TAWANTINSUYU: Las tres formas de trabajo en el estado Inca


El Tawantinsuyu fue una sociedad en donde no existieron los salarios, no se trabajaba para recibir un sueldo mensual, ni para conseguir el éxito o el progreso individual, como lo hacemos en las sociedades occidentales, sino para el bien común y del estado Inca, siendo la fuerza de trabajo un referente de riqueza.

La fuerza de trabajo era, a no dudarlo, el referente de riqueza por excelencia en una sociedad cuya economía se basaba principalmente en la agricultura, la ganadería y la minería. Por consiguiente, el hecho de asignársele al padre de familia, una porción de terreno por cada hijo nacido, no se estimaba tanto por el predio, en sí mismo considerado, sino por la fuerza de trabajo que un miembro más representaba en el proceso productivo, por lo mismo, tener una numerosa familia era sinónimo de riqueza en la cultura andina.

Además de ello, el trabajo era obligatorio, razón está por la cual los habitantes del Tawantisuyu tenían alguna labor que desempeñar, aun cuando pareciese inútil su actuación. Al respecto la historiadora María Rosworowski señala que en algunos valles paupérrimos donde la producción era sumamente escasa el inca estableció que se tributase con canutos de piojos vivos, tanto para asegurar la higiene en el poblado como para mantener a la gente ocupada en alguna tarea.
El el Tawantinsuyu todos tenían una labor, por más insignificante que este sea.
En este sentido, el ocio, la vagancia, el desempleo, no se conocían en la sociedad de los incas. El hecho del nacimiento implicaba ciertos derechos, pero sobre todo el deber de trabajo. Por lo tanto todos trabajaban, desde el inca hasta los que se encontraban en los estratos sociales más bajos, con la única excepción de los niños, enfermos y ancianos. Aunque en este último sentido, difiere parcialmente Guamán Poma, en tanto menciona que a los niños se les asignaba labores propias de su edad, como el pastoreo, hilado, recolección de flores, etc. Y a los mayores, otras tantas como la cría de animales menores o el tejido de sogas. A quienes padecían de algún defecto físico o psicológico se les encomendaba tareas en torno a las capacidades que poseían (tejer, cuidar casas, etc.). (Fuente)
--------------------------------------------------------------------------------------------
El trabajo representó la principal actividad en la sociedad del Tawantinsuyu.
--------------------------------------------------------------------------------------------
El trabajo en el Tawantinsuyu tuvo las siguientes características:
-Obligatoriedad: El trabajo era obligatorio para los habitantes del ayllu, solo era eximido de ello las personas con incapacidades físicas
-Equidad: Este principio indica que cada individuo trabajaba depende a sus capacidades físicas e intelectuales
-Alternabilidad: Consiste en que no siempre se trabajaba en lo mismo, esto fue practicado contra el cansancio, aburrimiento o tedio que implicaba realizar las mismas labores

El trabajo representó la principal actividad del imperio incaico y presentó las siguientes formas:
La Mita
Este era un trabajo colectivo, obligatorio y por turnos que los Ayllus (comunidades) prestaban al Estado Inca, para la realización de las obras estatales de gran envergadura.
. ¿Dónde se realizaba la mita?
Se realizaba en los lugares donde se necesitara fuerza de trabajo, extraída de los Ayllus, por ejemplo:
La siembra de las tierras del Sol y del Inca.
La explotación de las minas.
El ejército.
La construcción del capac ñan (caminos reales).
Los grandes depósitos.
La construcción de grandes edificios como los palacios, fortalezas y templos, etc.
Existía una mita para servicios especiales como las labores de cargueros del Sapa Inca, músicos, chasquis y danzantes, los obligados a cumplir esta labor eran los adultos hombres casados, más no las mujeres, comprendían entre los 18 y 50 años.
Forma de tributo del Ayllu:
Los Ayllus entregaban en forma de tributo, una cierta cantidad de hombres para que trabajaran por un período determinado de tiempo en la obra designada por el Inca.
Retribución del estado Inca:
Por su parte, el Estado Inca retribuía mediante regalos, comida, coca, chicha y otros presentes a los Ayllus participantes, por lo mismo, estos trabajos comunales se convertían en una verdadera fiesta popular ya que eran acompañados por músicos, cantantes, comida y bebida.
----------------------------------------------------------------------------------------------
Los trabajos comunales eran actividades muy festivas, ya que eran acompañados por músicos, cantantes, comida y bebida.
----------------------------------------------------------------------------------------------
La Minca o Minka
Este era una forma de trabajo colectivo, a nivel del Ayllu o de la comunidad, destinada a las obras públicas de bienestar colectivo, como la construcción y limpieza de canales de regadío, puentes, tambos, siembra y cosecha de tierras de la huaca, del pueblo, del curaca, de la viuda, huérfanos y discapacitados. Esta actividad era una verdadera fiesta de la comunidad, donde se desbordaba la alegría, la religiosidad y el amor al trabajo, el curaca era responsable de la alimentación, que sacaban de los depósitos públicos, de la distribución de la chicha y la coca como medios de retribución al trabajo entregado generosamente por los miembros del Ayllu o la comunidad.
Es también un trabajo recíproco y democrático porque la entrega de la fuerza de trabajo de cada hatunruna (autoridad) en estas obras públicas redundará necesariamente en el beneficio de todos los miembros de la colectividad. Por ejemplo, una parte del producto del trabajo colectivo que se realizaba en las tierras de la comunidad, se guardaban en los almacenes para los casos de escasez o calamidad pública.
La convocatoria al trabajo comunal era realizado por los curacas o por la asamblea comunal donde los ancianos tenían gran influencia, en caso de que el trabajo era mayor a sus fuerzas disponibles, podía pedir la ayuda del Ayllu vecino y en retribución le cedía temporalmente ciertas tierras para su uso.
Cuando el ayllu convocaba al trabajo de la minca, nadie se negaba, pero las personas que no asistían al trabajo eran expulsados del ayllu y perdían su derecho a la tierra.
“El trabajo de la tierra”. Ilustración de Felipe Guamán Poma de Ayala.

El Ayni
Este era una forma de trabajo propio del Ayllu (comunidad). Sólo y exclusivamente dentro del Ayllu podía utilizarse esta forma de trabajo de carácter democrático, ya que tiene como base la reciprocidad y la horizontalidad. Es decir, todos los miembros del Ayllu se consideraban como hermanos, eran iguales entre sí, y, por tanto, se ayudaban entre todos. Esta ayuda mutua fue resumida en la frase “todos para uno y uno para todos”.
Cada familia, miembro del Ayllu, podía solicitar la ayuda de la demás familias, también miembros del Ayllu, para cultivar su topo (parcela), comprometiéndose a acudir en ayuda del otro para laborar en sus tierras. Así era, tanto en el cultivo, como en la cosecha, muchas veces este sistema funcionaba también para cultivar las chacras y hacer las viviendas de los recién casados e iniciarlos en el sistema de reciprocidad al interior de la comunidad.
Mientras que los demás familiares venían en ayuda del solicitante y realizaban los trabajos colectivos, el beneficiado a manera de agradecimiento servía comidas y bebidas durante los días que se realizaban estos trabajos, siendo esto una costumbre festiva. Esta tradición continúa aun en nuestros días en muchas comunidades campesinas de los países andinos.
Muchos estudiosos consideran a esta milenaria costumbre del ayni como una forma de vida y filosofía andina, ya que era el principio fundamental de la sociedad de los incas que en otro artículo especial explicaremos por ser esta muy compleja para quienes no son andinos.
Nota: La tierra que era para el pueblo estaba destinadas a los habitantes de los Ayllus y eran repartidas poniendo atención al número de personas que comprendía el Ayllu. A cada persona se le entregaba una porción de tierra que se denominaba TOPO (parcela) (unos 2 700 m2) y a cada mujer se le daba medio TOPO. La tierra no se vendía ni se compraba y no se entregaba en propiedad sino tan solo en usufructo.
Fuentes:  www.incasdeltahuantinsuyo.carpetapedagogica.com / 
www.legis.pe / www.historiacultural.com 
Anuncios:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :