TAWANTINSUYU: El Calendario de los Incas


Así como los mayas tenían su calendario cíclico, los incas tenían también su calendario astronómico. Los calendarios andinos que se empleaban en el Tawantinsuyu estaban estrechamente vinculados con la siembra, el cosmos y las fiestas de adoración a sus deidades. 

Aunque los cronistas trataron de interpretarlos, muchos estudiosos coinciden con que no lograron hacerlo bien porque no entendían la profundidad del pensamiento andino.

Sin embargo, entre los que se dedicaron a develar cómo funcionaban estos calendarios está el cronista Guamán Poma de Ayala, quien fue citado por la investigadora saragura Sisa Pacari en su libro ‘La cultura espiritual: Una resistencia de los saraguros en la actualidad’.
Guamán Poma concluyó que había dos calendarios: uno que servía para programar las tareas agrícolas y otro que era usado para hacer observaciones astronómicas, que a su vez regían las principales ceremonias religiosas.
En un principio el calendario inca comenzaba con el solsticio de invierno, reconocían este momento con un gnomon. Alrededor de la ciudad del Cusco había doce pilares dispuestos de tal manera que en cada mes uno de ellos señalaba por donde salía el sol y por dónde se ponía. Estos pilares se llamaban sukanqas; y con ellos se anunciaban las fiestas y los tiempos de sembrar y cosechar.
El inca Viracocha decretó un año de 12 meses que comenzaba con la luna nueva de enero. Cada mes tenía su nombre propio. Después Pachacútec Inca Yupanqui (1438-1471) dispuso el comienzo del año en diciembre, cuando el Sol comienza a volver del último punto de Capricornio.
A 2 km. de Cusco, en la fortaleza de Sacsayhuaman, está Muyuqmarka, también conocido como el Reloj Solar o Calendario Inca, esta herramienta les permitía determinar las estaciones y por ende trabajar adecuadamente la agricultura.
Consta de tres paredes de piedra circular y concéntrica, conectadas por una serie de paredes radiales. Hay tres canales de agua, que indicaría fue utilizado además como reservorio.
-------------------------------------------------------------------------------------------
En las civilizaciones precolombinas como la inca, la religión y la astronomía estaban vinculadas. Los estudiosos describen sus creencias como de “religiones astrobiológicas”.
-------------------------------------------------------------------------------------------

Los meses Inca, según de Felipe Guaman Poma de Ayala
1° Capac Raymi (Diciembre)
Luna de la Gran Fiesta del Sol, mes de descanso.
Comienzan las lluvias en la sierra, en honor al Sol se realizan ofrendas de oro y plata, y sacrificios de niños y camélidos como las llamas. Gran variedad de danzas y cantos religiosos.
2° Uchuy Pokoy (Enero)
Pequeña Luna Creciente, tiempo de ver el maíz en crecimiento.
Fiesta del Capac Raymi con sacrificios, ayuno y penitencia, se realizaban procesiones a los templos. Era el mes de la pequeña maduración.
3° Paucar Varay (Febrero)
Gran Luna Creciente, tiempo de vestir taparrabos.
Mes de la gran maduración, el inca realizaba ritos religiosos con ofrendas de oro y plata a los dioses y a los cerros y cumbres nevadas, era el mes del Warachikuy.
4° Pachapukuy (Marzo)
Luna de la Flor Creciente, mes de maduración de la tierra.
El mes que los campos se llenan de flores, sacrificaban llamas negras a las huacas, por mano de los sacerdotes, se realizan ayunos y se abstienen de danzar y cantar.
5° Inca Raymi (Abril)
Luna de las Espigas Gemelas, mes de cosecha y descanso.
Se protegen los frutos, se sacrificaban llamas pintadas en honor de los dioses comunes, el Inca realizaba una gran fiesta con invitados, curacas y todo el pueblo en general, se comía, cantaba y danzaba.
6° Aymoray (Mayo)
Luna de la Cosecha, el maíz se seca para ser almacenado.
Mes dedicado a la cosecha, se sacrificaban llamas de diversos colores, se realizaban juegos y diversiones, y entre los pastores se realizaba otra fiesta en la que se cantaba el Yamaya-yamay-ai yaya yamaya.
7° Inti Raymi (Junio)
Luna de la Preparación, cosecha de papa (o patata) y descanso, roturación del suelo.
La pascua del Sol, se realizan fiestas religiosas en todo el imperio, principalmente en el Cusco en donde se ofrecían sacrificios dirigidos al sol y ofrendas de oro y plata, estas ceremonias eran de agradecimiento por las cosechas recibidas.
8° Chacraconacuy (Julio)
Luna del Riego, mes de redistribución de tierras.
Mes de la purificación de la tierra, se realizaban ceremonias en las que se pedían al sol y a las aguas que no dañaran las cementeras, se sacrificaban 100 llamas. Los pastores celebraban sus ritos para impedir la peste en el ganado.
9° Chacrayapuy Quilla (Agosto)
Luna de la Siembra, mes de sembrar las tierras en medio de cantos de triunfo.
Período de la purificación humana, se sacrificaban llamas, cuyes, mullu, chicha y sanco, se convidaban comidas y bebidas a las familias.
10° Coya Raymi (Setiembre)
Luna de la Fiesta de la Luna, mes de plantar.
Pascua del Agua, ceremonias pidiendo el líquido fecundante de la tierra, se dedican ritos a la luna, era una fiesta especial de las mujeres.
11° Uma Raymi Quilla (Octubre)
Luna de la Fiesta de la Provincia de Uma, tiempo de espantar a los pájaros de los campos cultivados.
Se realizan ceremonias para que la tierra sea fecundada.
12° Aya Marcay Quilla (Noviembre)
Luna de la Fiesta de la Provincia de Ayamarca, tiempo de regar los campos.
Se dedican a actos religiosos de culto a los muertos y honrar la memoria de los antepasados.
 Los doce meses del año inca, según los dibujos del cronista Guaman Poma de Ayala. (Clic en la imagen para ver en tamaño original). (Fuente

La organización de los trabajos se hacía en semanas de nueve días, lo que permitía dividirlas en períodos de tres.
La agricultura era la principal actividad del Tawantinsuyu, el cultivo de la tierra exigía que las técnicas básicas de la siembra, el riego y la cosecha se realicen de acuerdo a un cronograma anual o calendario agrícola que fue elaborado a través de la experiencia que durante miles de años realizaron los pre-incas e incas.
El Calendario Inca estaba relacionado con los ciclos del Sol y de la Luna hasta es de suponer que además tuviera en cuenta el movimiento de otros astros (la estrella Sirio). Había un Calendario Imperial, pero al mismo tiempo existían Calendarios Regionales ajustados a las necesidades agrícolas de cada zona (ubicación de tierras, climas, etc.). El calendario Inca era al mismo tiempo un calendario agrícola y religioso, la mitad del año era el semestre del Inca y el Sol, el semestre masculino. La otra mitad era el semestre femenino de la Luna y la Coya.
La investigadora Pacari sostiene que entre las características de estas religiones están la dualidad o polos opuestos como hombre-mujer o luz-oscuridad y es desde este principio que se forma la división cuatripartita del Tawantinsuyu. Otra de las características que destaca es el espacio o cosmos que está dividido en el mundo alto, la superficie de la tierra y el mundo bajo o infra mundo.
La energía universal que puede ser creativa o destructora que es el fuego. Otra de las características importantes es la psicofísica, en donde se concentran distintas fuerzas cósmicas. “Las religiones astrobiológicas tenían un ritual a los astros y las estructuras de culto eran en dirección a la puesta o salida del sol”, explica Pacari. Eran de suma importancia los solsticios y equinoccios.
La cultura Inca deriva de un calendario lunar, en principio, a uno solar. Como deidad preponderante en la cosmología inca, el Sol era el centro de toda su atención. Para su observación se destinó plataformas de piedra (Ushnus) situados en lugares apartados.
Con la llegada de los españoles, todos estos milenarios conocimientos fueron abolidos.
El dato
Investigadores han propuesto un tercer calendario, el sideral-lunar. Este calendario centra su base en el período que demora la Luna en ocupar la misma posición relativa entre las estrellas. Este ciclo es de 27,33 días. Doce meses de 27,33 días arrojan un total de 327,96 días (328 días). Este número coincide con el total de Huacas (sitios ceremoniales sagrados) que los Incas colocaron en los alrededores de Cusco.
Si este calendario sideral-lunar es cierto, los ciclos de tiempo inca también estaban determinados por la visibilidad del conglomerado de estrella "Las Pléyades", ya que la resta entre el año solar y el año sideral-lunar (365-328) arroja el valor de 37 días, exactamente los días en que este cúmulo estelar abierto no es observable desde Cusco.
Fuentes: www.eltiempo.com.ec / www.ecured.cu / www.pueblosoriginarios.com
Anuncios:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :