HISTORIA: El “Sol de Echenique”, el disco solar Inca que aún existe


La historia señala que en 1863 el presidente de la República general Rufino Echenique, recibió como obsequio este símbolo original de un desconocido descendiente de los incas, tras su muerte, el llamado también Intip Inti (sol de soles), acabó en manos de coleccionistas extranjeros, pero muy pronto sería repatriado.

Corría inicios de la década del 40 del siglo pasado. Mientras el mundo se desangraba por la segunda guerra mundial, en la Ciudad Imperial, Humberto Vidal Unda, junto a otros intelectuales de esa época, impulsaron la celebración del Día del Cusco. Cuatro años después, el 08 de enero de 1944, autoridades y pensadores sellaron en tinta y papel que el 24 de junio de cada año, junto al Inti Raymi o la Fiesta del Sol, se celebraría el Día del Cusco.
Así quedaba en el olvido el festejo español.


Los días posteriores a esa decisión trajeron otros cambios, como la composición del himno al Cusco (1970) en la pluma del poeta canchino, Luis Nieto Miranda, y la creación de la bandera representada en los siete colores del arco iris (1978).
La historia del Sol de Soles
Pero había algo pendiente para coronar una completa liberación de la influencia española: El cambio del escudo de la capital de Tahuantinsuyo, que era la heráldica española (un escudo con un cetro de rey en la parte superior, un animal lanzando fuegos en cada lado y algunos símbolos en el interior) desde hacía ya 450 años.
El Sol de Echenique, actual emblema de Cusco y el antiguo
escudo colonial de Cusco.
El 23 de junio de 1986, el Concejo Municipal aprobó por unanimidad instituir como escudo oficial de Cusco el disco denominado “Placa o Sol de Echenique” en reemplazo de la heráldica española.
“Que tal escudo (el español) resultó siempre ominoso, no sólo para la capital del antiguo imperio de los Incas, sino también para todo buen americano premunido de sentimiento patriótico...”, se lee en el acuerdo municipal Nº 063-86.

Dicen los cronistas que el Sol de Echenique era una placa circular de oro que portaba el soberano del Tahuantinsuyo en el pecho como garantía de que era el hijo del Sol. Incluso Túpac Amaru II portaba el emblema cuando inició la rebelión de los últimos descendientes incas, porque simbolizaba liderazgo y poder superior.
Representación del Inca en el Inti Raymi llevando la
placa de oro en el pecho.
Su nombre en el incanato era Intip Inti (sol de soles), era heredado de generación en generación, de Inca a Inca, y simbolizaba la fuente de poder del soberano de los cuatro suyos antes de la llegada de los españoles y también durante la guerra.


"En opinión de distinguidos académicos, (la placa) podría ser un símbolo de la energía solar del Hanan Qosqo, el calendario Inca, identificado con la deidad felina y el Dios Wiracocha, la representación del Sol o quizás también podría tener otras interpretaciones de la mística y legendaria en relación con las culturas Chanapata y Marcavalle (preincas) o Inca. Su denominador común es su ascendencia realmente cusqueña de valor excepcional...”, es el argumento de la propuesta de acuerdo.
Esta placa circular de oro se exhibe en el National Museum 
of the American Indian de EE.UU.
Valor simbólico
En el centro de la placa se puede ver el rostro de Wiracocha junto a los símbolos del Kaypacha (este mundo), Ukupacha (mundo de abajo) y Huananpacha (mundo de arriba), en conjunción geométrica y bordeado por el conjunto completo de las fases que representaría un calendario solar incaico. Su iconografía astronómica está representada a escala en la Fortaleza Inca de Sacsayhuaman y Muyucmarca.

