24 ago. 2016

CULTURA: El quechua y aymara son lenguas modernas


Desde nuestra concepción, las defendemos. Son, pues, lenguas modernas, similares a las del español, francés, italiano, portugués, alemán, ruso, chino, japonés, su uso y vigencia se ha generalizado no solo en Perú, sino en el mundo entero.

Nosotros somos los andinos descendientes de los mal llamados “indios”. Pese a ello, hoy en día, por intermedio de la Real Academia de la Lengua Española, se da a conocer en el Diccionario Oficial, dos acepciones y significados, que serán materia de comentarios futuros.

Las lenguas quechua y aymara son utilizadas desde ancestrales tiempos del incanato, sin merecer ningún reconocimiento, pero a decir de sus investigadores, tuvieron notable vigencia en la comunicación, perviviendo aún en la actualidad. Son diversas las opiniones e hipótesis sobre su origen y evolución, las defienden con creces en el entorno mundial, pese a que el fenómeno globalizador no se ha interesado todavía en ellas. Desde nuestra concepción, las defendemos. Son, pues, lenguas modernas, similares a las del español, francés, italiano, portugués, alemán, ruso, chino, japonés, etc., cuya vigencia data de los siglos XV y XVI, llegando a su máximo esplendor; luego de su evolución contigua a la formación de las lenguas al interior de cada una de las nacionalidades, hoy con mucho prestigio y tendiente al equilibrio entre las corrientes lingüísticas modernas. Estas han emergido como Lenguas Romances o Neolatinas, más la publicación de discursos literarios, en todo género y especie prestigiados.
Tal es así que las lenguas Quechua y Aymara, propios de territorios del Tahuantinsuyo, después de un ciclo progresivo de evolución similarmente, se han erigido en el transcurso del tiempo. En caso del quechua, llegan a su máximo esplendor en el siglo XVI que, por intermedio del Inca Kusi Yupanqui (Pachacútec) según relatan cronistas mestizos e indios, oficializó el quechua para ser utilizado en todos los territorios conquistados por ellos.
Precisamente el quechuolingüista cusqueño Dr. David Samamez Flores, en su “Tesis de Origen Cusqueño del Quechua” (2000), defiende categóricamente sus orígenes, evolución y vigencia, desechando de esta manera y contraponiendo otras, como las de origen costeño y otras, arribando a un balance final, concordante con nuestras aseveraciones, fundamentando que “su vigencia por más de dos milenios y medio” (Revista Inka Rimay Nº 5, p.17 y sgtes.). Tales afirmaciones están vigentes.
Diferentes gobiernos de turno ha reconocido al quechua como una lengua importante, desde Juan Velasco Alvarado, quien oficializó el quechua el 27 de mayo de 1975, por la Ley Nº 21136 como otra lengua peruana; posteriormente se dio el reconocimiento por la Constitución del año 1979. Finalmente, el quechua, aymara y demás lenguas aborígenes (lenguas amazonences) como oficiales en los lugares donde en realidad utilizan para su diario entender familiar, coloquial y literario; tal como lo indica la Constitución del año 1993.
El reconocimiento de la actual Academia Mayor de la Lengua Quechua, con sede en el Qosqo, por la Ley Nº 25260, en uso y vigencia se ha generalizado no solo en Perú, sino en el mundo entero, he ahí la práctica en sus academias regionales, provinciales y distritales, y las de varios países del mundo que asisten hasta los eventos internacionales, no solo en lingüística, sino también en literatura y el legado cultural andino, fruto de su convivencia.
Sobre su evolución, similar a las variadas existentes en el mundo, las dos, tienen un proceso formativo, teniendo en cuenta los territorios donde actualmente se arraigan y utilizan, considerando sus variedades o dialectos, tal como lo hiciéramos conocer por este mismo medio, en anteriores oportunidades. El quechua y aymara, desde el Aruwa, Kauki, Haqaru, Proto Quechua, Poqena (Pukina), las demás provenientes del Qollasuyo, Chinchaysuyo y el Quechua propiamente dicho, en los señalados siglos, acorde a los de las lenguas romances o neolatinas de Europa y el mundo entero, han llegado a su máximo esplendor como así las hicieron en dichas lenguas nativas.
La lengua aymara, del ciclo evolutivo, similar al quechua, desde al Aruwa o Arawa, Uro, Lupaqa, Chipaya, Poqena, Haqaru, Proto y Quechua propiamente dicho, cuyo foco fue la provincia de Aimaraes (Apurímac) junto a otras lenguas de la Selva Peruana, fue oficial en Tiwanaku o Taypiqala, luego en la Paz (Bolivia), Puno (Perú). A la fecha existe una sede regional y otras provinciales (Juliaca, Azángaro, etc.). Lenguas consideradas las dos y las más de setenta lenguas amazonences: hermanas, hoy se constituyen como “lenguas modernas”, rumbo a su mayor expansión, difusión, aparición de publicaciones en sus respectivas gramáticas, literatura, metalingüísitica y funcionales, en concordancia con la Gramática Moderna o Estructural: es más, la enseñanza-aprendizaje se ha enraizado en el Perú y en lugares donde funcionan filiales al nivel del mundo; práctica de la interculturalidad y EBI, posteriormente EIB, se pone en vigencia en nuestros últimos tiempos y las Estructuras Curriculares del Sistema de la Educación Peruana, llamada a mejores destinos.
* Ponencia presentada en el IV Congreso Mundial del Quechua, Qosqo 2008.
BIBLIOGRAFÍA:
Samamez Flores, David, “Tesis de Origen Cusqueño del Quechua” (2000), Revista Inka Rimay Nº 5, Cusco, Perú.
Lacau-Rosseti, “Gramática Española” (1979), Argentina.
Álvarez E. Samuel, “Wayraq Wawan” – Hijo del Viento (2011), Edic. IICPA, Juliaca, Perú.
Fuente: www.losandes.com.pe
Anuncios: