28 ago. 2016

HISTORIA. El Tumi: ¿Quiénes lo hicieron y que representa?


Este magnífico y emblemático cuchillo ceremonial del antiguo Perú, con el paso de los años, se ha convertido en un icono, en un símbolo de peruanidad.

El tumi era un cuchillo ceremonial utilizado por varias de las culturas precolombinas que habitaban la costa peruana, entre ellos los mochica, Sicán, Chimú e incas, y cuya función era derramar la sangre en los sacrificios y practicar intervenciones quirúrgicas.

Este cuchillo es fácilmente reconocible por su hoja semicircular. Además, su mango suele ser bastante singular, y a menudo está decorado con la efigie de un animal o ser humano. Al ser objetos ceremoniales, los tumis eran fabricados a menudo con algún tipo de metal precioso, como oro, plata, cobre o bronce.
Origen del Tumi
El origen del tumi se encuentra en la cultura mochica. Según cierta fuente, la palabra ‘tumi’ procede de la lengua que hablaba el pueblo mochica. Cuentan los relatos basados en la tradición oral que los mochica llevaban un tiempo navegando por el río Chancay en busca de un lugar adecuado en donde establecerse. Al recorrer el curso del rio, observaron algunos leones marinos en la orilla. Los mochica entendieron esto como una señal divina, y decidieron hacer de ese emplazamiento su hogar. Al parecer, en su lengua la palabra ‘tumi’ significa león marino. Al ser este animal considerado una señal enviada por los dioses, la palabra ‘tumi’ empezó a asociarse con lo divino desde entonces.
Aunque los Moche y también los Incas lo usaron, fueron los Chimú (siglo XII – XIV DC) quienes desarrollaron una de las más avanzadas técnicas de oro al que trataron por fundición, al martilleo, soldadura, remache y repujado. Trabajaron también la plata y piedras preciosas; por lo mismo son considerados los más grandes artesanos del metal del Perú antiguo. Una muestra notable de ello lo constituye El Tumi o cuchillo ceremonial que tiene incrustaciones de turquesas, cuya figura representa al Dios Naylamp, un dios-rey de los mitos Lambayeque.
La hoja de plata de este tumi fue cubierta parcialmente con láminas de oro y 
coronada por una representación de Naylamp (Galería Nacional de Australia)
Un objeto ceremonial
Cuando los mochica empezaron a realizar sacrificios humanos, las dagas que utilizaban empezaron a ser conocidas también como ‘tumis’. Muchas culturas precolombinas creían que debían ofrecerse sacrificios a los dioses para complacerles. En consecuencia, estos sacrificios adquirieron un carácter sagrado, y no resulta sorprendente que los cuchillos que utilizaban en ellos recibieran un nombre vinculado a lo divino. El tumi aparece a menudo en la iconografía mochica, habitualmente cortando el cuello de las víctimas de los sacrificios.
Aunque la cultura mochica acabó desapareciendo, el tumi sobrevivió. Este cuchillo ceremonial fue adoptado posteriormente por la cultura Sicán, sucesora de los mochica. Fue durante este periodo cuando el mango del tumi adquirió su singular diseño. En la época mochica los mangos de los tumis eran planos. Pero esto cambió cuando los jefes Sicán ascendieron al poder. El fundador de la cultura Sicán fue el mítico Naylamp.
Según la leyenda, cuando Naylamp murió le crecieron alas en la espalda, y el difunto monarca despertó y voló a los cielos. A consecuencia de ello, los Sicán crearon la imagen del hombre pájaro en memoria de su fundador. Parece que en cierto momento de la historia, un sacerdote Sicán decidió decorar su tumi con la figura de un hombre pájaro.
Por otro lado, antes de la muerte de Naylamp ya se le rendía culto en vida, puesto que había construido un gran templo en el cual había una figura de jade con su efigie sobre un pedestal. La memoria de esta figura o ídolo, conocido como Yampallec, está considerada la razón de que se insertaran piezas de jade en los mangos de los tumis para decorarlos.
Antigua cirugía y modernos descubrimientos
Además de para sacrificios rituales, los tumis también se utilizaban para la cirugía, más específicamente para la trepanación, una intervención en la que se practica un orificio en el cráneo mediante el raspado o la perforación. Los médicos incas realizaban esta cirugía para aliviar a los pacientes que sufrían inflamaciones a causa de traumatismos craneales. A diferencia de los tumis ceremoniales, las hojas de estos escalpelos eran más pequeñas.
Diversos tumis (SFU Museum of Archaeology and Ethnology)
En el año 2006 se informó del hallazgo de un tesoro de valiosas piezas preincaicas descubiertas por arqueólogos que se encontraban excavando un conjunto de tumbas en el norte de Perú. Entre estos objetos se encontraron los primeros tumis recuperados por arqueólogos en el transcurso de unas excavaciones.
Con anterioridad a este descubrimiento, los tumis habían llegado a manos de los arqueólogos a través de saqueadores de tumbas. De este modo, el hallazgo resultó ser muy importante al permitir a los arqueólogos estudiar los cuchillos ceremoniales en su contexto, lo que a su vez les permitió comprender mucho más profundamente su significado y relevancia cultural.
El tumi representado en la moneneda peruana.
A día de hoy, los tumis se han convertido en un icono muy popular en Perú, ya que  con el paso de los años se ha convertido en un símbolo de peruanidad.
Autor: Wu Mingren                       
Fuente: Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net
Anuncios: