultura peruana”.
Galerías
Otro aspecto fascinante son los estudios de arqueoacústica. En el 2008, se inició el Proyecto Arqueoacústico Chavín de Huántar, en colaboración con el Centro de Investigaciones Informáticas en Música y Acústica (CCRMA) y el área de Arqueología y Antropología de la Universidad de Stanford. “Cuando encontramos veinte pututos dentro de una galería subterránea, y todavía tocables, pudimos tener el sonido en su contexto original, en su contexto ritual, como si fuera una sacristía”, sostiene.
“Ahí fue que empezaron las indagaciones acústicas para saber cómo se comporta el sonido en estos espacios. ¿Había un diseño acústico en Chavín o los efectos eran casuales? Por eso nos pusimos a estudiar todo el perfil de secuencias acústicas”, añade.
Hay que precisar que en algunos sitios la resonancia es muy fuerte, mientras que en otros casi es nula porque las paredes literalmente “se comen el sonido".
“Pienso que ellos también manipularon estos ambientes para usar el sonido del agua. Es decir, podían predecir y diseñar condiciones acústicas para determinada faceta de sus ceremonias. Quizá porque el sonido no es cuestionable, es un todo”, observa el estudioso.
Se cree que estos sonidos imitan el rugido de un jaguar, felino que era considerado un animal sagrado por los de Chavín.
Además, Rick detalla que en el templo hubo un manejo de la iluminación interior con base en reflejos, usando espejos de antracita (carbón de piedra). Este mineral tiene la propiedad de proyectar la luz en diversas direcciones, según su ubicación, especialmente en determinadas épocas del año, como el solsticio de invierno, el 21 de junio. En esta fecha la antracita refleja los rayos del sol hacia el interior de la cavidad a fin de iluminar el ancestral lanzón de Chavín.
Una serpiente-felino-pájaro de Chawpin, Anqash, en representación de la 
unión total del espacio-tiempo y conciencia o del hanan pAtsa, kay patsa 
y el uku patsa, (c. 1400 a. C)
Poder y religión
“Chavín es un momento de transición entre los grupos igualitarios y las organizaciones que concentran el poder en pocas manos”, comenta.
Siguiendo los pasos de Tello, quien descubrió y estudió el sitio a inicios del siglo pasado, Rick manifiesta que el lugar es una caja de sorpresas.
“En Chavín me parece importante estudiar, además, cómo estas castas o clanes lograron persuadir al pueblo de que tenían un contacto divino, para constituirse en líderes. Y las ceremonias y rituales sirvieron para trascender más allá de lo temporal”, anota.
Está convencido de que había una marcada diferencia entre quién podía ingresar a los laberintos y quién no, para practicar el culto. “Pienso que, antes de morir, los sacerdotes sabían qué aspecto del culto podría ser creíble”, opina.
Estas élites prehispánicas estaban creando un mundo coherente con lo que se podría denominar dioses y fuerzas de la naturaleza, de manera singular en la cosmovisión andina.
Lo interesante es que en las excavaciones de Chavín se han hallado incluso restos del período lítico, lo cual le da una continuidad de alrededor de cinco mil años de historia mediante diversos grupos humanos que se asentaron en la zona. “Eso lo han ratificado las pesquisas al otro lado del río Mosna, en el sector denominado La Banda, y excavaciones por debajo de la plaza de Armas del actual pueblo de Chavín, donde existen vestigios significativos de poblaciones de dicha época”, afirma el destacado arqueólogo. (Nivardo Córdova Salinas)
Un pueblo colosal
Rick sabe que Chavín es aún un enigma por descubrir. “No me importa a dónde llego, sino importa en qué puedo ayudar a conocer el sitio y, además, ayudar en el entrenamiento de arqueólogos que después sean líderes en las investigaciones sobre Chavín de Huántar. Esta será mi mejor satisfacción porque aseguraremos la continuidad de los estudios de esta cultura. Lo que yo he hecho es poco para lo que se viene después”, afirma. Detalla que la cultura Chavín le atrae porque se trata de un pueblo colosal que marcó la historia de la civilización peruana. “Yo quisiera saber cómo estas élites (de Chavín) pudieron cimentar su credibilidad ante los gobernados, cómo lograron convencerlos de la validez del poder en manos de pocos, cómo lograron la confianza del pueblo para afianzar su sofisticada organización, mediante esos rituales y mensajes político-religiosos grabados en piedra”, advierte.
Datos
-1913 fue el año en que Julio C. Tello inició su trabajo arqueológico en la costa norte del Perú.
-Julio C. Tello, considerado el ‘Padre de la Arqueología peruana’, fue el descubridor y primer estudioso de la cultura Chavín –que posee una antigüedad de entre 3,200 y 3,500 años– y le asignó el rol de “madre de la cultura peruana”.
-“Lo interesante es que en las excavaciones de Chavín se han hallado incluso restos del período lítico”, o sea de hace cinco mil años atrás.
Fuente: Este artículo fue publicado en www.elperuano.com.pe
Anuncios: