PERUANOS ILUSTRES: Javier Pulgar Vidal, un sabio en el recuerdo


Fue el peruano que mejor conoció nuestro territorio en el siglo XX. Desde muy niño recorrió sus ríos, quebradas, nevados y jalcas; primero de manera espontánea, y luego con el celo y el rigor del investigador.

Escribe: Domingo Tamariz Lúcar
Geógrafo, abogado, filósofo, historiador, maestro universitario y especialista en estudios naturales, bordeando los 30 años publicó su obra más importante, Las ocho regiones naturales del Perú, que marcó una ruptura respecto a la tradición de las tres regiones clásicas: costa, sierra y montaña. A mi entender, se trata del estudio más versado y completo que se ha escrito sobre las regiones del Perú, y que lamentablemente ha sido dejado de lado a la hora de establecer el proceso descentralizador. Contrariando la opinión de incontables peruanos, se ha insistido en la vieja división departamental.

Javier Pulgar Vidal nació el 2 de enero de 1911 en el distrito de Panao, Huánuco, a orillas del caudaloso río Huallaga. Sus padres fueron Francisco Pulgar Espinoza y Eumelia del Carmen Vidal. Cursó sus estudios primarios y secundarios en el histórico Colegio Nacional de Minería –hoy Gran Unidad Escolar Leoncio Prado–, y los superiores en la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), a la cual ingresó en el primer puesto para estudiar Letras.
En la PUCP optó tres grados académicos: doctor en Letras, con una tesis que intituló Introducción al estudio del río Huallaga (cuatro tomos); bachiller en Derecho, con la tesis La situación jurídica del profesor de institutos particulares de enseñanza (1941); y abogado y filósofo (también en 1941).
Se inició en el campo de la docencia como profesor auxiliar en la cátedra de Geografía (1932). Luego, regentó las cátedras de Geografía Humana del Perú y Arqueología y, paralelamente, enseñó en algunos colegios limeños. En 1941 trabajó como secretario del Ministerio de Fomento y, dos años después, como geógrafo analista en The National Planning Association, en Washington.
Al volver al país, ingresó en el mundo de la política. En las elecciones de 1945 fue elegido diputado por la provincia de Pachitea como militante del Partido Aprista Peruano. En octubre de 1948, al cerrarse las puertas de la legalidad, se asiló en la Embajada de Colombia, y tres meses después salió deportado a Bogotá.
En la capital colombiana se quedó diez años, período en el que cumplió un trabajo admirable: laboró como geógrafo asesor de la Controlaría General, encargada de los trabajos básicos del primer censo de los recursos naturales de ese país; en el Ministerio de Agricultura, donde creó y organizó un fichero científico agropecuario; fue además profesor de varias universidades y fundó la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano (1954), que hoy tiene nueve facultades.
De vuelta al país, siguiendo la onda educativa, fundó la Universidad Comunal del Centro del Perú (1959), con sede en Huancayo, en cuyas filiales han tenido su origen las universidades nacionales Federico Villarreal, de Lima; Hermilio Valdizán, de Huánuco; Daniel A. Carrión, de Cerro de Pasco; y José Faustino Sánchez Carrión, de Huacho.
Cuatro años después se incorporó a la Facultad de Letras de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en la cual ejerció la dirección del departamento de Geografía, hasta que se jubiló en 1975 bajo el aura de Catedrático Emérito.
En el compás de esos años fue nombrado director de la Oficina Nacional de Recursos Naturales (hoy Inrena) y, seguidamente, embajador en Colombia (1986). A su retorno, ocurrido en 1990, fungió de asesor científico del Instituto Nacional de Salud.
Escribió más de 50 libros, de los que destacan, aparte de Las ocho regiones naturales del Perú (diez veces reeditado), Geografía humana general y del Perú (1939), Ensayos geográficos, tres tomos (1939-1940 y 1941), El hombre, la gea y la historia (1948), Voces claves agropecuarias de América tropical (1957), Guerra contra el hambre (1979), Los recursos naturales del Perú (1985).
En 1984 recibió las Palmas Magisteriales del Perú en el grado de Amauta. También le fue concedida, por el presidente de Colombia, la Orden de San Carlos en el grado de Gran Cruz; la Gran Orden del Cóndor de Chavín. Además, fue nombrado Profesor Emérito de las universidades nacionales Hermilio Valdizán de Huánuco (1986) y Federico Villarreal (1993); y Profesor Honorario de la UNMSM (1975), UN de Piura (1984) y la U. Católica (1989).
Tras una larga y fructífera vida, el maestro partió a la eternidad el 18 de mayo de 2003. Tenía 92 años de edad.
Bordeando los 30 años publicó su obra más importante, “Las ocho regiones naturales del Perú”.
Fuente: Este artículo fue publicado originalmente en www.elperuano.com.pe
Anuncios:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :