SITIOS ARQUEOLÓGICOS: Chavín de Huantar, el vestigio preínca más imponente del Perú


Chavín de Huantar es un impresionante complejo monumental de piedra que  fue construido en el primer milenio antes de Cristo. Se le considera como el más importante centro de peregrinación del mundo andino, así como uno de los testimonios más tempranos de la civilización en América.

Hace aproximadamente 3000 años, en el área andina septentrional del Perú, existió una civilización que alcanzó un amplio conocimiento de las técnicas arquitectónicas, un cierto nivel de complejidad en la elaboración de piezas de cerámica; además de un desarrollo político y religioso capaz de influir en otras civilizaciones. A este grupo organizado de habitantes se le llamó cultura Chavín.

Hoy Chavín de Huantar es un pueblo escondido en un pequeño valle a 3177 metros de altura, al pie oriental de la Cordillera Blanca en el departamento de Ancash, Perú. Este pueblo cubre parcialmente una ruina, calculada en unas 40 hectáreas de extensión. Esta ruina es un importante centro ceremonial que data del primer milenio a. C.
------------------------------------------------------------------------------------
La cultura Chavín fue descubierta por el antropólogo y arqueólogo peruano Julio César Tello, en 1919.
------------------------------------------------------------------------------------
En la década del veinte, el eminente arqueólogo Julio C. Tello reconoció su importancia fundamental para la historia del Perú antiguo, lo consideró como la sede de la más antigua cultura peruana, la que habría dado origen a la civilización andina (cuando aún no se descubría Caral).
El arqueólogo Julio C. Tello descubridor de Chavín de Huantar
Chavín de Huántar fue construido entre los años 1500 y 300 a. C., aproximadamente al pie de las cumbres nevadas de la Cordillera de los Andes en un estrecho valle en la confluencia de los ríos Mosna y Huacheqsa a 3185 metros sobre el nivel del mar muy cerca a la entrada de la selva amazónica. 
La Portada de las Falcónidas, ingreso principal a "El Castillo" (Templo Nuevo). Su nombre
se deriva de las aves labradas sobre las columnas cilíndricas que forman esta portada.
El impresionante paisaje, la arquitectura maciza, sus complicadas galerías interiores, su elaborado sistema de drenaje y de ventilación y las abundantes obras de arte lítico se combinan en una imagen única de un centro ceremonial temprano pese a su destrucción continua. Fue usado como cantera y destruido por enormes aluviones que sepultaron el sitio repetidamente después de su abandono hacia 200 años antes de Cristo. Por ello mucho queda ignorado bajo tierra y lo visible muestra signos de mutilación severa, lo que dificulta su comprensión cabal.
"Junto a este pueblo de Chabin ay un gran edificio de piedras muy labradas de notable grandeza; era Guaca y Santuario de los más famosos de los gentiles, como entre nosotros Roma o Jerusalem, donde venian los indios a offrecer y hazer sus sacrificios; porque el demonio de este lugar les declaraba muchos oráculos, assi acudían de todo el Reyno" (Antonio Vázques de Espinoza en Compendio y descripción de las Indias Occidentales, 1620).
El Templo Antiguo y El Templo Nuevo de Chavín de Huantar
Gracias a las excavaciones de los arqueólogos Tello, Bennett, Amat y Lumbreras sabemos que el complejo monumental tenía dos templos adosados: el Templo Antiguo y el Templo Nuevo. El primero probablemente se construyó a fines del segundo milenio a. C. Tiene forma de U, en la parte central se aprecia el acceso a una galería cruciforme en cuyo centro está clavada la sobrecogedora imagen de una divinidad: el Lanzón. Es una representación híbrida con elementos de serpientes, felinos y humanos. Debajo de la galería y de las escaleras de acceso corre un canal sin inicio ni final conocidos que lleva a una plaza circular hundida. Lumbreras la llamó canal acústico ya que el agua produce un sonido peculiar al caer por la gradería.
Esta plaza lleva lápidas decoradas con felinos en parejas y seres míticos en procesión hacia el acceso. En su centro probablemente se erigió el Obelisco Tello que representa el cosmos en forma de dragones con motivos alusivos al ciclo del agua. Podría haber servido también como reloj solar.
Templo Chavín de Huantar
Es una muestra sobresaliente del arte de construir de los antiguos peruanos por el alto grado de perfección alcanzado en materia de ingeniería, en el tallado y pulido de las piedras y en la litoescultura asociada a su arquitectura. A pesar de no ser el sitio arqueológico más antiguo, ni el más grande, ni el más vistoso del Perú antiguo, a Chavín de Huántar se le considera como el más importante centro de peregrinación del mundo andino y, de acuerdo a Luis Guillermo Lumbreras, una síntesis de las experiencias anteriores desarrolladas en la costa, sierra y selva, así como uno de los testimonios más tempranos de la civilización en América.
Los pasadizos interiores de Chavín de Huantar.
La construcción presenta una compleja red de caminos y galerías interiores de piedra únicamente iluminados por haces de luz que penetran a través de ductos estratégicamente dispuestos. En su interior aún puede apreciarse el Lanzón monolítico, piedra tallada de 4,54 m. de altura en la que se observa representada una divinidad antropomorfa.
A la derecha, foto del "Lanzón Monolítico", a la izquierda dibujo del diseño labrado sobre
esta escultura pétrea.
El aspecto actual que presenta Chavín de Huantar es el resultado de una larga historia de construcciones y remodelaciones mientras estuvo en uso, y de reutilizaciones y destrucción desde que fue abandonado, alrededor del año 200 a.C.

El culto al agua
En la plataforma de la plaza existieron dos galerías, una que contenía gran cantidad de conchas marinas usadas en el culto; la otra, llamada Galería de las Ofrendas, guardaba centenares de vasijas, objetos líticos y restos de seres humanos y animales quemados.
Estos vestigios evidencian la existencia de ceremonias. Este templo estuvo dedicado al culto del agua a través de un oráculo supraregional al que acudían los pobladores de la sierra y costa norcentral y central.
El Templo Nuevo
Es una ampliación del ala derecha del Templo Antiguo, llamado El Castillo. Es mucho más grande que el anterior ya que continúa a través de plataformas y culmina en una gran plaza hundida cuadrangular. Todas las plataformas contaban con escaleras líricas.
Lamentablemente sabemos poco de la función de este complejo ya que ignoramos el carácter de la divinidad principal y el funcionamiento ritual. La famosa Estela Raimondi que representa el dios de los Báculos (prototipo de imágenes posteriores como aquella en la Portada del Sol de Tiahuanaco, frecuentemente identificada con el dios Viracocha), podría ser esta divinidad aunque se desconoce su emplazamiento original.
Mucho queda por descubrir para entender a cabalidad este fascinante mundo andino en el umbral de su historia. Ciertamente Chavín es una clave excepcional para su comprensión al lado de muchos otros centros que comienzan a entregar sus secretos.
El Arte Chavín en Piedra
A todos los visitantes y estudiosos de este sitio les ha admirado la gran cantidad y belleza de figuras labradas en piedra que adornan los diversos espacios de este maravilloso templo. Las características de éstas representaciones son singulares para este sitio y su época (el Horizonte Temprano, entre el 800 a.C. al 200 d.C.) y en base a ellas (las piedras labradas) se ha caracterizado al arte de la cultura Chavín.
Uno de los primeros y más importantes estudiosos del arte Chavín fue el arqueólogo norteamericano John H. Rowe quien analizó las principales esculturas de este sitio identificando sus principales características las que comparó con la secuencia alfarera del estilo Paracas en el valle de Ica (contemporáneo con Chavín en la costa sur del Perú), desarrollando una secuencia cronológica de este arte que dividió en cuatro fases que nombró como: AB, C, D y EF.
Cabezas Clavas
Estas cabezas de piedra adornan la fachada exterior de Chavín de Huantar, bultos escultóricos que oficiaban al parecer de guardianes mitológicos del templo. Actualmente sólo queda una en su lugar de origen. Los arqueólogos las han llamado así porque la nuca atraviesa la pared como si fuese un clavo.
Las cabezas clava, los guardianes mitológicos del templo.
Las cabezas clavas son antropomorfas pero con atributos felínicos. Aparecen con los ojos abiertos y la boca cerrada.
El Obelisco Tello
Es otra de las principales esculturas representativas del arte de esta cultura pues representa una metáfora del universo tal como lo entendían los Chavín. Fue descubierto por el agricultor Don Trinidad en 1908. Años después es estudiado por el arqueólogo Julio C. Tello de quien tomó su nombre.
Al centro, foto del Obelisco Tello, principal obra de arte tallada en piedra. A ambos
 lados dibujos de los diseños desarrollados en las caras de esta escultura.
Sobre las cuatro caras de este obelisco están tallados los dibujos de 2 lagartos: macho y hembra, quienes habitan cada cual en una mitad del universo. Ellos expresan su poder en la tierra a través de mensajeros, como el jaguar o el águila.
La Estela Raimondi
Es un gran bloque de piedra que tiene en una de sus caras tallada a la representación de la divinidad principal de los Chavín en la época del Templo Nuevo. Fue encontrada por el sabio italiano Antonio Raimondi, a mediados del siglo XIX en casa de Timoteo Espinoza, un campesino de la zona. Esta escultura representa al llamado Dios de los Báculos, el que es el centro de todo, sobre quien gira el universo. A partir de esta época el "dios de los Báculos" será representado en diferentes épocas y lugares por más de 2000 años.
A la derecha, foto de la "Estela Raimondi", a la izquierda dibujo del diseño labrado
sobre esta obra de arte de la cultura Chavín.
Chavín hoy
Hoy en día Chavín es admirada por ser la base sobre la que se construyó la civilización peruana y sigue recibiendo a visitantes y peregrinos del Perú y el mundo.
Datos
*Chavín de Huantar es un sitio arqueológico o monumento arqueológico, ubicado en el distrito de Chavín de Huántar, provincia de Huari, departamento de Ancash, en el Perú.
*Fue declarado como Patrimonio de la Humanidad en 1985.
*Chavín deriva de la voz quechua ‘chawpi[n]’ que expresa "el centro" y de la voz quechua waantar que denota una planta andina clasificada como Cortaderia rudiuscula Stapfl (sic). Efectivamente, el resto arqueológico se ubica en el ángulo que forman al confluir los ríos Mosna y Huachejsa, anexo a la pequeña urbe andina del mismo nombre.
*Se estima que Chavín empezó a ser construido hacia el año 850 a.C. y fue abandonado hacia el año 200 a.C.
Bibliografía
+CANE, Ralph E.
1983 El Obelisco Tello de Chavín, un Intento de Análisis Iconográfico de sus Elementos según el Atlas de John H. Rowe. Revista Boletín de Lima, año 5, nº 26, Editorial Los Pinos. Lima - Perú..
+MAKOWSKI, Krzysztok
1997 Dioses del Templo de Chavín, Reflexiones sobre la Iconografía Religiosa. En Arqueología, Antropología e Historia en los Andes, Homenaje a María Rowstworowski. IEP-BCR. Lima - Perú.
+ROWE, John H.
1972 Arte de Chavín; Estudio de su forma y su significado. En revista Historia y Cultura nº 6. Lima - Perú.
+TELLO, Julio C.
1960 Chavín; Cultura Matriz de la Civilización Andina. Primera Parte. Publicación Antropológica del Archivo Julio C. Tello de la UNMSM. Volumen II. Lima - Perú.
Algunos datos fueron tomados de www.arqueologiadelperu.com.ar / www.historiaperuana.pe
Textos, fotos e ilustración: Lizardo Tavera
VÍDEO: (Documental de la National Geographic Channel)
   

Anuncios:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :