NOTICIAS: Familia peruana afirma ser propietaria de Machu Picchu


Édgar Echegaray Abril y su familia afirman ser los herederos de las tierras sobre las que se erige Machu Picchu. Él posee el testimonio de la escritura pública de compra-venta que prueba la propiedad pertenece a su familia, quienes han enviado una demanda a la corte de Costa Rica reclamando al estado peruano 100 millones de dólares de indemnización.

Édgar Echegaray Abrill quiere demostrar que, físicamente, su familia es dueña de una de las maravillas del mundo: Machu Picchu. Su anhelo se ha convertido en una búsqueda obsesa, en la que ha invertido los últimos años de su jubilación, desempolvando archivos y baúles históricos.
Édgar Echegaray Abril, nieto del diputado y senador Emilio Abril Vizcarra, afirma ser el heredero de las tierras sobre las que se erige Machu Picchu. Él posee el testimonio de la escritura pública de compra-venta que prueba la propiedad pertenece a su familia.
 “Mi abuelo José E. Abrill Vizcarra, que era senador por Cusco, entregó su fundo al Estado y este quedó en hacer una tasación para indemnizarlo económicamente, pero nunca lo hizo”, asegura, y muestra documentos extraídos del Archivo General de la República.
Manifestó que sus familiares Mariano Ignacio Ferro y María Laureana Vizcarra de Ferro compraron el fundo Primavera, donde se funda Machu Picchu. Ellos adquirieron la propiedad de Irene Azpilcueta el 14 de junio de 1910.
Asimismo, aseguró que un grupo de hacendados contactaron con Hiram Bingham para que conozca MachuPicchu. “Él dice que descubrió esta zona arqueológica pero hace tiempo que estaba descubierto”, manifestó.
“Los gobiernos autorizan para que este señor haga trabajos en este sitio, pero él tenía que pasar por la puerta de nuestra hacienda, la hacienda de mis abuelos”, contó a RPP Noticias en una entrevista realizada en el 2012
Explicó que Machu Picchu se encuentra bajo la administración del Estado sin que exista una transferencia de propiedad. “Se inició un proceso de expropiación pero no se llegó a finalizar”, añadió.
“Yo pido que este bien cultural pase a poder el Estado. Nosotros indudablemente quisiéramos alguna compensación porque yo tengo que pagar mi entrada cuando visito Machu Picchu y eso es inhumano porque nosotros somos los dueños”,  expresó.
Han pasado varias décadas desde entonces y ese justiprecio sigue siendo motivo de litigio: “No se sabe si hubo o no un pago por las 22.000 hectáreas que el Instituto Nacional de Cultura (INC) les expropió a los Abrill en los años 70”, refiere el abogado Wilson Inga. Pero Echegaray lo corrige: “Las hectáreas son 32.500”, dice. Es decir, la totalidad del actual santuario de Machu Picchu.
Pero Echegaray Abrill dice que ya se cansó de esperar a la justicia del país y por eso envió su denuncia a Costa Rica, a la Corte Interamericana de Derechos Humanos: “Lo he hecho porque el INC se hace el desentendido. Hemos tenido hasta tres sesiones de conciliación con sus funcionarios y nunca llegamos a nada”, se queja.
Pero el director del INC del Cusco, Jorge Zegarra, niega haber sostenido algún trato formal con ellos: “Solo hemos conversado de manera amistosa, nunca hubo un trámite de por medio”, afirma, contradiciendo también al abogado del Sernan.
“En el Cusco siempre aparece alguna familia que dice ser propietaria de sitios arqueológicos. Lo cierto es que Machu Picchu le pertenece al Estado”, declara, a su turno, Ada Castillo, directora del Sernan de la región.
HISTORIA INCIERTA
El abogado de Sernan coincide con la versión del heredero al señalar que la familia Abrill era propietaria del fundo Quente y Santa Rita de Quente (ubicados dentro del actual santuario) hasta que estos fueron transferidos por compraventa a la familia Zavaleta, reservándose, eso sí, todo lo que eran ruinas arqueológicas.
Es ese grupo de ruinas lo que expropia el INC. Y después la reforma agraria de Velasco expropia las tierras de los Zavaleta.
Los herederos de la sucesión Abrill, que ahora son tres familias, repartidas en Cusco y Lima, reclaman una indemnización, además del justiprecio por las que siguen considerando, en lo físico, su herencia.
El monto demandado asciende a US$100 millones. “Nuestros abogados han determinado que por el usufructo de nuestras tierras en los últimos años nos corresponde hasta 500 millones de dólares, pero pedimos cien millones nomás”, aclara Echegaray, y finaliza: “Esta demanda tiene más años que yo. Yo crecí viendo a mi mamá luchar por esto”.
DATOS
El legado
1. Los hijos de José Emilio Abrill Vizcarra, Julia, José Luis y Carlos Abrill Ferro, fallecieron sin conseguir un pronunciamiento del Estado sobre su demanda.
2. Ahora los litigantes son los nietos de Abrill Vizcarra, divididos en cuatro familias: Echegaray Abrill, Abrill Núñez, Abrill Gamarra y Abrill Carreño.
3. “Los Zavaleta están asentados actualmente en un sector de Machu Picchu. Yo no sé cómo es posible”, protesta Zegarra, director del INC.
4. También ocupan el sitio unas 20 familias de campesinos arrendatarios.Leyendaen duda. Los herederos de Abrill Vizcarra son ahora cuatro familias repartidas entre Lima y Cusco
Fuentes: rpp.pe / www.blog.pucp.edu.pe
Puedes leer el artículo referencial AQUÍ.
VÍDEO: (Entérate más en este reportaje)
A
Anuncios:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :