MITOS Y LEYENDAS: Wiracocha, la deidad principal de la mitología andina


¿Quién era este mítico personaje, Viracocha o Wiracocha, quien fue venerado con diversos nombres y representado de variadas formas desde el periodo Arcaico Tardío? Esta enigmática deidad aparece representado en el mate de Caral, en la Estela Raimondi de Chavín, en los tejidos de Karwa de Paracas, en la Portada del Sol de Tiahuanaco, en las urnas ceremoniales de Wari y en el Templo de Qoricancha de los Incas.

Wiracocha es la gran deidad creadora en la mitología pre-Inca e Inca en la región andina de América del Sur. Su nombre completo es Apu Qun Tiqsi Wiraqucha y Con-Tici (también deletreado Kon-Tiki) Wiracocha. En quechua, “apu” significa “señor”, “tiqsi” significa “fundamento, base, inicio”; y “wiraqucha” proviene de la fusión de dos vocablos: “wira”: grasa; “cocha”: lago, mar, laguna.



Wiracocha era una de las deidades más importantes del Imperio Inca quien era considerado el creador de todas las cosas, o la sustancia de la que están creadas todas las cosas; era íntimamente relacionado con el mar. Wiracocha creó el universo, el sol, la luna, las estrellas, el tiempo (ordenando al sol para que se desplace solo por el cielo) y a la civilización en la tierra. Wiracocha era adorado como deidad del sol y de las tormentas. Fue representado usando al sol como corona, con un rayo en cada mano, y las lágrimas en sus ojos en forma de lluvia.
Hermosa representación de la deidad andina.
El denominado también "Dios de las Varas" fue el dios principal de los tiahuanacotas, este representa a un dios celestial y según algunas hipótesis, esta deidad podría ser el mismo Tunupa de los posteriores reinos aimaras, o el Wiracocha de los tardíos incas. Históricamente la deidad de los báculos es adorada en la meseta del collao desde tiempos anteriores a los tiahuanacotas y aparece tardíamente en los wari (Julián Santillana).
Según el mito registrado por Juan de Betanzos, Wiracocha salió del Lago Titicaca (de la cueva de Pacaritambo según otros) en los tiempos de oscuridad trayendo consigo la luz. Él creó al sol, la luna y las estrellas.
Él creó a la humanidad soplando sobre las piedras y de esta primera creación resultaron gigantes sin cerebro lo cual le desagradó bastante. Así que los destruyó con un diluvio y de las piedras más pequeñas creó una mejor humanidad. Finalmente, Wiracocha desapareció en el Océano Pacífico (caminando sobre el agua) para nunca más regresar. Viajó por el mundo disfrazado de mendigo, enseñando a su nueva creación los fundamentos de la civilización, así como también realizando numerosos milagros. Lloró al ver el sufrimiento de las criaturas que había creado. Se creía que Wiracocha volvería a aparecer en momentos de dificultad. Pedro Sarmiento de Gamboa señaló que Wiracocha fue descrito como “un hombre de mediana estatura, blanco y vestido con una túnica blanca, como un lazo asegurado a la cintura, y que llevaba un báculo y un libro en sus manos.”
Una de las leyendas de Wiracocha dice que llegó a tener un hijo, Inti, y dos hijas, Mama Quilla y Pachamama. En esta leyenda, destruye a la gente del lago Titicaca con una gran inundación llamada Unu Pachakuti, salvando solo a dos humanos para llevar la civilización al resto del mundo;  estos dos seres son Manco Capac, hijo de Inti (a veces se toma como el hijo de Wiracocha), cuyo nombre significa “fundación espléndida”, y Mama Ocllo, que significa “madre de la fertilidad”. Los dos buscaron un lugar apropiado donde se hundiera la vara de oro llamada ‘Tapac-Yauri’ para fundar la civilización Inca. En otra leyenda, se relata que fue padre de los ocho primeros seres humanos civilizados. En algunas historias, tiene una esposa llamada Mama Cocha. (Fuente: www.machupicchu-tours-peru.com)
Wiracocha en tiempo de los Incas
Wiracocha era el dios Supremo de la mitología tawantinsuyana, representado como un personaje de la raza blanca, caracterizado por las barbas largas. En la costa se le denomina Qon o Kon Teqsi Wiraqocha (Diccionario Mayor de la lengua Quechua).
El principal a quien adoraban era Viracocha Pachayachachic que es el creador del mundo, y después de él al sol; y así el sol, como todas las demás wacas decían que recibían virtud del creador, y que eran intercesoras con él (José Acosta).
Después de la victoria sobre los chancas, el Inca Pachacutec instituyo que Wiracocha fuera tenido por señor universal en el Imperio del Tawantinsuyo. En el imperio incaico varios ceques o sitios de adoración llevaban su nombre. (Fuente: www.elprimerhanan-novela.blogspot.pe)
El orden de Wiracocha Pachayachachic, según el dibujo del 
cronista Aymara - Kana Yamqui Pachacuti Salcamayhua
Es la imagen apreciamos la cosmovisión del mundo andino que los incas guardaban en planchas de oro sobre los muros del Altar Mayor del Templo del Coricancha en el Cusco. En el siglo XVI, el cronista Aymara - Kana Yamqui Pachacuti Salcamayhua, dibujo la figura de dicho altar escribiendo los significados de cada signo. La imagen representa el Orden de Wiracocha Pachayachachic, en el que la pareja humana es parte armónica del todo.



La ruta de Wiracocha
Como Dios panandino debió ser difundido e impuesto seguramente desde el Horizonte Medio (predominio de las culturas Wari y Tiahuanaco), cuando huaris y puquinas configuraban estados de gran extensión territorial en el perímetro andino. Los incas no lo eliminaron, porque también lo veneraban y tenían mitos que vinculaban a ese dios con ellos mismo (Waldemar Espinoza).
La ruta de Wiracocha: desde la Cultura Sechin hasta los Wari y los Incas.
En el monolito llamado Estela de Raimondi, de la cultura Chavín (1,200 años a. C.), en uno de sus lados decorado en relieve se encuentra representado un personaje que corresponde a una divinidad antropomorfa felinizada de pie, vista de frente, con los brazos abiertos, sosteniendo en cada mano una especie de báculos; sus manos y pies terminan en garras. Este mítico personaje se asemeja al dios Wiracocha de la cultura Tiahuanaco ya que también sujeta dos varas o bastones.
Etimología
Cuando los primeros cronistas llegaron a América, el español estaba en plena evolución y su alfabeto aún carecía de normativa. En tales casos, era común el uso tanto de la "v" como de la "u" para representar indistintamente la vocal (u) y a la semiconsonante (w), hoy representadas como u o hu. Por tal motivo fue mayoritariamente transcrito como Viracocha, aunque también algunos escribieron, Huiracocha y Huiraccocha. Otras versiones fueron Ticci, Tiqsi o Tiksi.
Según el cronista Sarmiento de Gamboa, Viracocha significa “grasa o espuma del mar” porque cuando el Dios salió de la tierra de Perú con sus criados, fueron caminando sobre las aguas como espuma. Esto apoya la hipótesis que "Wiracocha" resulta de la combinación de wira y qucha. En quechua, qucha es 'extensión de agua' mientras wira significa "grasa, grasoso".
Sin embargo, el profesor Jaime Salazar, apasionado estudioso de la cultura andina, basándose en sus investigaciones sostienes que “Wiraqochan” expresa “fuente de la vida”.
Figura en alto relieve de Wiracocha en la Puerta del Sol
La puerta del sol (Inti Punku), en Bolivia, es una escultura monolítica en piedra andesita que en el pasado formó parte de otra estructura mayor, posiblemente ligada a Kalasasaya (templo de las piedras paradas).
En su decoración sobresale la figura principal de un personaje en alto relieve que representa a Wiracocha. Alrededor de éste se encuentran 48 figuras, 24 a cada lado en bajo relieve representando seres alados y hombres arrodillados. También destacan los “trompeteros” debajo de los seres alados; existen teorías que afirman que estos trompeteros marcan los movimientos solares, por lo que la puerta del sol sería un calendario correspondiente a un año de doce meses que comenzaba en el equinoccio de primavera.

Wiracocha según el manuscrito de Huarochirí
La identidad de Wiracocha está combinando con el ídolo Cuniraya en el primer capítulo del Manuscrito de Huarochirí. La adición del nombre de Wiracocha para adorar ese ídolo muestra que fue invocado y respetado. Y la gente le adora antes de empezar el trabajo duro en los campos.
El mito que sigue explica las hazañas de Cuniraya Viracocha y la manera en que él engaña a la huaca bella Cavillaca. Todos los huacos la desean pero sin embargo ella no durmió con nadie. Un día, Cuniraya Viracocha se transforma en un pájaro y planta su germen masculino en una fruta. Cuando ella come la fruta, ella se pone embarazada sin tener relaciones sexuales. Cuando Cavillaca intenta identificar el padre de su hijo, Cuniraya Viracocha aparece como un mendigo pobre y trata de recuperar a su hijo. Ella no le cree y sale corriendo hacia el mar donde ella y su hijo se transforman en islas. Él intenta encontrarla y le pide a varios animales ayuda, pero llega demasiado tarde. Cuando llega al mar, viola a la hija más joven de Pachacamac, otra deidad. Cuando la madre trata de castigarlo, él se escapa. Vagando por la tierra.
Datos
*En otras leyendas también se dice que antes de partir, delegó las tareas secundarias de la creación en sus dos ayudantes, Toca pu Viracocha e Imaymana Viracocha, quienes inmediatamente se dirigieron hacia el este y el oeste de los Andes, para dar vida y nombre a todas las plantas y los animales que iban haciendo aparecer sobre la tierra, en una hermosa misión auxiliar de la realizada antes por Viracocha.
*También se señala que tenía un compañero con la forma de un picaflor de oro, conocedor del pasado, presente y futuro, su nombre era “Inti”.
*Los cronistas señalan que Tiqsi Viracocha vino de Tiahuanaco y creó unos seres a su semejanza. Algunas versiones mencionan que él hizo el mundo; que en su peregrinaje llegó a Cacha donde sus habitantes trataron de matarlo: él se arrodilló, levantó las manos al cielo e hizo bajar de lo alto un fuego que abrasó la comarca. Luego siguió su camino y llegó al mar, donde se encontró con sus servidores y se embarcó con ellos.
*Dos antropólogos del Museo Field, de Chicago, y de la Universidad del Norte de Illinois, Estados Unidos, encontraron el fragmento de un mate o calabacín con la figura del dios. El hallazgo ocurrió en un cementerio de Norte Chico, a unos 200 kilómetros al norte de Lima.
Fragmento de mate con la figura de Wiracocha hallada en Caral.
La representación de la deidad con colmillos y garras grabadas hace unos 4.000 años en el fragmento de una vasija indicaría que el culto a Wiracocha es mil años más antiguo de lo que se pensaba.
Las pruebas de carbono 14 demostraron que el grabado en el fragmento de vasija data del 2250 a.C., aproximadamente.
La figura de Wiracocha aparentemente fue grabada en la vasija con un punzón caliente.
*En el reinado de Yawar Waqaq se mandó a construir el templo de Wiracocha en la ciudad del Cusco, del cual aún se conservan algunos vestigios.
VÍDEO:
 
Anuncios:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :