About Me

Catedrático español: “la codicia fue el verdadero motor de la Conquista” [VÍDEO]


El catedrático cordobés de Historia Moderna, Antonio Espino López, autor del libro “La conquista de América: Una revisión crítica”, señala que las masacres, los asesinatos, las amputaciones de manos y pies, las violaciones, las heridas curadas con aceite hirviendo, eran el día a día en la denominada “Conquista de América”, e insta a sus conciudadanos a mirar la historia sin mitos y sin nacionalismos equivocados.

Si bien es cierto, la historiografía universal nos señala claramente cuáles fueron las consecuencias de la invasión del continente, al cual hoy denominamos América, además, recientes estudios científicos apuntan a que este hecho histórico fue devastador demográficamente, millones de nativos perecieron como consecuencia de las nuevas enfermedades que llegaron junto a los europeos, de las guerras, la esclavitud y los trabajos forzados. Sin embargo, algunos ciudadanos españoles no lo ven así, incluso, hace algún tiempo, un importante empresario español afirmaba con todo desparpajo que “España era una nación civilizadora”, cosa que no tiene sentido porque para que exista una ‘nación civilizadora’ primero no deben existir civilizaciones, y en América, antes de la llegada de Colón, ya existían muchas civilizaciones y muy desarrolladas por cierto, incluso más que los europeos de su tiempo en algunos aspectos.

Además de eso, en las redes sociales algunos suelen usar mucho la expresión “leyenda negra” como pretexto para negar todo lo ocurrido en América en todo el tiempo que duró la colonia, asumen que todo es un invento de los ingleses, sus enemigos históricos. Incluso, sorprendentemente, una ciudadana española afirmaba en las redes sociales que el virreinato fue “una época exitosa”, ¿exitosa para quién? sería la pregunta; claro, el esclavismo era un negocio muy lucrativo en aquella época y ya sabemos quiénes se beneficiaban con eso.

Si a nivel mundial se conoce la historia de la invasión de América y su posterior trágica consecuencia, ¿Por qué algunos españoles lo niegan categóricamente? ¿Hay una explicación para esto? Pues sí, la explicación es muy sencilla: ahí se cuenta, y se ha contado desde siempre, otra historia diferente sobre estos hechos, se relata de un reducido número de héroes épicos que libraron batallas en contra de salvajes y tiranos como el Inca, además se agrega que tuvieron ayuda divina de santos católicos y hasta de Dios. Agreguémosle a esto los prejuicios raciales y culturales que, lamentablemente, aun es notoria en algunas de estas personas, y el desconocimiento de la historia sobre todo. Para justificar el genocidio de los pueblos originarios algunos además arguyen que los incas también hacían lo mismo. Si bien es cierto, se les puede criticar algunos excesos a los incas como consecuencia de su expansionismo o sus prácticas religiosas, pero no se pueden comparar con las perversas atrocidades y los crímenes que se cometieron en toda la época colonial hispana, y que muy bien registró Fray Bartolomé de las Casas  (1484-1566) en su “Brevísima Relación de la Destrucción de las Indias”.

Pero no generalicemos, hay políticos, estudiosos e historiadores serios en España que admiten abiertamente el genocidio indoamericano y rechazan el negacionismo e instan a sus conciudadanos y políticos a cambiar de opinión y ver la historia de otra manera, sin mitos ni nacionalismos equivocados.

Uno de esos intelectuales es el catedrático de Historia Moderna, Antonio Espino López, nacido en Córdova, España, quien propone a sus conciudadanos mirar sin prejuicios a la colonización española, con ese fin escribió un libro, el cual se titula La conquista de América: Una revisión crítica”, en donde revela que las masacres, los asesinatos, las amputaciones de manos y pies, las violaciones, las heridas curadas con aceite hirviendo, eran el día a día en la denominada “Conquista de América”. Claro, usted podría pensar que semejantes crímenes describen las escenas de alguna perversa película de terror, pero no, es así como los indígenas y los esclavos traídos desde el África vivían en aquella época. Y evidentemente, en España se ha obviado y ocultado esta parte de la historia y se ha mitificado y ensalzado a los invasores.

Portada del libro "La Conquista de América" de Antonio Espino.

Para escribir su obra el catedrático se ha servido de numerosos testimonios que quedaron registrados en las Crónicas de Indias, además de describir con suma precisión las tácticas de las batallas, las armas y las sanguinarias prácticas que esos supuestos ‘héroes’ llevaron a cabo.

En una entrevista concedida en el 2017 al portal www.elconfidencial.com reveló que por cuestiones relacionadas con la historia de la guerra y por el interés de explicar mejor a sus alumnos, se interesó por releer un importante número de Crónicas de Indias, cosa que pocos investigadores de la historia lo hacen, allí descubrió numerosos testimonios que relataban sobre las técnicas de guerra utilizada por los españoles para someter a las poblaciones indígenas, todas ellas estaban basadas en el terror, la violencia extrema y la crueldad, afirma. Una realidad que aun ahora es obviada por los libros de historia.

El catedrático señala que la mitificación de esta parte de la historia por parte de muchos españoles es sobre todo por desconocimiento de la historia. Aquellos que se dedican a la historia puede que tengan alguna noción de ello, pero carecen de perspectiva historiográfica, y de eso tenemos la culpa los historiadores, afirma.

Durante mucho tiempo se ha considerado que mostrarse crítico con esta parte oscura de las hazañas hispanas y de estar en contra de todos aquellos que fomentaban la “leyenda negra” era sinónimo de ser un mal español, por cuestión de un mal entendido patriotismo se ha negado desde siempre todo exceso cometido por los españoles en América o se ha intentado justificar todo como si fuera una “acción de guerra” cuando la guerra duró poco tiempo, señala.

Todo el mundo es maso menos consiente de que tenemos una deuda pendiente con los descendientes de los pueblos aborígenes. No solo los españoles, sino todos los imperios europeos de la época moderna y contemporánea, afirma.

Además Espino recalca que no se debe tener miedo de reconocer que los imperios expansionistas usaron la crueldad, es mejor tenerlo claro, aceptarlo y estudiarlo. Hay que entender esta realidad, conocerlas y erradicarlas de nuestro presente y  de nuestro futuro, advierte.

Mostrar a los conquistadores como héroes es fruto del desconocimiento o falta de reflexión, añade. Hay una idea generalizada en los españoles de que los aborígenes ganaron mucho con la presencia de los hispanos en sus territorios, por lo tanto las “molestias” causadas son poco importantes. Además, los conquistadores se presentaron así mismo como si fuesen héroes, sus ejemplos eran los antiguos conquistadores como Alejandro Magno o Julio César. Los intelectuales de la época tienen mucho que ver, fueron quienes transformaron a estos conquistadores en héroes a la altura de los personajes antes mencionados, sobre todo a Hernán Cortés, aunque no tanto a Francisco Pizarro. Esta imagen es lo que convenció y fascinó a los españoles durante todos estos años, afirma.

Ante la pregunta que le hace el entrevistador sobre si hay referencias de algún conquistador que destacara por su compasión, Espino responde que en general estas personas usaban a menudo la crueldad por la necesidad de imponerse ante las grandes poblaciones de indígenas y por mostrar firmeza ante sus aliados nativos.

El catedrático español considera que la denominada conquista de América fue un proceso terrible, completamente alejado de la imagen que se tiene habitualmente. Fue una guerra muy dura bajo el amparo jurídico-religioso del derecho hispano a tener presencia en esas tierras por el único interés de la evangelización de los nativos y la civilización, cuando en el fondo se escondía un brutal deseo por obtener riquezas. La codicia fue el verdadero motor de la Conquista, sentencia. Además señala que los numerosos testimonios de aquella época que leyó en los archivos de Crónicas de Indias lo evidencian así.

Se nos quiere dar a entender que solo por el beneficio de adquirir un idioma europeo puede justificar los excesos cometidos, y aún hay quienes dudan que se cometieron excesos. El etnocidio cultural cometido, durante y después de la colonización hispana en América, es evidente, afirma.

En otro momento de la entrevista el catedrático señala que los hispanos solían usar los conflictos interétnicos en su provecho, incitaban a los indios a luchar con sus enemigos aborígenes. Y añade que es muy conocida que las poblaciones indígenas de las islas del caribe, y de las costas de los actuales países de Panamá, Venezuela, Ecuador y Colombia, quedaron diezmados. Aunque cabe también señalar, que recientes estudios indican que en las costas de lo que hoy es Perú también ocurrió lo mismo.   

Resalta también que la Monarquía española de la época procuró evitar la esclavitud de los indígenas, pero aun así las poblaciones nativas sufrieron un trato igual a de la esclavitud.

Espino también señala que en las últimas décadas muchos historiadores, españoles como también extranjeros, han mostrado una cierta voluntad por “maquillar” los hechos históricos mediante el lenguaje. También indica que ha notado entre algunos hispanistas un esfuerzo por justifica la conquista de América de la mejor forma posible, con un conjunto de opiniones que, por lo general, se caracterizan por ser burdas intelectualmente, sentencia.

Y de hecho, cuando solemos hacer una publicación sobre nuestra cultura o sobre nuestra historia nativo-americana y lo compartimos en las redes sociales, siempre aparecen comentarios despectivos de estas personas con argucias sin sentido, medias verdades y ajenos a la realidad histórica de América.

Los llamados hispanistas e indigenistas tienen todo el derecho de defender su posición, de defender o ensalzar su historia y el de sus antepasados, pero hay que hacerlo con la verdad, y decir la verdad no es odio, la verdad es una virtud que enaltece al ser humano.

Fuente consultada: www.elconfidencial.com

Ilustración de portada. Hernando de Soto torturando a los jefes nativos de Florida 

Puedes leer el artículo referencial AQUÍ.

Puedes descargar la “Brevísima Relación de la Destrucción de las Indias” de Fray Bartolomé de las Casas, AQUÍ.


¡ATENCIÓN! Todos los derechos reservados. Nuestros artículos están protegidos por www.copyscape.com. Está prohibida su copia y uso en otros medios sin la debida autorización del autor. Si este artículo te ha resultado interesante y deseas compartirlo, puedes hacerlo desde la propia página mediante las opciones para compartir.[Infórmate más]

 PUEDES LEER TAMBIÉN: 

Publicar un comentario

0 Comentarios