COSTUMBRES: La milenaria lectura de las sagradas Hojas de Coca


Desde tiempos ancestrales, la hoja de coca ha sido usada como un guía de comunicación u oráculo espiritual para predicciones. A través de esta planta se puede adivinar el pasado y predecir el futuro. Las hojas de coca son consideradas incluso tan o más exactas que el I-Ching.

La lectura de las hojas de la coca es el método adivinatorio más reconocido y respetado en Sudamérica: considerado como de origen inca, en realidad es una práctica que se pierde en la noche de los tiempos, siendo considerada como de práctica muy extendida en todas las culturas pre-incas, los cuales, al igual que los incas, le atribuían no solo un origen divino, sino también como asiento de un espíritu madre, el alma de la planta, el cual nunca muere.
Utilizada como intérprete en ceremonias sagradas andinas, la coca es un guía de comunicación u oráculo espiritual para predicciones: futuro presente y pasado. A través de las hojas de coca el chamán se conecta utilizando poderes energéticos de sus antepasados, permitiendo hacer un diagnóstico y orientación general de su estado personal.
La coca es un guía de comunicación u oráculo espiritual para
predicciones.
El sacerdote o andino interpreta claramente lo que los oráculos dicen, ayuda a reconocer e interpretar lo bueno o malo de su destino y como transmutar lo negativo a positivo. Contribuye a aclarar las dudas, detecta problemas.
------------------------------------------------------------------------------------------
Este ritual divino está estrechamente vinculado a cada aspecto de la vida, economía, cultura y mitología de las civilizaciones andinas.
-------------------------------------------------------------------------------------------
Para los entendidos y los creyentes de su poder oracular, la lectura de hojas de coca es altamente preciso, y solo superado con los oráculos de los antiguos apus.
Comparada con los métodos adivinatorios occidentales y orientales, las hojas de coca son consideradas incluso tan o más exactas que el I-Ching.
La lectura de hojas de coca se realiza principalmente en fechas importantes dentro de la cosmovisión andina, tales como el mes de agosto (inicio de las cosechas) y entre el 21 y 24 de junio (solsticio y fiesta del Inti Raymi), aunque no es una práctica exclusiva de esas fechas: las hojas pueden ser consultadas todo el año.
La práctica y enseñanza de su lectura es, en el mundo andino, por vía familiar, por lo que existen muy pocas personas no procedentes del ande, que saben interpretar las hojas; esos pocos, han obtenido el conocimiento al contraer nupcias con un miembro de una familia que practique su lectura, por lo que podemos asegurar que no es necesario ser de origen andino o amazónico para conocer este método oracular, aunque hay que recalcar que son pocos los afortunados.
Existe un rito previo a la lectura: no son pocos los lectores de coca que prefieren que el consultante traiga sus propias hojas para hacer la consulta.
Las hojas son entonces previamente seleccionadas, descartándose las más viejas o secas: este proceso es también una especie de purificación mental, tanto para el oficiante como para el interrogador.
Se acostumbra extender un tejido hecho a mano con motivos andinos, para servir de campo para la consulta; esta es preferentemente de color rojo.
En tiempos pasados, se acostumbraba utilizar un pedazo de un manto preinca: afortunadamente para el patrimonio nacional, esa costumbre ya está en vías de extinción.
La mayoría de los lectores de las hojas colocan a un lado del manto o campo de lectura, una imagen religiosa (generalmente una estampa de la Virgen de la Candelaria, representación para el mundo andino, de la Pachamama) y una campana, no siendo esto un requisito indispensable.
El rito inicial consiste en pedir a la pachamama permiso para "leer la coca", con oraciones en quechua o aymara, tocar la campana hacia los cuatro puntos cardinales y con unas cuantas hojas de coca, ofrecerlas simbólicamente con la mano alzada, también a los cuatro puntos cardinales.
En algunos sitios aún persiste la costumbre de chacchar (masticar) hojas, tanto oficiante como consultante, antes de iniciar la consulta: si el sabor que tienen las hojas es "dulce", el ritual proseguirá; si en cambio se sienten "amargas", se recomienda no consultar a la coca.
Tras la primera consulta, el oficiante toma dos hojas grandes de coca, colocándolas a ambos extremos del campo: una mostrando su cara frontal y otra su anverso: siendo consideradas como una respuesta positiva y una negativa, respectivamente. Luego, toma un puñado de hojas y las deja caer sobre el manto: ahí se inicia la lectura.
------------------------------------------------------------------------------------------------
Mama coca es el elemento imprescindible en las ofrendas, pues canaliza las invocaciones a los seres espirituales del mundo andino.
------------------------------------------------------------------------------------------------
Para poder conocer el destino de alguien mediante este ritual, no sólo se invoca al espíritu de la planta, sino también al de la persona, a la que se le considera una semilla cósmica. Ambos espíritus se muestran y le es revelado al chaman las proyecciones que emanan de la persona.
Las hojas se interpretan de varias formas: a mayor cantidad de hojas mostrando su cara frontal (de verde intenso), la respuesta a la pregunta será positiva, y negativa en el caso contrario; igualmente, la proximidad a las hojas grandes en los extremos, es interpretada de la misma forma.
El resto de la información es obtenida por las hojas en sí: sus formas, sus dobleces, sus muescas y tonalidad de color, son traducidas de tal forma en que se identifican como "puentes". En ellos se pueden interpretar personas (destacadas hasta en sus características físicas), trámites documentarios, terrenos, ganado, etc. Asimismo, se puede observar en ellas enfermedades y tratamientos a seguir; no se puede profundizar más en detalles ya que, fiel a la tradición andina, se debe mantener ese conocimiento sólo disponible para unos pocos.
De igual manera, el conjunto de hojas sobre el manto, forman figuras que son interpretados por el oficiante, utilizándolas para conectarse por medio del inconsciente colectivo, con sus antepasados, logrando así información tal como fechas en meses, días y años, nombres y la descripción de lugares lejanos en el tiempo y el espacio, así como sucesos con el mínimo de detalles: esta cualidad más bien mora en el oficiante, pudiéndose encontrar en los países andinos, individuos capaces de obtener información realmente pasmosa, por medio de la planta sagrada de los incas.
Datos
*Las hojas empleadas en la lectura deben ser llevadas por una persona que tenga el don de leer.  Su importancia se centra en  la coloración y frescura de sus hojas.
*Hay que tener en cuenta que para obtener una acertada lectura de hoja de coca, el experto debe tener experiencia. Recuerda además que quienes realmente pueden leer esta planta son personas andinas que han contraído dichos conocimientos a través de su entorno familiar.
"La hoja de coca no morirá"
Para el historiador y director de la Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa, Rommel Arce Espinoza, la hoja de coca no morirá mientras los habitantes de la sierra oriunda del Perú sigan transmitiendo de familia en familia los secretos de la coca. "Ha jugado un rol central en el sistema de creencias, costumbres y conocimientos". Sostuvo que la coca ha quedado plasmada a través de variadas representaciones iconográficas en diferentes soportes.
Fuentes: www.larepublica.pe  / www.ayahuasca-wachuma.com / www.healingtreeayahuasca.com
Anuncios:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :