14 mar. 2017

HISTORIA: Las mujeres del antiguo Perú eran muy valoradas


 Su rango era mayor mientras mayor edad tenían, señala la arqueóloga Lucía Watson, investigadora de los fardos funerarios de Ancón pertenecientes a la antigua cultura Chancay.

Escribe:Denis Merino
Las mujeres del antiguo Perú eran valoradas y alcanzaban altos status mientras más años tenían, expresó la arqueóloga Lucía Watson durante su exposición “Revaluación de la mujer en el antiguo Perú: una mirada a través de los fardos funerarios de Ancón” en el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú de Pueblo Libre.

Dijo que al estudiar los fardos funerarios encontrados en ese lugar y que pertenecían a la cultura Chancay, que se desarrolló en el norte peruano entre los años 800 a mil 532 dC. encontró detalles enlas mujeres diferentes a los hombres.
“Esas necrópolis fueron excavadas primero por el padre de la arqueología peruana, Julio C. Tello, y luego por la primera arqueóloga femenina, Rebeca Carrión; entre los años 1945 a 1949, los cementerios fueron calificados como los más grandes de los andes centrales” manifestó.
Arqueóloga peruana Lucía Watson rastrea a los antiguos peruanos 
(Fuente:  www.larepublica.pe)
La experta relató que para su investigación Tello se enfrentó a una poderosa constructora y que felizmente ganó para bien de la historia.
“Muchos de sus hallazgos y los posteriores se encuentran en el Museo de sitio de Ancón que todos deben conocer”.
TENÍAN PODER
Watson dijo que la mayoría de los fardos contenían una momia y muy pocos dos y la mayoría habían sido enterrados en la posición mas común en esas épocas, con las piernas flexionadas y algunas extendidas.
“Sin embargo en el caso de las mujeres todas estaban en posición de flor de loto. Las más jóvenes tenían textiles, mates y bolsas de coca, las de regular edad textiles más elaborados y collares y las mayores, que en esas épocas tenían más de 45 años, textiles finos y piezas de metal entre otros, lo que demuestra que adquirían un status especial a lo largo de su vida.”
Explicó que los hallazgos e investigaciones permiten replantear el rol y status de las mujeres en esas épocas según los estudios de bioarqueología y que demuestran el poder que poseían las mujeres, particularmente las que eran consideradas de un sitial social alto.
“Las de alto rango eran objeto de tratamiento funerario especial, llevaban tatuajes, pinturas, metales en la boca, ajuares más complejos y un tratamiento del cuerpo más elaborado.”
SORPRESIVA PORRA
Sostuvo que los fardos de algunas mujeres tenían ajuares con spondylus, anillos en las manos y objetos de madera lo que revela un valor ritual muy alto. “Lo más sorprendente fue encontrar a una de ellas con una porra, que en ese entonces era una arma de guerra y que se suponía que solo las usaban los varones, lo que significaría que también eran guerreras.”
“Sobre las mujeres con poder social se conoce a las Capullanas en la costa norte y a las curacas Chañan Curi Coca, Contar Huacho y Añas Colque y según determinadas crónicas cuando dejaban a los hombres estos lloraban”.
Watson explicó seguidamente que en la actualidad no es necesario abrir los fardos encontrados sino que con la moderna tecnología como tomógrafos especiales que generan cortes y el programa Osirix, se estudia todo su contexto con los mínimos detalles en las pantallas.
Sobre la forma de distinguir a que sexo pertenecen determinados restos refirió que se estudian sus dientes y principalmente las partes superiores e inferiores de los huesos de las piernas y que el trabajo efectuado en Ancón se hizo con médicos y con equipos de alta resolución.
Fuente: Este artículo fue publicado originalmente en www.diariouno.pe
Anuncios:

No hay comentarios :