NOTICIAS: La nación Q'ero, “El ultimo ayllu de los incas”, es amenazada por la minería


La Nación Q'ero -un pueblo andino que ha protegido su cultura durante siglos- es amenazada por la presencia de minas cercanas y concesiones mineras en su suelo. Parte de sus tierras están dentro del Área Clave de Biodiversidad Kosñipata, un bosque que enfrenta los mismos problemas.

Escribe: Raúl Mendoza
La neblina y la lluvia son una presencia permanente en Ccochamocco, anexo de Hatun Q'ero, a más de 4 mil metros de altura. Hemos llegado hasta aquí después de un largo viaje por carretera desde el Cusco. Media docena de montañas rodean el poblado y entre ellas se destaca el Apu Huamanlipa, el más sagrado de los Q'ero, vigilante, imponente y nevado. Aquí el viento es helado y el frío se mete por debajo de la ropa.

Fredy Flores Machaca tiene 26 años y es el presidente de las cinco comunidades que conforman la Nación Q'ero: Japu, Quiko, Hatun Q’ero, Markachea y Q'ero Totorani. "El problema que tenemos es el de las empresas mineras que quieren instalarse por aquí", dice. A pesar de su juventud es consiente del valor de su cultura milenaria y de los peligros que hoy amenazan a su pueblo: la presencia de operaciones mineras cerca o dentro de su territorio.
En efecto, camino a las comunidades Q'ero ya se pueden ver algunos campamentos mineros alejados de la carretera. Ocurre por ejemplo en Callacancha, a hora y media de Ccochamocco. Unas barracas de calamina dan cuenta del trabajo extractivo que se está realizando. A media hora de ahí, a la mitad de un cerro, pueden verse también unas carpas de plástico azul y un socavón con material en la entrada. No muy lejos de este lugar, unos bidones de combustible lucen tirados en la carretera, en un desvío que lleva a otra mina.
Ataviado con su chullo tradicional, el unku -una especie de camisa sin mangas-, una calzona -pantalón oscuro de lana de oveja que sólo llega a las rodillas- poncho y ojotas, el presidente de los poblados Q'ero alerta sobre otro peligro: se han otorgado concesiones mineras en su territorio. "Hay 16 titulados y 8 en trámite", dice mientras nos muestra una lista de las empresas que ya tienen o han solicitado una concesión en tierras de los Q'ero.
La Nación Q'ero, declarada Patrimonio Cultural de la Nación, corre el peligro de que se inicien operaciones mineras en su territorio y se destruya el valor cultural que este tiene. Durante siglos se mantuvieron aislados de las grandes ciudades y conservaron intacta su cultura, sus conocimientos y tradiciones, que se remontan al imperio Incaico. La llegada de la minería podría desnaturalizar sus costumbres, contaminar su medioambiente y alterar para siempre su forma de vida.
"De qué sirve ser declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación si pasa esto. Lo que queremos ahora es que se limpie el territorio de la Nación Q'ero de concesiones", se lamenta Fredy Flores, el líder Q'ero. Dice que si no son escuchados por las autoridades del Cusco, ya ha conversado con los dirigentes Q'ero para viajar a Lima y pedir que no concesionen su territorio."Si (las mineras) van a instalarse en nuestra nación, se va a desaparecer nuestra cultura milenaria", advierte.
Las viviendas Q'ero están hechas con muros de piedra y techo de paja.
Fotografía: Michell León / Pronaturaleza

Los Q'ero son comunidades que se mueven en tres pisos ecológicos. "De enero a junio habitan en las yungas amazónicas (1,600 msnm) y se dedican a la tala de árboles y cultivo de maíz; en julio se enfocan en la cosecha, y entre agosto y diciembre regresan a la puna (4,200 msnm) para sembrar papa y esquilar sus alpacas y ovejas", señala información recogida por la ONG Pronaturaleza. Cultivan para su propio sustento y obtienen ingresos de la venta de fibra de alpaca y de sus artesanías.
Fredy Flores explica que no tienen saneamiento básico, ni electricidad y las carreteras no llegan a todas las comunidades Q'ero. Se sienten olvidados pero tienen propuestas para desarrollarse sin minería de por medio: buscan apoyo de instituciones para mejorar la fibra de sus alpacas, y aprovechar las aguas que atraviesasn sus tierras para hacer piscigranjas. "Y abajo tenemos territorio para mejorar el ganado. Hasta fruta podemos sembrar", dice. También han creado una asociación para impulsar la visita de turistas.
En esta idea es secundado por Santos Samata, un joven Q'ero, nieto de un altomisayok, que está construyendo el primer hospedaje para turistas en Ccochamocco. "Serán tres casitas para que los visitantes se queden varios días y vean nuestras costumbres", dice. La idea es que la Nación Q'ero se haga cargo de la llegada de visitantes y obtenga ingresos por ello, como hacen los pobladores de la isla de Taquile, o Amantani, en Puno. Sobre la minería dice Santos: "Me da pena porque nosotros convivimos con la naturaleza, la madre tierra, las montañas. La minería va a contaminar y va a cambiar a la comunidad".
Área de protección
Una gran porción del territorio donde se asientan las comunidades Q'ero también forma parte de una zona conocida como "Área Clave de Biodiversidad (ACB) Kosñipata-Carabaya", un sitio de 93,214 hectáreas ubicado entre los departamentos de Cusco y Madre de Dios. Es un puente ecológico con alta biodiversidad e inmensa riqueza cultural, situado entre el Parque Nacional del Manu y la Reserva Comunal Amarakaeri. Contiene numerosas especies amenazadas.
"Estudios recientes realizados por Pronaturaleza, muestran que esta área tiene entre sus principales amenazas la minería artesanal y la mediana minería que viene creciendo aceleradamente en la parte altoandina y en terrenos de las comunidades campesinas", señala el documento Análisis de Amenazas y Oportunidades para la Conservación y el Desarrollo Sostenible del ACB Kosñipata-Carabaya de Pronaturaleza.
Esta ACB oscila entre los 835 y los 4,354 msnm y abarca tres grandes zonas geográficas: Puna; bosque de nubes o neblinas; y selva alta. Bajando de las comunidades Q'ero, se puede llegar a los bosques nubosos en unas horas. "Estos bosques son valiosos por la transición de Puna a Amazonía, por su alta biodiversidad y porque tienen en gran cantidad el elemento más tangible para la población, que es el agua", comenta Klaus Quicque, Coordinador del 'Proyecto Amazonía Sur Kosñipata-Carabaya'.
Campamento minero en la zona de Callacancha, cercano a territorio Q'ero.
Fotografía: Michell León / Pronaturaleza
 

Toda esta zona está en peligro. Si en la parte altoandina, territorio que incluye a los Q'ero, la minería ya tiene buen tiempo; por la parte baja los mineros también han empezado a avanzar hacia estos bosques. "Algunas actividades se están aproximando a esta área. Por ahora no se proyecta una invasión masiva, pero si consideramos que en el futuro estas actividades puedan representar una amenaza", explica Quicque. La actividad minera podría contaminar las cabeceras de agua y perjudicar a toda la población de la parte baja de la amazonía.
"Dentro del espacio del ACB (Kosñipata) se han podido identificar hasta cinco concesiones mineras. Y algunas más en trámite que son recientes y explican las nuevas áreas de interés minero que se vienen abriendo en la zona, especialmente por pequeños concesionarios", dice el citado documento de Pronaturaleza. La principal amenaza para el Área Clave de Biodiversidad Kosñipata es la minería aurífera. "Los mineros de los lavaderos de oro de Huaypetue y otras áreas de Madre de Dios, debido a las interdicciones en la zona, ya se están trasladando a Cusco", señala información recogida por Pronaturaleza.
En la comunidad Q'ero por lo pronto tienen alternativas para mejorar su modo de vida y obtener ingresos sin tener que apelar a la minería. Fredy Flores, líder de la Nación Q'ero, solo espera ser escuchado. "Nos conocen en todo el mundo, pero aquí no nos toman en cuenta", dice mientras Ccochamocco se vuelve fantasmal bajo la neblina.
La llegada de la minería podría desnaturalizar sus costumbres y contaminar su medioambiente. Las comunidades Q'ero forman parte de una zona conocida como “Área Clave de Biodiversidad (ACB) Kosñipata”.
Fuente: Este artículo fue publicado originalmente en www.larepublica.pe
Anuncios:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :