8 jul. 2016

OPINIÓN: El quechua a la conquista de la urbe


“Este vigor –del quechua- va a contracorriente del prejuicio de que el quechua es una lengua “muerta” o en proceso de extinción; de la creencia de que no sirve para traducir hechos o historias modernas y urbanas.”

El gobierno regional del Cusco ha tenido la iniciativa de doblar al quechua escenas de La era del hielo, La guerra de las galaxias, El rey león y El chavo del ocho. El traductor y encargado del doblaje es el miembro del proyecto Yachay Chasqui, Fernando Valencia. Escenas de ‘Sid’, de La era del hielo, dobladas al quechua, tuvieron en menos de 24 horas más de 50 mil vistas en YouTube y fueron compartidas más de 3 mil veces. Algo similar ocurre con los otros clips.

Este vigor va a contracorriente del prejuicio de que el quechua es una lengua “muerta” o en proceso de extinción; de la creencia de que no sirve para traducir hechos o historias modernas y urbanas. No obstante, como dice Carlos Garatea, lingüista de la PUCP, “no hay nada que no se pueda decir en una lengua; no hay lenguas menores”. Más de 500 años resistiendo le han dado al quechua, además, una fuerza particular.
Esta vitalidad se ve también en el intenso uso del Facebook de muchos hablantes quechuas, la gran mayoría probablemente bilingües. Una espectacular muestra también es el hip hop de Liberato (Ricardo Flores Carrasco), que canta en quechua con estrofas en español y palabras en inglés: “Con la cultura andina que siente mi alma”.
Lo que dicen estas manifestaciones –sobre todo urbanas, en este caso– es que la lengua es un derecho fundamental y forma parte de la identidad sustancial de las personas. Por eso, la deuda histórica del Perú con las lenguas originarias debe ser reparada. Como afirma Agustín Panizo, director de Lenguas Indígenas del Ministerio de Cultura, “se requieren políticas públicas que promuevan su uso, que busquen cambiar su estatus en la sociedad nacional y que garanticen los derechos lingüísticos de sus hablantes. Es una reforma cultural: de un Estado monocultural y monolingüe a un Estado multilingüe. Las personas deben ser atendidas en su lengua en la comisaría, en la escuela, en los hospitales…”.
Fuente: www.peru21.pe
Anuncios: