26 may. 2016

GASTRONOMÍA: Platillo de 5.000 años aún se preserva en Perú


¿Sabía usted que dentro de nuestra variada y deliciosa gastronomía, el Perú cuenta con un platillo a base de pescado y que cuya receta data de hace más de 5.000 años?

Por Juan Limachi
Perú cuenta con un platillo tradicional que tiene más de 5.000 años de antigüedad y que se preserva en la costa norte, en la localidad de Huacho, una población ubicada cerca a los vestigios arqueológicos de Vichama, parte de la Civilización Caral.

El presidente de la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Huacho, Jonás García, recordó que el platillo conocido como "Charquicán", que significa en lengua quechua "carne secada al sol", tiene sus orígenes en los restos de peces y mariscos hallados en el complejo arqueológico.
García destacó que la gastronomía milenaria que tiene esta localidad norteña se sustenta en los 5.000 años de antigüedad de Caral, donde la comida principal era la anchoveta (pez) secada al sol, luego de ser salada previamente.
"Ahora hemos recuperado ese platillo emblemático, el Charquicán de anchoveta", subrayó durante una feria tradicional en Huacho donde se presentaron platillos típicos de esta región, situada a 130 kilómetros al sur de Lima.
García sostuvo que este alimento milenario tiene sus raíces en las costumbres alimenticias de los antiguos habitantes de la Civilización Caral, cuya herencia dejó construcciones piramidales y centros ceremoniales acompañados con ofrendas de alimentos como peces, mariscos y granos andinos.
"También hablamos de una autoridad en gastronomía de toda la América y eso se está dando en estos momentos", dijo el dirigente de la asociación, quien resaltó que el "Charquicán" también es uno de los alimentos más antiguos del continente americano.
Alejandro León Nieves, de la asociación, explicó que los historiadores han comprobado que el procesamiento del secado de peces ya se hacía en la Civilización Caral.
"Según los historiadores, nuestros antepasados comían ya este platillo hace más de 5.000 años y nos cuentan que los antiguos pobladores de esta región procesaban la anchoveta con las técnicas que aún se siguen usando", anotó.
Nieves indicó que la costumbre de secar alimentos y peces como la anchoveta es una actividad que aún se continúa practicando en algunas comunidades de pescadores tradicionales en la provincia de Huaura, a la que pertenece la población de Huacho.
"La conservación de los productos ya viene de hace miles de años en esta zona y gracias a esta conservación se tenía pescado para todo el año", expresó.
El experto en gastronomía Sixto Lo Say Yick afirmó que la feria gastronómica que se lleva a cabo en la ciudad de Huacho busca difundir el valor que tienen los platillos tradicionales, como el "Charquicán".
"Estamos apoyando todo lo que es gastronomía, que es bastante antigua", expresó durante un recorrido por la feria tradicional de esta localidad.
Lo Say Yick, un reconocido emprendedor gastronómico de Huacho, también destacó la herencia cultural que han heredado los peruanos de las antiguas culturas prehispánicas que se remontan a más de cinco milenios.
"El charquicán es un alimento prehispánico milenario de aproximadamente 5.000 años de antigüedad", subrayó al referirse a este alimento elaborado a base de anchoveta y papa andina.
También recordó que la tradición en este país no ha muerto, al explicar que en tiempos recientes era muy común observar en algunos cerros de la costa norte peruana el tendido de peces secados al sol brillando ante el sol con sus escamas plateadas.
"Antiguamente era muy tradicional ir caminando por la playa y ver en los cerros cómo se secaba el pescado de tal manera que podías ver cerritos plateados, blancos", dijo.
Lo Say Yick, uno de los impulsores de La feria gastronómica "Huacho mucho gusto", sustentó la antigua tradición cultural de esta localidad en la herencia de las culturas originarias que florecieron en este país.
"Nosotros tenemos una gastronomía muy antigua, que refleja que los peruanos hemos sabido comer y nosotros respetamos y queremos lo nuestro", subrayó.
Durante una visita a la Zona Arqueológica Monumental de Vichama, un conjunto monumental perteneciente a la Civilización Caral, el arqueólogo Aldemar Crispín explicó que los antiguos habitantes se alimentaban de peces secados al sol, similar al que aún se consume en localidades cercanas.
El experto enseñó durante el recorrido la activa práctica de pesca en esta antigua civilización y que quedó grabado en un alto relieve de sus construcciones con imágenes de peces y jóvenes pescadores danzando en un ritual ancestral.
Fuente: www.spanish.xinhuanet.com
Anuncios: