NOTICIAS: Expertos de UNESCO recorren Machupicchu para verificar estado de conservación


Equipo de cuatro expertos evaluó si el Estado peruano corrigió las observaciones hechas a la gestión y conservación del Santuario Histórico de Machupicchu. En 1983 la UNESCO declaró a la ciudadela inca como patrimonio cultural de la humanidad. Desde entonces vigila celosamente la protección.

Escribe: José Víctor Salcedo
Son las diez de la mañana en Machupicchu, aunque parece que recién estuviera amaneciendo. Nubes negras bloquearon el brillo solar y un intenso aguacero baña el pueblo de Aguas Calientes o Machupicchu Pueblo.

A pesar de la lluvia, la misión de "Monitoreo Reactivo" de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) empezó su trabajo de campo. Este equipo de cuatro expertos evaluó hace dos días si el Estado peruano corrigió las observaciones hechas a la gestión y conservación del Santuario Histórico de Machupicchu (SHM). En 1983 este organismo declaró la ciudadela inca como patrimonio cultural de la humanidad. Desde entonces vigila celosamente la protección.
César Moreno-Triana, Niklas Shulke, Silvio Zancheti y Robert Hofstede se protegieron de la intensa lluvia con ponchos de plástico y paraguas. Moreno-Triana lidera el grupo en representación del Centro del Patrimonio Mundial. También forman parte de la misión Niklas Shulze del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), Silvio Zancheti del Centro Internacional de Estudios de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, y Robert Hofstede de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.
“Con el gobierno nacional, gobierno regional y municipal de Machupicchu, estamos tratando de proteger este legado importante. Estamos unidos para protegerlo y preservarlo. La Unesco seguirá haciendo un trabajo coordinado con lo que se hace. Cuentan con todo nuestro apoyo”, refirió escuetamente Moreno Triana.
La misión inició su periplo por el tramo de la carretera Hiram Binhgam. El grupo fue acompañado por expertos de la Dirección Desconcentrada de Cultura, Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Sernanp) y municipio distrital.
Los expertos llegaron por decisión del Comité del Patrimonio Mundial. En julio del 2015 este ente internacional examinó el informe del Estado peruano sobre el estado de conservación del SHM y no quedó satisfecho. Por eso consideró necesario realizar dos misiones: una de asesoramiento, que fue en enero de 2016 y, esta, de “Monitoreo Reactivo”.
LOS PRIMEROS PASOS
La primera parada fue en la Planta de Manejo de Residuos Sólidos. Ahí se selecciona botellas y envases de plástico En el sitio trabaja afanoso Amilcar Valle Huayahua. En la planta se puede ver una máquina picadora y otra compactadora. Amilcar explica que ahí laboran cuatro servidores. Cada uno separa 130 kilos de botellas y envases de plástico diarios, que luego son triturados y colocados en bolsas para venderlos. Amilcar lleva once años trabajando y está satisfecho porque, asegura, uno de los miembros de la misión lo felicitó por su labor.
Los integrantes de la misión han hecho fotos y tomado nota. Abandonaron el sitio para ver el estado de la carretera Hiram Bingham. César Moreno-Triana recibe las explicaciones de funcionarios de la comuna distrital de Machupicchu.
La segunda parada fue el Campamento Municipal. "El peligro actual está aquí", señala Robert Hofstede. Se trata del campamento edil situado a unos pocos metros del río Vilcanota, que en época de lluvias, como ahora, puede inundarse. En pequeñas carpas duermen algunos turistas. Los funcionarios municipales intentaron explicar que el riesgo es mínimo. Al respecto, el alcalde David Gayoso adelantó que se colocarán muros de contención para evitar que un eventual desborde arrase con todo.
La siguiente zona evaluada, el Puente Ruinas. El acueducto une Aguas Calientes con la Ciudadela Inca. Ahí también vieron la vía del ferrocarril que llega desde la zona conocida como hidroeléctrica. Por ahí ingresan y también se van cientos de turistas, algunas veces caminando. Los expertos vieron cómo los visitantes van a pie por los rieles del tren, lo que representa un peligro.
INSPECCIÓN AL PUEBLO
El reloj marca casi mediodía y ha parado de llover. El grupo llegó al museo Manuel Chávez Ballón, ubicado a unos quinientos metros del puente y en las faldas de la montaña donde yace la ciudad de piedra. Ese lugar es estratégico. A un costado del museo, la Dirección de Cultura piensa construir un Centro de Interpretación donde el turista pueda conocer brevemente, en diez minutos, qué fue y para qué sirvió Machupicchu durante el incanato. “Así el tiempo de visita a la ciudad inca se reduciría a dos horas (ahora es casi el doble) y, por ende, ayudaría a descongestionar la maravilla mundial”, explica Fernando Astete Victoria, jefe del Parque Arqueológico de Machupicchu.
Moreno-Triana pidió ver la zona donde los especialistas de Cultura hacen labores de investigación. En el gabinete de investigación hay unas 300 piezas recuperadas de todo el santuario gracias a prolongadas labores de prospección arqueológica.
La primera parte del trabajo de campo culminó con un breve recorrido por algunas calles de Aguas Calientes. Robert Hofstede y César Moreno-Triana pidieron datos sobre qué cambios se hará a la gestión de la pequeña ciudad.
El alcalde Gayoso anunció que se ha dispuesto que se cambie los techos de calamina por tejas para armonizar el pueblo con el paisaje. También pintarán todas las edificaciones de color blanco.
Gayoso admitió que los expertos mostraron sus reparos con el manejo del campamento municipal, la carretera y las edificaciones.
PAISAJE CAUTIVANTE
"Es espectacular (la ciudad inca)", le dijo Silvio Zancheti a la arqueóloga Piedad Champi después de haber andado unos cuantos metros dentro de la Ciudadela Inca de Machupicchu. El sol había empezado a iluminar las construcciones de piedra, luego que cesara la lluvia.
En la mirada de Silvio Zancheti, Shulke, Hofstede y Moreno-Triana se veía el asombro por la belleza de la ciudad inca. Sus expresiones duras del trabajo de la mañana cambiaron a unas de tranquilidad y casi fascinación. “Pese a que ya han venido varias veces, siempre quedan admirados de la belleza de la ciudadela”, dice Fernando Astete.
“La gestión de la ciudadela nunca ha sido objeto de observación. Es el manejo en zonas de amortiguamiento y el flujo turístico lo que representa un problema”, añadió.
Visitaron algunos de los espacios más representativos de la maravilla inca. Estuvieron en el Templo del Sol, la zona de Las Fuentes, el espacio donde está el muro que habría sido de la casa del inca y Las Tres Ventanas. Luego de escuchar explicaciones y hacer preguntas, cada uno optó por inspeccionar la ciudadela en forma individual. Hicieron esa labor entre las tres y media y cinco de la tarde. Cuando se ocultaba el sol detrás de las montañas que rodean Machupicchu, todos abandonaron la maravilla.
Al día siguiente continuó el trabajo de la misión. Evaluaron cómo se está gestionando el acceso amazónico a la ciudad inca. Fue un recorrido a pie de más de tres horas. Después, el grupo abandonará el país para elaborar un informe detallado sobre Machupicchu.
Fuente: Este artículo fue publicado originalmente en www.larepublica.pe
Anuncios:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :