Conozca la misteriosa piedra de Saywite [FOTOS, VÍDEO]


La piedra de Saywite es un gran bloque de granito de más o menos once metros de circunferencia que ofrece alrededor 200 figuras geométricas y zoomórficas talladas en su superficie. Su propósito exacto sigue siendo un gran misterio y los expertos proponen diferentes teorías.

La Piedra de Saywite, una de las más misteriosas rocas del Perú, es un monolito de 2,3 metros de altura y 11 de circunferencia es una creación de los antiguos habitantes del valle de Carhuasi y se encuentra en el complejo arqueológico del mismo nombre, en Abancay, a la altura del kilómetro 45 que conecta esta ciudad con el Cusco, a 3 horas de la antigua capital del Tahuantinsuyo.

Este monolito tiene más de 200 figuras fitomorfas y zoomorfas, así como concepciones religiosas sobre el agua y la fertilización de la tierra.
Si bien no se sabe a ciencia cierta qué uso se le daba, el hecho de estar en un centro ceremonial indica que habría tenido una significación religiosa, quizá una representación simbólica del universo o, como sostiene Federico Kauffman Doig, estuviese relacionado con el culto del agua, una especie de gigantesca paccha,  Otras versiones sostienen que el monolito habría representado un croquis o mapa.
En el lugar existía un templo que las leyendas describen como cubierto con láminas de oro del grosor de una mano, y mientras que muchos restos arqueológicos se han encontrado allí, el más extraño de todos es la piedra de Saywite.
No se sabe a ciencia cierta qué uso se le daba, el hecho de estar en un centro
ceremonial indica que habría tenido una significación religiosa.
El complejo arqueológico de Curahuasi tiene dos hectáreas de extensión y –según se explica en la página web de la municipalidad distrital del mismo nombre- está dividido en cinco sectores: monolitos y recintos (donde está la Piedra de Saywite), escalinatas y fuentes, Rumi Huasi (donde hay un monolito de forma rectangular), definiciones tronco piramidales, y área del Intihuatana.
Cuando los españoles llegaron a Saywite -según Juan Hemming en su libro Monumentos de los Incas– el templo era gobernado por la sacerdotisa Asarpay quien, antes de ser capturada, se arrojó desde lo alto de una cascada de 400 metros de altura.

Los restos del templo no muestran rastros de oro, pero todo el sitio arqueológico está cubierto de enormes bloques de andesita y escaleras que ofrecen un pequeño vistazo al pasado como si pertenecieran a una construcción mucho más grande que existió allí en un pasado distante.
Pero volvamos a la piedra Saywite.
El bloque más misterioso del sitio es sin duda la piedra de Saywite -un enorme monolito en el que los antiguos tallaron cientos de relieves geométricos y zoomórficos, como reptiles, ranas y felinos. La piedra es de unos dos metros de largo y cuatro metros de ancho.
En esta enorme roca los antiguos tallaron cientos de relieves geométricos y
zoomórficos, como reptiles, ranas y felinos.
 
Los expertos creen que fue utilizado como una especie de modelo topográfico para la hidráulica. Tallado en la piedra se pueden distinguir claramente terrazas, estanques, ríos, túneles y canales de riego.
Mientras que la función exacta de la piedra Saywite sigue siendo un misterio, el investigador Dr. Arlan Andrews cree que este monolito fue utilizado como un modelo a escala para diseñar, desarrollar, probar y documentar las propiedades del flujo de agua para proyectos públicos de agua por antiguos ingenieros y técnicos.
Los expertos creen que la piedra ha sido remodelada varias veces, y los antiguos agregaron y eliminaron varios elementos, cambiando el flujo de agua.
Aunque hay varias teorías que describen su función, muchos expertos coinciden en que la enorme piedra probablemente tenía un uso religioso, tal vez una representación simbólica del universo, y/o relacionado con el culto al agua.
Que cultura y en qué momento fue creado la enorme piedra es otro enorme misterio. Aunque se sabe con certeza que el lugar era un santuario inca, los arqueólogos no están seguros de que los antiguos incas fueran sus constructores.
Los expertos creen que la piedra ha sido remodelada varias veces, y los antiguos
agregaron y eliminaron varios elementos, cambiando el flujo de agua.
Se ha especulado que también podría ser una representación del sistema de riego utilizado por los Incas e incluso un modelo a escala de todo su imperio con cada una de las regiones representadas con ciertos símbolos.
Las selvas estarían representadas por la presencia de animales como monos, iguanas o jaguares, mientras que la costa está simbolizada con animales como pulpos.
Mientras que la piedra de Saywite permanece envuelta en misterio, proporciona a los arqueólogos algunos detalles de la cultura de la población precolombina. Los arqueólogos han determinado que el sitio era un centro religioso Inca, donde se realizaban rituales y ceremonias para el culto al agua. El monolito es una pista importante para esto ya que representa un flujo similar al agua entre las tallas.
Según se indica en la página web de la Municipalidad de Curahuasi, Saywite proviene “de la deformación del vocablo quechua sayay –huite que significa ‘detente, inquieto’ o también sayay riti que significa ‘detente’ o ‘para nieve’”.
DATOS
*La piedra de Saywite es un gran bloque de granito de más o menos once metros de circunferencia, cuatro de diámetro y casi dos y medio de alto, ornamentado en su mitad superior con una serie de complejas y misteriosas figuras.
*El monolito contiene más de doscientas figuras fitomorfas, zoomorfas, de accidentes geográficos y construcciones humanas talladas en un aparente desorden y aprovechando los relieves y depresiones naturales de la piedra.
*Otros, considerando que muchas figuras representan construcciones humanas, canales, escalinatas, estanques, proponen que la piedra de Saywite fue una especie de plano o croquis pétreo hecho por arquitectos incas para llevar el control de las obras hidráulicas que realizaban.
Fuentes: www.ancient-code.es / es.wikipedia.org / elcomercio.pe
Fotos: blog.rainbowasi.com
VÍDEO: A
Anuncios:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :