19 oct. 2016

SITIOS ARQUEOLÓGICOS: Moray, el sorprendente laboratorio agrícola de los Incas


Según los estudiosos estas construcciones constituían un gigantesco laboratorio agrícola del imperio incaico. Ya que sus andenes están construidos con sus respectivos canales de irrigación y cada una de ellas constituyen un microclima.

A primera vista se presenta enigmático para quien la visite, parece una especie de anfiteatro a manera de cráter artificial o una gigantesca huella digital, pero lo cierto es que este hermoso lugar está conformado de varios andenes circulares. Los andenes, construidas sobre muros de contención rellenados con tierra fértil y regada mediante complejos sistemas de irrigación, permitían cultivar más de 250 especies vegetales. Estos andenes sirvieron de laboratorio agrícola inca para experimentar con sus cultivos. Moray encierra historia y belleza paisajística.

El grupo arqueológico de Moray fue reconocido por la expedición Shirppe Johnson's en el año 1932, mientras sobrevolaba la zona. Las unidades circulares de Moray están conformadas por andenes a manera de anillos concéntricos. Cada círculo comprende una terraza que se superpone a otra, formando círculos que van ampliándose. Se puede acceder de uno a otro escalando piedras salientes, enclavadas en la pared.
Según los estudiosos estas construcciones constituían un importante laboratorio agrícola del imperio incaico. Ya que sus andenes están construidos con sus respectivos canales de irrigación y cada una de ellas constituyen un microclima.
Según el historiador Edward Ranney, los incas utilizaron las terrazas de Moray que se encuentran aisladas de los grandes asentamientos, como un lugar para agricultura especial, quizá para el desarrollo de su cultivo más preciado: la hoja de coca.
John Earls, por su parte, sostiene haber descubierto piedras verticales en las terrazas, las mismas que marcarían los límites de las sombras del atardecer durante los equinoccios y solsticios. Los pobladores locales llaman "ñustas" a estas piedras. Earls, concluye que cada terraza en Moray reproduce las condiciones climáticas de diferentes zonas ecológicas del imperio incaico.
Debido a su posición abrigada, cada uno de estos andenes representa aproximadamente mil metros de altitud en condiciones normales de labranza. En su totalidad, el complejo contendría veinte o más zonas ecológicas en miniatura. El sitio de Moray pudo además servir a los oficiales incas para calcular la producción anual en diferentes partes del inmenso Tahuantinsuyo.
Inclusive, se sabe que los incas produjeron en las terrazas de Moray sesenta por ciento de especies de verdura, tres mil variedades de papa, maíz, y muchas otras especies. Además, fue un centro importante para la domesticación, aclimatación e hibridación de especies salvajes, que se adaptaron para el consumo humano.
Los andenes fueron construidos sobre muros de contención rellenados con tierra fértil. Se las regaba mediante complejos sistemas de irrigación. En el fondo de los andenes, existe un sistema que almacena el agua proveniente de las lluvias. Uno de los enigmas es la manera de cómo el agua del desagüe que fluye a través de los acueductos se trabajó; se dice que debe haber cauces subterráneos construidos que permiten desembocar el agua. También se dice que al estar encima de una formación de piedra natural muy porosa habilita la filtración del agua, hacia el interior de la tierra.
Entre los meses de setiembre y octubre, cientos de pobladores de las comunidades vecinas concurren a los andenes circulares de Moray para celebrar el Moray Raymi o Fiesta del Sol. Los festejos incluyen danzas folclóricas relacionadas con la tierra, los productos y el trabajo agropecuario.
Datos
*Los restos arqueologicos de Moray se encuentran ubicados a 7 kilómetros de Maras, en el Valle Sagrado de los Incas, a 38 km al noroeste del Cusco. Se extiende entre los 3200 a 3500 msnm.
*Moray que se piensa era usada para la adaptación de plantas a nuevos ambientes climáticos, constituye una prueba más del altísimo nivel de conocimientos agronómicos alcanzado por los Incas.
*La palabra Moray tuvo algo que ver con la cosecha de maíz que se llamaba Aymoray, o con el mes de mayo, que también se llama Aymoray, e igualmente con la papa deshidratada que es la Moraya o Moray.
Fuente: www.cuscoperu.com / www.peru.travel / www.arqueotur.org
VÍDEO:
   

Anuncios: