RETRATOS: El legado de María


La obra de María Rostworowski nos da la visión más integral sobre el mundo andino. Su libro Historia del Tahuantinsuyu es un retrato riguroso de la sociedad incaica y desmiente ideas que se toman por verdaderas. 

De padre polaco y madre puneña, nacida un 8 de agosto de 1915, en Barraco,  en los tiempos en que ese lugar era un balneario casi idílico rodeado de chacras. Es una de las principales etnohistoriadoras del siglo XX. Su origen entre dos mundos marcó desde temprano su existencia. En homenaje a su memoria, recordamos sus aportes a la historia del Perú y parte de su vida personal en este artículo.

A comienzos de la década del 2000, con más de 80 años, la historiadora María Rostworowski acompañó con entusiasmo un proyecto del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) para capacitar maestros en la enseñanza de la historia. Ya era bastante mayor pero se animó a dar charlas y talleres en más de 20 ciudades del Perú para explicar cómo el contenido de sus libros podía ser incorporado en clases. Cada maestro inscrito recibía un ejemplar de su libro más (re)conocido: Historia del Tahuantinsuyu.
"Lo más interesante era que los maestros leían el libro y al día siguiente volvían a las clases a hacerle preguntas a María. Ella les hablaba sobre fuentes, sobre cronistas, para que ellos renovaran sus conocimientos y explicaran mejor el mundo andino", rememora Natalia González, historiadora del IEP. Ese era uno de sus muchos intereses: que el conocimiento académico no se quedara sólo en las publicaciones, sino que llegara a las escuelas y a la mayor cantidad de gente.
Hace años en una entrevista con Perú Económico, María decía: "Hay un problema con la enseñanza de la historia. En el colegio a los chicos los trauman, les cuentan de un gran imperio y olvidan los tejidos de Paracas, por ejemplo, o el resto de culturas. Pero además cuentan que un grupito de extranjeros venció fácilmente a este maravilloso imperio. [...]Las causas son conocidas, las visibles: la superioridad europea en cuanto a la pólvora, el sable, el caballo, pero lo importante es que hay causas invisibles: ¿Qué se cocinaba en el Perú de esa época? No existió la utopía de Garcilaso de la Vega. Había pasiones, odios, muertes".
Historia verdadera
En el encuentro con los maestros ella explicaba, por ejemplo, cuando le preguntaban por la lista de los Incas, que el número que se cita -trece- no necesariamente era cierto. Estos pudieron ser muchos más porque entre los incas, cuando un gobernante no era digno del cargo, era borrado de la memoria histórica. Sus libros -que son investigaciones abundantes en fuentes- han cambiado muchas de las supuestas verdades que se enseñan sobre la historia del Perú en lo que al mundo andino se refiere. 
Con su primer libro, Pachacútec Inca Yupanqui, ella postuló que el personaje fue el constructor de lo que hoy llamamos el imperio Incaico, el conquistador que partió del Cusco hacia los cuatro puntos cardinales y expandió el Tahuantinsuyo. Para el historiador Antonio Zapata "en (el libro) Pachacutec... vemos un inca real, que deja de ser mítico". La historiadora Natalia González dice, por su parte, que "todas las obras de María son muy narrativas pero sus biografías de personajes logran el punto de equilibrio de hacer ciencia acercándola a la gente".
María Rostworowski cuestionó también la leyenda de Manco Capac y Mama Ocllo como fundadores de un imperio con una barreta de oro. Para ella es un invento del Inca Garcilaso de la Vega, porque el relato plantea que no había nada antes de ellos. Para nuestra historiadora, la leyenda fundacional de los hermanos Ayar sí parece una historia con claras raíces andinas y en la cual, simbólicamente, se cuenta el origen de varias panacas cusqueñas.

A diferencia de la visión nostálgica de Garcilaso, ella describe en su libro Historia del Tahuantinsuyu las pugnas intestinas al llegar Pizarro, basada en múltiples fuentes. "El Inca dejaba a los grandes señores andinos en su puesto si se sometían, pero si no los cambiaba. En todo caso los dejaba empobrecidos porque les quitaba sus mejores tierras, que eran trabajadas por la gente del lugar, pero cuya cosecha se dirigía a los depósitos estatales. Los mejores hombres eran enviados a la guerra. [...] Los grandes señores andinos estaban deseosos de quitarse a los incas de encima. Viene Pizarro y aprovecha la oportunidad", explicó en una entrevista.
Hay otros aportes de María a la verdadera historia del Perú. Natalia González explica que antes de sus investigaciones, el mundo andino era visto sólo como el Cusco y los incas. "Lo que hace con sus investigaciones es explicarnos que el mundo andino no solo es la sierra del Perú, sino que es todo el territorio de los andes centrales. Hay una relación entre los Andes y la costa peruana. Los recursos naturales van y vienen y desarrollan una cultura andina en la costa. Esta idea integral del mundo andino es un planteamiento de María".
El poder femenino
Rostworowski también les ha dado nombre y presencia histórica a numerosos personajes femeninos de nuestra historia ocultos en el fárrago de datos de las crónicas y archivos. En 1986 publicó La mujer en la época prehispánica y fue de las primeras en hablar del poder de las mujeres en esos tiempos remotos. En Historia del Tahuantinsuyu habla de Mamá Huaco, la guerrera, presente en los inicios del imperio. También describe el poder que detentaban las coyas al momento de buscar un sucesor para el Inca. Contra lo que afirman los cronistas, el Inca no cedía el poder a su primogénito -una visión europea-, usualmente pasaba que se escogía al primogénito de la hermana del Inca. 
Más tarde Rostworowski perfilaría a Francisca Pizarro, y a su madre Inés Huaylas, en el libro Doña Francisca Pizarro. Y los estudios que realizó en la costa norte también le permitieron descubrir que en esa zona hubo mujeres que detentaron el poder y que tomaban el nombre de 'capullanas'. Todo eso mucho antes del hallazgo de la 'Señora de Cao'. "Ella fue pionera en esos temas. Lo encuentra en las crónicas y lo pone en relieve", dice la historiadora Natalia González.
María en el recuerdo
Los colegas del IEP recuerdan que durante más de tres décadas María acudió a trabajar por las mañanas a su oficina de la institución. Cerca del mediodía bajaba a tomarse un té verde, a comerse una fruta y a conversar un rato con alguien, y a las 2 de la tarde se iba a su casa. Nunca escribió en computadora. Siempre lo hizo a mano y después en una máquina de escribir. El instituto guarda aquella que usó, sus fichas, su archivo y un amplio registro de fotos.
Fue distinguida con el grado de Amauta por el gobierno peruano a pesar de que fue una profesional autodidacta y nunca enseñó en una universidad. A su oficina acudían profesores, estudiantes universitarios, alumnos de colegios y colegas interesados en conversar con ella y pedir consejo. "Siempre tuvo tiempo para todos", cuenta su colega historiadora del IEP.
Todos la recuerdan como una gran investigadora que contrastaba los hallazgos de gabinete con el trabajo de campo. Recorría los lugares que encontraba en los archivos, muchas veces con el documento en la mano y preguntaba a los pobladores. En Canta encontró que mucha gente todavía recordaba muchos sitios por el nombre que tenían hace varios siglos.
Su libro Historia del Tahuantinsuyu es el libro más vendido de las ciencias sociales en el Perú y es el resultado de más de 40 años de investigación histórica. Según los editores  "cuestiona y reformula los planteamientos tradicionales" de la enseñanza de historia en el país. ¿Parte de este conocimiento ha llegado a la curricula escolar? "Casi nada de esto llega a la escuela", dice la historiadora Natalia González.
Ella también nos cuenta que en la oficina que María Rostworowski ocupó en el Instituto de Estudios Peruanos (IEP), había un espacio hueco en la parte inferior de una de las paredes donde ella decía que iba a hacer un 'pago' (a la tierra), cada vez que alguien le anunciaba que empezaba un proyecto nuevo.  Sin duda, María creía en el conocimiento científico y racional, pero también en el milenario y místico saber andino.
Fuente: www.larepublica.pe
Algunos datos fueron tomados de www.elcomercio.pe
Anuncios:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :