27 oct. 2016

NOTICIAS: Obra de Joaquín López Antay ya es Patrimonio Cultural de la Nación


El maestro ayacuchano fue el primer “artista popular” en conseguir el Premio Nacional de Cultura. Con el paso de los años sus obras fueron adquiriendo más importancia.

Escribe: Dánae Rivadeneyra
Hace más de cuarenta años, el ayacuchano Joaquín López Antay provocó uno de los más grandes debates en el mundo del arte peruano: ¿es que el trabajo de un artesano, es decir un artista popular, puede ser considerado arte? 

La pregunta surgió vivamente luego de su distinción como Premio Nacional de Cultura. En aquellos años un gran sector de artistas y galeristas consideraban que el arte popular era un “arte menor”, cuya estética no merecía ganar el máximo reconocimiento de una nación.
Joaquín López Antay, Uno de los más grandes artistas peruanos. Foto: peruanidad cultural.
Sin embargo, el arte de López Antay y, en particular, el de sus retablos ayacuchanos, se fue imponiendo con los años. Convirtiendo al artesano ayacuchano en una emblema e inspiración del arte tradicional peruano. Tanto así que cuando Christián Bendayá ganó el mismo premio en el 2012, le rindió homenaje a López Antay por haberle abierto las puertas a los demás artistas peruanos.
Su obra ya es Patrimonio Cultural de la Nación
El obra de Joaquín López Antay. Foto: Ministerio de Cultura.
Hace solo unas semanas el Ministerio de Cultura declaró la obra de Joaquín López Antay como Patrimonio de la Nación debido a la trascendencia de su creación artística y por haber ampliado el concepto de arte dentro de la sociedad peruana.
“Se declaró como Patrimonio Cultural de la Nación la Obra artística del emblemático retablista ayacuchano Joaquín López Antay, en reconocimiento de su innovación y aporte a la riqueza visual y estética del arte tradicional, así como por haber expandido la capacidad de nuestra sociedad para apreciar la belleza en todas sus formas y estilos”.
Su obra más emblemática sin duda es el Retablo ayacuchano, unas cajas rectangulares que tienen su origen en los denominados Cajones de Sanmarcos de España, pero que fueron hábilmente apropiados por López Antay para narrar escenas de la vida andina.
El interior de la Casa Mueseo Joaquín López de Antay que difunde la obra del artista 
ayacuchano. Foto: casa museo Joaquín López de Antay
En una entrevista a su hijo, Ignacio López, éste recuerda que su padre decidió introducir escenas cotidianas luego de diversas discusiones con artistas indigenistas como José Sabogal.
“Por sugerencia de ellos mi padre introduce nuevos motivos costumbristas, tomando el Cajón de Sanmarcos el nombre de Retablo. Ya no se representaba solamente al patrón y al gamonal, sino que se introdujeron fiestas patronales, folclore y temas sociales”.
Además, la familia del artesano acaba de inaugurar una Casa Museo para difundir la obra de López Antay y para enseñarle a las nuevas generaciones la importancia del arte tradicional y del retablo ayacuchano. Pese a los años, y como en el caso de los verdaderos artistas, la obra de López Antay adquiere cada vez mayor valor.
Fuente: Este artículo fue publicado originalmente en www.nadiehablade.lamula.pe
Puedes leer más detalles sobre este emblemático artista ayacuchano en este artículo.
Anuncios: