About Me

La increíble expedición ‘Kon Tiki’, la balsa que cruzó el Pacífico [FOTOS, VÍDEO]


Hace más de 70 años la expedición ‘Kon Tiki’ partió desde el puerto del Callao, Perú, al mando del noruego Thor Heyerdahl, con el fin de demostrar la posibilidad de los viajes precolombinos entre Sudamérica y la Polinesia.

El pasado 28 de abril de este año (2020), se han cumplido ya 73 años del sorprendente viaje transoceánico que realizó el noruego Thor Heyerdahl, junto a cinco de sus acompañantes en su balsa denominada ‘Kon-Tiki'.

El explorador noruego, nacido en 1914 y fallecido en el año 2002, fue quien ideó y fabricó la famosa balsa usando elementos naturales, los mismos materiales que fueron usados por los antiguos navegantes nativos suramericanos. La idea de Heyerdahl era demostrar de esta manera que los viajes interoceánicos en tiempos precolombinos eran posibles, y que los antiguos navegantes de Sudamérica podían llegar hasta la Polinesia y pudieron haber colonizado ese  archipiélago.

Para probar su teoría estaba dispuesto a todo, incluso poner en riesgo su vida y el de sus cinco compañeros surcando el mar en su balsa Kon Tiki, denominada así en honor a una antigua deidad andina, Viracocha o Wiracocha, de quien dicen las leyendas tenía por nombre “Kon-Tiki”.

La idea de Heyerdahl era demostrar de esta manera que los viajes interoceánicos en
tiempos precolombinos eran posibles


El viaje que emprendieron estos aventureros, el noruego y su tripulación conformada por cinco expertos, es recordado en nuestra actualidad como una de las mayores hazañas de aventura del siglo. El propósito de este viaje era demostrar que estaban equivocados todos aquellos que afirmaban tajantemente que era imposible cruzar el pacifico en una sencilla balsa de madera. Además de demostrar el origen americano de las Polinesias.

La balsa llamada ‘Kon Tiki’ era muy similar al que supuestamente habrían utilizado los antiguos navegantes suramericanos. El sencillo y frágil navío partió el 28 de abril de 1947 desde el puerto del Callao, en Perú, ante la mirada incrédula de muchos curiosos y periodistas, quienes creían que el viaje terminaría muy mal en cualquier momento; sin embargo, ya sabemos que fue todo lo contrario.

Heyerdahl, luego de obtener financiamiento para este proyecto, seleccionó a cinco personas con distintas capacidades, con la suficiente convicción y valentía para adentrarse al mar y para superar el tremendo reto que consistía realizar este viaje.

Los protagonistas de esta histórica hazaña se trasladaron hasta Perú y ahí fabricaron una balsa con sus propias manos, sin clavos ni alambres, usando solo materiales como troncos, plantas selváticas y técnicas usadas hace cientos de años por los nativos precolombinos.

La estructura de la balsa consistía en nueve troncos que median 14 metros de largo por 60 cm. de diámetro, entrelazados por sogas de cáñamo. Sobre estos troncos se ajustaron otros troncos transversalmente que median 6 metros de largo por 30 cm. de diámetro. Finalmente la estructura de la balsa fue reforzada con tablas anchas de pino.

 Fabricaron con sus propias manos una balsa a base de troncos, plantas 
y materiales selváticos

Los tripulantes estaban bien provistos de víveres, los cuales habían sido envueltos especialmente en ‘material impermeable’, informaba en ese entonces el diario El Comercio de Perú.

Aquel día, el 28 de abril de 1947, la tripulación se lanzó al mar y navegaron durante 101 días, tres meses y medio, recorriendo casi 7.000 kilómetros, atravesaron el pacifico y llegaron hasta un arrecife en el atolón de Raroia, en las islas Tuamotu, el 7 de agosto de ese mismo año. Los tripulantes estaban casi desnudos y tenían los cabellos y las barbas crecidas, estaban irreconocibles.

Al llegar a su destino, los tripulantes estaban casi desnudos y tenían los
cabellos y las barbas crecidas, estaban irreconocibles.

Este emprendimiento, que en un principio parecía descabellada, finalmente acabó muy bien, al final de la travesía, todos estaban sanos y salvos y, claro, orgullosos de haber logrado esta hazaña, algo que nadie imaginaba. Vale mencionar que durante la travesía se enfrentaron a muchos obstáculos que no habían previsto en un principio al planificar el viaje, como la presencia de tiburones, el cansancio, el hambre y las repentinas tormentas.

Pero lo mejor de toda esta increíble historia es que fue filmada por los mismos tripulantes, de esa manera todo el viaje quedó registrado, con el cual realizaron un documental denominado también 'Kon-Tiki', el cual recibió un premio Oscar en la categoría mejor documental en el año 1951.

Cabe señalar, que para emprender este viaje, el noruego se preparó por muchos meses al lado de expertos marinos de su país de origen, quienes le alcanzaron sus conocimientos sobre altamar. Además de eso, Thor Heyerdahl, era geógrafo, biólogo y etnólogo especializado en antropología de la Polinesia.

En 1937 y1938, Heyerdahl, por entonces de 32 años, realizó algunas visitas a las islas Marquesas y Tahití, además allí pasó su ‘lana de miel’. Fue en ese tiempo que estableció amistad con los jefes de los indígenas y despertó su curiosidad por saber los orígenes de esa civilización, cuyos mitos y leyendas indicaban que sus antepasados habían venido del sur. Heyerdahl, halló coincidencias en ciertos aspectos, como los rasgos comunes en su organización social y religiosa y los métodos de cultivo. Esto le permitió plantearse una teoría, el cual merecía ser comprobada.

Aparte de Heyerdahl, nacido en Noruega el 6 de octubre de 1914, la tripulación estuvo conformada por Erik Hesselberg (de Noruega: 1914-1972), fue quien hizo el dibujo de ‘Kon-Tiki’ en la vela del navío; Knut Haugland (de Noruega: 1917-2009), era experto en el manejo de la radio; Torstein Raaby (de Noruega: 1920-1964), también era conocedor de las trasmisiones radiales; y Herman Watzinger (de noruega: 1910-1986), fue quien estaba segundo en el mando, era ingeniero que trabajó en las mediciones y registro de los reportes meteorológicos e hidrográficos.

La tripulación de la balsa 'Kon-Tiki', antes de emprender el viaje.

El equipo se completó con el sueco Bengt Danielsson (1921-1997), era sociólogo, encargado de las provisiones y el traductor oficial del grupo por su dominio del idioma español.

Años después, el propio Thor Heyerdahl, escribió un libro: ‘La expedición de la Kon Tiki’ (1951), donde detalla los pormenores de aquel viaje y que se convirtió en un best-seller, y fue traducido a 66 lenguas, el mismo que inspiró un documental que obtuvo un Óscar en 1951.

En un principio, la teoría de Heyerdahl parecía descabella y motivó muchas dudas en los estudiosos de la historia y la antropología, de hecho, descartaron hasta hace poco la posibilidad de que el hombre de Polinesia tuviera un origen americano, pero recientes estudios genéticos realizados por un equipo de genetistas del Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad del Centro de Investigación y Estudios Avanzados de México (Cinvestav), han comprobado que así fue, y que Heyerdahl tenia razón.

Mapa del viaje del 'Kon-Tiki'

El artífice de esta épica hazaña, Thor Heyerdahl, falleció el 18 de abril del año 2002, y nos dejó un lema para nuestras vidas: "¿Fronteras?, nunca he visto una. Pero he oído que existen en las mentes de algunas personas", afirmaba.

Merece la pena leer el libro que se puede comprar on-line, AQUÍ.


Fuentes consultadas: www.periodistadigital.com / www.elcomercio.pe / www.notimerica.com


¡ATENCIÓN! Todos los derechos reservados. Nuestros artículos están protegidos por www.copyscape.com. Está prohibida su copia y uso en otros medios sin la debida autorización del autor. Si este artículo te ha resultado interesante y deseas compartirlo, puedes hacerlo desde la propia página mediante las opciones para compartir.[Infórmate más]

 PUEDES LEER TAMBIÉN: 

Publicar un comentario

0 Comentarios