También hay quienes aseguran que el escudo guarda alguna relación con el mito del Inkarri, que augura el pronto retorno del soberano Inca para refundar el Tahuantinsuyo.
-----------------------------------------------<>-------------------------------------------
El emblema representa el escudo del Cusco que en 1986 sustituyó al escudo heráldico español de la colonia.
-----------------------------------------------<>-------------------------------------------
El comunicador Roberto Romero recuerda que la premisa del cambio de escudo del Cusco fue la reivindicación del incanato sobre la invasión de los españoles.
“Inicialmente su forma no era tan precisa como ahora. El arquitecto Cayo García Miranda fue el encargado de la geometrización”, recuerda.
La historia señala que en 1863 el presidente de la República general Rufino Echenique, recibió como obsequio este símbolo de un desconocido descendiente de los incas, cuyo nombre se desconoce por completo. Desde ese instante se le conoce con su nombre actual.
El presidente Rufino Echenique
Esta placa circular, de oro, con una dimensión de 12, 5 centímetros de radio, y que tiene unas perforaciones que hacen suponer que tenían la finalidad de permitir colgárselo al cuello por medio de sogas o correas, es considerado como el máximo símbolo de poder que sobrevivió a la sed de oro de los españoles, y a la vez sería una joya que representaría y concentraría todo el poder de los Incas.
La leyenda de este objeto ha trascendido el tiempo, acrecentándose con el paso de los siglos, acumulando infinidad de historias, leyendas y profecías aún por cumplirse.


Tras la invasión de los españoles y el asesinato de los últimos incas de Vilcabamba, que también lo portaban, el Intip Inti no volvió a ser visto hasta que la heredó (y con ella, el título de Inca), José Gabriel de Condorcanqui, Túpac Amaru II, quien decidido a liberar a su pueblo, realizó su primer y muy simbólico acto de rebeldía: como consta en escritos de la época, Túpac Amaru entró a la iglesia del Cusco, mientras el padre Ortigoza daba la misa, vestido con la vestimenta de Inca, la Mascapaicha en la cabeza y la placa de oro en el pecho. El padre Ortigoza en el sermón dijo escandalizado, que “había alguien entrado a profanar la iglesia, la cual es la casa de Dios, vistiéndose de esa manera, y le pidió a Dios que imponga su mandato ante ese desorden”,…
Tras la muerte del general Rufino Echenique el Sol de Soles fue heredado por su hija y posteriormente vendido al oftalmológico el Doctor Eduard Gafron quién era coleccionista de antigüedades peruanas, quien a su vez lo vendió a George Heye quién fundó el Museo de los Indios Americanos en Nueva York.
La placa de Echenique fue adquirida por este señor hace más de 50 años. Las autoridades cusqueñas realizan gestiones para recuperar el Intip Inti o Sol de Soles que es exhibido en el mencionado museo en Los Estados Unidos, cuya fecha de creación podría estar entre los años 1000 a 1500 D.D.C. que fue realizado con las técnicas de martillado, repujado y corte, cuyo número de catálogo es 3/4875 en dicho museo.
A la fecha es propiedad del museo, lo que dificulta su expatriación.
En septiembre del 2017, el alcalde de Cusco, Carlos Moscoso Perea, anunció que existe un compromiso del gobierno estadounidense para entregar la placa a Perú por 20 años en calidad de préstamo, para ello las cancillerías de ambos países ya iniciaron los trámites.
Son prometedoras las conversaciones sostenidas personalmente por el burgomaestre provincial en Washington con Kevin Gover, Director del National Museum of the American Indian, que además es indígena norteamericano de la tribu Cheyenne.
Pero es lamentable como elementos de tanto valor histórico fueron vendidos como baratijas o regalados a personajes que tristemente han hecho muy poco por preservarlos, esperamos que las autoridades se esmeren más en las gestiones para el pronto retorno de esta pieza histórica.
Esta es la historia pues del actual escudo de la ciudad del Cusco el que vino a reemplazar al antiguo escudo español que impusieran los conquistadores como parte de procesos impositivos propios de la época ya extinta del colonialismo europeo en América.
Datos
·   Este símbolo es una importante pieza arqueológica y emblema del pueblo cusqueño.
·    La pieza es considerada como parte de los tres símbolos de la ciudad incaica junto a la llamada bandera del Tawantinsuyo e himno al Cusco.
·   Según la historia en el año 1863 fue entregada al expresidente de la República del Perú, Rufino Echenique. Por esta razón el emblema lleva el nombre de Sol de Echenique.
Fuentes: Este artículo fue publicado originalmente en www.larepublica.pe
Algunos datos fueron tomado de:
www.rpp.pe / www.diariodelcusco.com / www.reporteobligado.com /
www.cronicasmundosocultos.blogspot.com / www.kokocusco.blogspot.com
Anuncios:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :