CULTURA: ¿Qué expresa el término “cholo”?


En los últimos años un nuevo panorama se ha ido dibujando en el cuadro de identidad nacional, en donde lo cholo es, cada vez más, sinónimo de progreso y de peruanidad.

Escribe: Félix Rodri
De acuerdo a la historiadora peruana María Rostworowski, el término cholo proviene de un vocablo mochica, lengua originaria de la costa noroeste del Perú, “cholu” que expresa 'muchacho, joven'. Posiblemente, afirmaba la historiadora, habiendo ingresado los primeros conquistadores españoles al Perú por la costa norte, "tal vez ellos por llamar a los chicos usaron cholu y de ahí pasó a cholo.". Por ello quedó registrado como un temprano mochiquismo del español con el significado de muchacho o muchacha de origen 'indio'.
Cabe destacar que la respeta historiadora se autodenominaba como “chola polaca”, dado a su ascendencia polaca por parte de su padre. Dedicó cincuenta años de su vida a estas investigaciones, lo cual no es cualquier cosa en comparación con otras teorías,
La primera referencia al uso en la lengua del término "cholo" aparece en Los Comentarios Reales de los Incas, del Inca Garcilaso de la Vega, escritor peruano, y publicada en 1609 y 1616. Aquí él hace una "suposición" al referirse al mencionado término y escribe "Al hijo de negro y de india, o de indio y de negra, dicen mulato y mulata. A los hijos de éstos llaman cholo; es vocablo de la isla de Barlovento; quiere decir perro, no de los castizos (raza pura), sino de los muy bellacos gozcones; y los españoles usan de él por infamia y vituperio.". Ciertamente, pero hay algo que debemos tomar muy en cuenta: casi todos los historiadores y estudiosos contemporáneos serios recomiendan que hay que tener mucho cuidado al citar a Garcilaso de la Vega, ya que se hallan demasiadas impresiones e inexactitudes en sus escritos, por tanto, tomar en cuenta sus escritos como única verdad histórica no es muy coherente, porque siempre estará en discusión cuanto de su obra cumbre es literatura y cuanto es historia.
Según otros sociólogos e historiadores, no es sino hasta avanzada la colonia que surge la denominación "cholo". De cualquier modo 200 años después en el siglo XVIII se usaba ya en todo el virreinato del Perú (que incluía también a Bolivia) para referirse a la población mestiza e indígena. Esta denominación persiste durante la República gobernada por criollos descendientes de españoles; así tenemos que en 1892 Ricardo Palma, de conocidas creencias racistas, lo usa sin restricciones refiriéndose a los indígenas a quienes consideraba de "inferior categoría"; en Ecuador Francisco Murillos Morla usa la palabra "cholo" como "indio de la costa", término usado hasta la actualidad.
Particularmente el Perú, donde su uso ha cambiado con el paso del tiempo, es un ejemplo de los cambios sociales y su consecuente reflejo en la lengua castellana. El término "cholo" se ha convertido progresivamente en un elemento unificador del Perú actual. Según varios especialistas en el tema, ha evolucionado y adquirido un carácter de gentilicio para la vasta mayoría de habitantes del país suramericano, que se identifican a sí mismos sin complejos, como "cholos". Este proceso se viene configurando como consecuencia del avance demográfico de la población inmigrante indígena proveniente de los Andes, tanto así que hoy artistas, políticos y deportistas lo usan como sobrenombre.

Por otro lado, el término “cholu” aún se usa en la actualidad como parte de la lengua quechua en la parte norte del Perú para referirse a los jóvenes y muchachos, términos como “ichik cholu” (muchacho pequeño) o “hatun cholu” (muchacho grande o el mayor). Esto sustenta la teoría presentada por la Historiadora María Rostworowski, probablemente este término muchik pasó a formar parte del quechua norteño o se usaba dicho término en ambas lenguas en tiempos precolombinos, pero lo cierto es y, de manera innegable, que este término existió en nuestras lenguas nativas y aun es usado en nuestros días en el hablar cotidiano del andino y, por supuesto, no se usa de ningún modo como expresión de racismo o de discriminación porque cuya palabra solo es uno más del vocabulario quechua. ¿Entonces porque Garcilaso escribiría tal "suposición"? Quizás su teoría es producto de su desconocimiento de la lengua quechua, como bien hace referencia en sus escritos el cronista Blas Valera.
Las páginas de nuestra historia, muchas veces, han sido injustos con el indiscutible valor humano y cultural que tiene el 'cholo', heredero directo de una cultura indomable. Simboliza la resistencia, al peruano pujante, al obrero, al trabajador, al progresista, sea en la cuidad o en el campo. Los cholos no viven de herencias, pero heredaron una gran cultura que causa gran admiración en el mundo, por eso siempre hay que mostrar orgullo y gratitud de ser andinos, de ser peruanos, de ser herederos de la cultura inca, de ser mestizos, de ser 'cholo'. No hay que olvidarse nunca que fueron los antepasados de los 'cholos' quienes construyeron una de las maravillas arquitectónicas del mundo moderno, nuestro Machu Picchu, fueron esos mismos antepasados quienes domesticaron y cultivaron la papa, la quinua y nos lo heredaron, fueron ellos también quienes construyeron caminos infinitos sobre los andes que hoy es Patrimonio de la Humanidad. Muchos no tuvieron y no tienen las posibilidades de educarse, pero cuando les llega esa oportunidad el cielo es el límite, prueba de ello son nuestros escritores, poetas, científicos, héroes,  historiadores, músicos y compositores, la gran mayoría provincianos y bien 'cholos'.
Por tanto, en la actualidad, el término “CHOLO” se ha convertido en una especie  de gentilicio peruano, como lo es “CHARRO” el de los mexicanos, o “GAUCHOS” el de los argentinos. Un gentilicio que se les dio primero a los nativos de la costa del antiguo Perú (Según María Rostworowski) y no al de la sierra, aunque más tarde se generalizo incluyendo a los mestizos.
Creo que, siendo el Perú considerado como un país andino y teniendo como base cultural a la cultura andina, es una madre patria que lleva polleras, por tanto; todo hijo que nace en su suelo y que posee identidad es “CHOLO”.
Al escribir este artículo mi intención no es excluir a nadie, más si no mi intención es unificar, ensalzar, engrandecer dicho término y usarlo para bien. Hay quienes sienten orgullo de ser ‘cholos’. Hay otros que prefieren ser llamados ‘indígenas’, y hay otros que solo prefieren ser llamados peruanos. No importa con cual término nos sintamos a gusto, lo importante aquí es sentirnos orgullosos de ser peruanos y, por supuesto, mostrando el respeto que se merece al peruano nativo, al ‘cholo’.
Hay que vivir el presente rescatando lo mejor que nos dejaron nuestros antepasados y mirando siempre el futuro, empeñándonos en escribir una historia mejor para las generaciones venideras. Desde ese concepto, hay que sentirnos agradecidos todos los andinos, mestizos, costeños y los que simplemente tiene un corazón “CHOLO”.
Anuncios:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :