MITOS Y LEYENDAS: Inti, el Dios del Sol de los incas


Inti es el nombre en quechua del Sol, considerado como la deidad más significativa en la mitología inca.

Los quechuas del Imperio inca tenían al dios Sol en el primer peldaño del escalafón celeste, con el nombre sagrado de Inti; Las culturas anteriores tenían como deidad suprema a Wiracocha, una abreviatura al nombre completo del dios Apu-Qun-Tiqsi-Wira-Qutra (Apu Kon Titi Wiracocha), que es, por antonomasia, la definición total de su poder omnímodo, puesto que este nombre no es sino la enumeración de sus poderes (supremo ser del agua, la tierra y el fuego). Aunque más tarde fue evolucionando hacia una personalidad más compleja y universal, que terminó por absorber a la divinidad.

Este nuevo y mucho más poderoso dios Sol no estaba solo en su reino. Estaba casado con su hermana, la Luna; con quien compartía una igualdad de rango en la corte celestial. La Luna era conocida bajo el nombre de Mama Quilla.
El Inti (en quechua: Tayta Inti, Padre Sol) era el dios sol y siervo de Wiracocha, el cual ejercía la soberanía de la actualidad en el plano divino (Hanan Pacha).
Asimismo era hijo del dios sol del mundo antiguo (Ñawpa Pacha) y reinaba sobre el ser humano en el mundo actual (Kay Pacha).
Ilustración del siglo XVII realizada por Martín de Murúa en la que podemos ver al inca 
Pachacútec  dando una plegaria a Inti, el dios del Sol.
Inti, hijo del Creador
Los incas creían que Inti era hijo de Wiracocha. Los incas consideraban a Wiracocha su deidad suprema, al ser el creador del universo, Como creador de todas las cosas, Wiracocha era el dios inca más importante, y su hijo Inti era el segundo en importancia por detrás de su padre. En cierta versión de una leyenda inca, Wiracocha tuvo dos hijas además de Inti: Pachamama y Mama Quilla. La primera era (y es aún) adorada como diosa de la tierra, mientras que la segunda era la diosa de la luna. Mama Quilla era considerada por los incas la esposa de Inti, además de su hermana.
Inti, dador de vida
Los incas adoraban a Inti porque sabían que el sol daba mediante su energía alimento fotosintético a sus tierras. Convirtieron al sol su deidad protectora particular. El sol era el origen y el progenitor de los ayllus reales y del inca en sí. Se fundaron templos del sol en todo el Imperio, siendo el más importante el de Cusco, llamado Coricancha. Inti era el dios sol; fuente de toda riqueza, rey del cielo, de las plantas, y el universo. Se le consideraba además el ancestro del emperador sapa inca, que como representante suyo gobernaba con poder absoluto sobre el Tahuantinsuyo.
Dibujos de Guamán Poma de Ayala en los que podemos observar la siembra 
de papas (patatas) y otros tubérculos a la izquierda y su recolección a la derecha. 
Obsérvese la presencia de Inti y Mama Quilla en el primer dibujo, mientras que
 en el segundo únicamente aparece Inti.
Como dios del sol, Inti ejercía una poderosa influencia sobre las vidas de los incas. Éstos creían que Inti controlaba sus actividades agrícolas, siendo de este modo vital para su existencia. Es gracias al calor y la luz del sol que los cultivos pueden crecer y desarrollarse, por lo que los agricultores adoraban y rendían gratitud frecuentemente a este dios.

Aunque Inti era por lo general un dios benévolo y generoso, era también capaz de enfurecerse terriblemente, y los eclipses solares eran considerados una manifestación de su descontento. En estos casos, los incas intentaban aplacar la ira de su dios mediante ofrendas.
Máscara de oro con la efigie del dios Inti hallada en el antiguo asentamiento de La Tolita.
Este diseño es habitual en las máscaras de Inti, con rayos en zig-zag naciendo de la cabeza y
rostros o figuras humanas en sus extremos. Museo Nacional de Quito (Ecuador) (CC BY NC SA)
Inti, antepasado de los incas
Los Incas del Imperio del Tahantinsuyo afirmaban además ser descendientes directos de Inti. El fundador del Imperio inca, Manco Cápac, estaba considerado hijo de Inti. Según cierto mito, fue Inti quien dio al ser humano el don de la civilización a través de su propio hijo, Manco Cápac. En esta leyenda, Inti es descrito como un dios generoso que cuida de su pueblo. Al observar que las gentes eran salvajes, anárquicos e incivilizados, Inti se sintió infeliz, por lo que llamó a su hijo Manco Cápac y a su hija Mama Ocllo ante su presencia. Inti les dio instrucciones y les envió para que enseñaran a los pueblos cómo vivir. Según las antiguas tradiciones de la región, así fue como nació la civilización inca.
Manco Cápac junto a su padre Inti.
Coricancha, el templo del Sol
La importancia de este dios puede apreciarse también en el hecho de que uno de los templos incas más importantes, era el Templo de Coricancha (palabra quechua que expresa ‘recinto de oro’), y el oro era considerado como lagrimas del Dios Inti. Este antiguo templo estaba situado en Cusco, la antigua capital del Tahuantainsuyo. Los historiadores sostienen que este templo fue construido en su primera etapa por Maco Cápac, y años más tarde,  durante el reinado de Pachacútec IncaYupanqui, fue embellecido con hermosos muros tallados en piedra, tapizados interiormente con láminas de oro y decorados con piedras preciosas. Este era el lugar en el que el Villac Umu (‘Sumo sacerdote del Sol’ inca) presidía los ritos religiosos en honor a Inti.
Coricancha, el Templo del Sol, fue saqueada y destruido por los conquistadores españoles,
 y sus piedras reutilizadas para construir una iglesia en su lugar. En la base de esta iglesia aún
pueden verse las piedras talladas del muro del antiguo templo inca.
(Terry Feuerborn /CC BY NC 2.0)
Otros templos notables dedicados a este dios son el de Pisac (al nordeste de Cusco), el de Ingapirca (situado en lo que hoy es Ecuador) y el que se encuentra en la Isla del Sol, en el lago Titicaca. Coricancha fue saqueado y  destruido por los conquistadores españoles, y la mayor parte de sus piedras fueron empleadas para construir una iglesia en su lugar.
El Inti Raymi, el festival del Sol
Había además un festival especial que los incas celebraban en honor a Inti. Era conocido como Inti Raymi, y se celebraba con ocasión del solsticio de invierno, en el mes de junio. Durante este festival, que duraba varios días, se sacrificaban llamas blancas y otros animales en honor al dios del sol, realizándose además otras ofrendas como alimentos e incluso tierras de cultivo. El festival aún se sigue celebrando hoy en día en toda la región andina, en países como Bolivia, Ecuador y Perú.
Cada 24 de junio de todos los años aún se realiza la festividad del Inti Raymi o 
Fiesta del Sol, en la cuidad del Cusco.
Cuando Inti aparece retratado en el arte inca, normalmente se le representa como estatua de oro, disco solar o máscara de oro. El oro es el metal precioso más habitualmente vinculado a este dios, y los incas creían que el oro era, como ya lo habíamos mencionado más arriba,  las ‘lagrimas del sol’.
Aunque la adoración de Inti ya no está tan generalizada en el mundo andino como en el pasado, su imagen como sol reluciente aún puede verse en las banderas de dos naciones sudamericanas, más concretamente Argentina y Uruguay.
Arriba: bandera argentina. Abajo: bandera uruguaya
Pero cabe resaltar que sol tiene un importante significado cultural en el Perú. Inti, dios del sol para los incas, está presente aun en la actualidad en la cultura peruana. La moneda peruana es denominada Sol (antes Nuevo Sol o también Inti) y en Perú se encuentran aún en pie varios templos incas en honor al sol, a la par que varios pueblos originarios mantienen aún la costumbre de rendirle gratitud y respeto al Dios Inti, Dios del Sol.

Fuentes: es.wikipedia.org / www.ancient-origins.es
ancientincareligion.weebly.com, 2017. Deities And Supernatural Powers. [Online]
Cartwright, M., 2014. Inti. [Online]
Machupicchu-inca.com, 2009. Inca Gods: The Gods of Incan Mythology. [Online]
Minster, C., 2015. Inti - the Inca Sun God. [Online]

VÍDEO: (‘El Inti Sol’ es una hermosa canción argentina de Alberto Kuselman)

Anuncios:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :