24 jul. 2016

ARQUEOLOGÍA: El quipu de Caral


Con el hallazgo del quipu más antiguo, la historia de la humanidad tuvo que reescribirse. Con más de 4 mil 500 años de antigüedad el quipu de Caral demostró que las culturas preincas tenían un grado mucho más elevado de cultura del que jamás se pensó. 

El año 2005, un acontecimiento sorprendió al mundo: hallan un quipu en Caral. Sabemos que el quipu fue un registro contable, un medio de comunicación y probablemente un sistema de escritura, de los incas. Pero ahora… tenemos que reubicarlo en la historia.

El encontrarlo en Caral, hace suponer que se conoció 3,000 años a.c. y que civilizaciones posteriores como Chavín, Mochica, Paracas, Tiawanacu, Nasca, Chimú, Ichimay, Chancay, Chancas, Chinchas, Wari, se comunicaron utilizando este mismo medio. Pero como todo registro de información o escritura, debe contar con dos elementos: fonema (sonido) y grafía (signo) y el quipu es una grafía, contiene símbolos formados por sus tramas, colores, distancias, grosor y otros, tenemos que seguir buscando su fonema. Es impensable que un imperio como el Tawantinsuyo que dominó el extenso territorio desde Colombia hasta Argentina, incluyendo Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, que llegó a tener 12 millones de habitantes a quienes tenían que gobernar, administrar, educar ; es impensable, repito, que no tuviera escritura para intercambiar y perennizar su historia, sus conocimientos científicos, artísticos y tecnológicos (astronomía. matemática, arquitectura, física, química, agricultura, textilería, ganadería, artes (música, danza, folklore, literatura, artesanías diversas).
Los quipus son ramales de cuerdas, con nudos y varios colores, con los que los antiguos peruanos daban razón de las historias, noticias y de las cuentas. Según el arqueólogo Carlos Leiva (miembro del proyecto Caral), son una forma de registro igual de válida que la cuneiforme o jeroglífica usada por los mesopotamios o los egipcios.
La forma de registro más antigua conocida es la cuneiforme que data de 3 mil 500 años antes de Cristo. Solo habría mil años de diferencia –y no 4 mil 100 como se pensaba hasta hace poco– entre la forma de registro más antigua conocida y la más antigua encontrada en territorio peruano.
Aunque no se ha sometido la reliquia a una prueba de Carbono 14, se ha estudiado el contexto en el que fue hallado a través de una estratigrafía –estudio de la superposición de las capas naturales y de ocupación cultural que se van encontrando en la tierra al momento de hacer la excavasión– Esto ha permitido elaborar una cronología relativa que, debido a las características del sitio arqueológico, que no ha tenido una ocupación posterior al periodo arcaico, debería corresponder a la antigüedad supuesta.
Usos
 Números del 1 al 9 en el Quipu
El quipu fue básicamente un sistema de contabilidad por los funcionarios del Imperio Inca. Era usado como libro de escritura alfanumérica donde los números simbolizados en cada nudo representaban una consonante de la lengua quechua y, a su vez, tenían una equivalencia con los dibujos geométricos utilizados en cenefas textiles y en la alfarería, con lo cual ellos también se convierten en textos de escritura incaica. Se conoce sobre el uso contable, registro (censos, cosechas) y se ha investigado sobre su utilidad como sistema de representación lingüística y de memoria (historia, canciones y poemas).
Para Pablo Macera el quipu era el elemento matriz de la cultura inca y el poder del control político se debió en parte a que a través de ellos, pues podían llevar un cálculo de los pueblos que controlaban. Para el conteo existía también el uso de la yupana o ábaco inca, del cual se conoce su existencia por los cronistas, pero no su manejo específico, aunque hoy en día se ha adaptado como instrumento pedagógico, para enseñanza de las matemáticas en proyectos interculturales, en Perú, Bolivia, y Ecuador.
Algunos investigadores postulan que puede ser equivalente a la escritura por la posibilidad de lograr más de 8 millones de combinaciones usando los colores y las distancias entre los nudos ya las cuerdas. Algunas de las tradiciones orales han podido ser rescatadas mediante la “lectura” de los quipus por comunidades andinas muy alejadas.
Anuncios: