EVENTOS: El perro del Perú antiguo en exhibición


El Museo Larco expone cerámicas sobre esta especie canina del antiguo Perú. Las piezas provienen de culturas como la Mochica, Chimú y Lambayeque, entre otras.

Provienen desde los tiempos precolombinos. El perro peruano sin pelo, llamado viringo por los mochicas y allcu por los incas, es tema de una muestra y campaña del Museo Larco de Pueblo Libre que busca revalorar esta especie canina que está considerada Patrimonio Vivo de la Nación. Con ese motivo, el citado museo inaugura hoy la muestra “El perro peruano en la colección del Museo Larco”.
La exposición reúne diez cerámicas y una pieza de metal. Todas recrean al perro peruano y provienen de las culturas Mochica, Lambayeque y Chimú, entre otras. La curaduría corresponde a la arqueóloga Isabel Collazos.
Alrededor de esta muestra se ha programado también una serie de actividades como visitas guiadas y talleres creativos. Asimismo, reproducciones fotográficas de estas piezas forman parte de la campaña “Perro peruano sin pelo. Identidad y cultura viva”, que se extenderá hasta el 15 de julio. Este proyecto, “Arte donde vallas 2017”, en paneles, es promovido por el Grupo Vallas y el objetivo es mostrar a esta especie canina en espacios públicos de la ciudad.

Hasta donde se tiene conocimiento, el perro peruano apareció 300 a.C.., de modo que cuando llegaron los españoles, hallaron algunos ejemplares en el imperio incaico. Por eso mismo, se ha revalorizado esta especie asociada a la historia y cultura peruana. En enero del 2001, el Instituto Nacional de Cultura –hoy Ministerio de Cultura– ordenó que los museos de sitio arqueológicos preserven perros peruanos. Ese mismo año, el Congreso de la República lo reconoció como Patrimonio de la Nación.
“Este perro en el antiguo Perú, según los vestigios y la iconografía de las distintas culturas precolombinas, tenía un rol sagrado, pero al mismo tiempo era animal doméstico. Es decir, era un animal de compañía”, afirma Isabel Collazos.
La arqueóloga refiere que las cerámicas que se exhiben son piezas de ceremonias rituales, sagradas.
“Walter Alva halló, entre los objetos adoratorios del Señor de Sipán, osamenta de perro. Ello prueba que el perro era un animal de compañía, pero también de guía de este gran señor en el más allá”, concluye Isabel Collazos.
Fuente: www.larepublica.pe
Anuncios:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :